A 22 años de la despenalización de la homosexualidad en Ecuador

Por Jem Rodríguez. Militante por los Derechos Humanos del colectivo travesti-trans. Coordinadora de OTRANS Argentina Región C.A.B.A.

Hace 22 años ser homosexual en Ecuador era igual a ser delincuente. En el Código Penal de ese entonces, el Art.516 primer inciso, penalizaba de 4 a 8 años de reclusión mayor, las relaciones entre personas del mismo sexo.

Lo sucedido en la ciudad de Cuenca fue el detonante: se realizaba un evento de belleza y la elección de una reina gay. Miembros de la policía nacional allanaron el lugar, era una discoteca. Todas las personas fueron detenidas y llevadas al centro carcelario, donde fueron víctimas de violaciones de sus derechos. Alli, Patricio “Nacho” Cuéllar, reconocido estilista de la ciudad, fue atacado sexualmente por miembros de la Policía Nacional.

Al salir en libertad, Cuéllar denunció el hecho públicamente. A raíz de ésto, se desencadenaron en el país una ola de protestas y, en solidaridad con lxs compañerxs de Cuenca, se utilizó el término “reina gay” como pancarta. 

En ese tiempo, nos designaban a todxs como gays, sin distinguir otras identidades como travestis, trans, transgeneros, marikas o no binaries, etc., como nos reconocemos actualmente.

Desde 1995, la Fundación Amigos por la Vida y FEDAEPS (Fundación Ecuatoriana de Ayuda, Educación y Prevención del Sida),

comenzaron a trabajar en alianza, en la lucha por los derechos de las comunidades homosexuales del Ecuador; a instancias de la presentación de Comisión de Derechos Humanos de la OEA (Organizaciones de Estados Americanos), en 1994. Allí se manifestó una descripción detallada de las permanentes violaciones de los Derechos Humanos y Constitucionales de lxs ciudadanxs homosexuales del Ecuador.

Por tal razón, se dió inicio a una serie de campañas mundiales de llamamiento de la atención al Gobierno de turno, solicitando al Estado ecuatoriano la despenalización de la homosexualidad y, al mismo tiempo, que se investiguen los crímenes de odio por orientación sexual e identidad de género que se daban recurrentemente contra la comunidad LGBTIQ. Fundamentalmente, por las constantes racias y detenciones arbitrarias a travestis y trans de la Mariscal, en ciudad de Quito y la 1° de Mayo, en Guayaquil.

Desde ese momento, surgen varios movimientos LGBTIQ: Amigos por la vida de Guayaquil, FEDAEPS,Triángulo Andino de Quito, Cero Tolerancia, SoGa de Manabi. También, en ese contexto, se unieron varios ciudadanos de Cuenca y lo más importante, se unieron a la lucha las travestis y transgéneros que ejercen la prostitución en el sector de la 1° de Mayo, pertenecientes a la filial de Coccinelle, Guayaquil.

Coccinelle fue la primera organización con personería jurídica en el Ecuador, luego de la despenalización.

La APDH Asamblea por los Derechos Humanos de la ciudad de Quito, con Alexis Ponce como vocero de la misma, fue quien dió su apoyo abiertamente.

Luego que algunos pocos diputados para revisar el mencionado Art.516 que penalizaba la homosexualidad; se logró la adhesión de otros a la causa,y también la de los medios de comunicación. Sabemos la importancia que revistio su rol en esa disputa, ya que la campaña de prensa llevada a cabo, favoreció la sensibilización de la ciudadanía, en torno de los derechos de la comunidad homosexual.

A pesar del apoyo de los diputados que adhirieron, no se logró un consenso general o mayoritario, por lo que su tratamiento en el Congreso Nacional se tornó dificultoso, por que el tema era considerado tabú, por ese entonces.

La Dra. Nina Pacari y el Dr. Rocendo Rojas también apoyaron la demanda.

De esta manera, se decidió presentar una demanda de inconstitucionalidad, del artículo en cuestión, ante el Tribunal de Garantías constitucionales. Un requisito indispensable era la entrega de mil firmas, acompañadas de las fotocopias de cédula del documento de identidad. Por tal motivo, se emprendió una campaña de adhesiones en algunas de las principales ciudades del país.

Para esta campaña, hay que destacar la importantísima participación pública de las ciudadanas trans, travestis y transgeneras de la Asociación Coccinelle, de la ciudades de Quito y Guayaquil; cómo de algunas estilistas y peluqueras.

En septiembre de 1997, y por intermedio del Dr. Ernesto López que actuó como defensor de los demandantes, se presentaron las firmas y la demanda ante el Tribunal Constitucional, en Quito.

El 25 de noviembre de 1997, el Tribunal de Garantías constitucionales DECLARA la Inconstitucionalidad del primer inciso,por considerarlo que violaba los derechos de lxs ciudadanxs de las minorías sexuales. Desde entonces, lxs ciudadanxs homosexuales dejamos de ser consideradxs delincuentes en razón de nuestra orientación sexual e identidad de género.

Si bien en la actualidad, tenemos una Constituyente que nos pone en igualdad de derechos; . Sin embargo, se siguen vulnerarando nuestros derechos. Estamos siendo víctimas de las violaciones comandadas por grupos ultra conservadores, la Iglesia católica, evangelistas y grupos pro vida y algunos grupos Neonazis. 

Esa es nuestra misión como colectivo, velar por el efectivo cumplimiento de los derechos sobre las personas LGTBIQ de Ecuador, consagrados en nuestra Constitución, para que no volvamos a padecer la vulneración y humillación de antaño, nunca más.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *