Bartolina Xixa la cuerpa de la Pacha no binaria: La danza ancestral que grita resistencia y lucha en movimiento

Agencia Sudaka TLGBI entrevistó a Bartolina Xixa o Maxi Mamaní, le artiste jujeñe, de Tilcara. Elle se presentará en el Centro Cultural Kirchner (CCK) el próximo 05 de Marzo en Buenos Aires y dos días después en Tucumán, en el marco del proyecto Ibatina. En esta nota conoceremos un poco más a une artiste que dice “todo el tiempo me siento  Bartolina y todo el tiempo soy Maxi. Soy una bandera de carnaval orgullosa de lo que soy, celebrando y celebrándome”. 

Por: Casandra Sandoval.

“Vamos a hablar como Maxi Mamaní pero también hablaremos cómo es hacer, interpretar y vivir como Bartolina”, dice en el arranque elle. 

Bartolina Xixa es una creación que viene de su crianza como Maxi en un principio. Dice que en este presente  no hace una división entre Maxi y Bartolina (no es que Bartolina representa lo femenino y Maxi lo masculino) sino que es un transitar. “En Bartolina hay mucho de mí, desde mis experiencias de vida, mis familiares, mis ancestros, mi origen. Y en mí hay mucho de Bartolina, en la forma que voy ahora encarando la vida, Bartolina está muy vinculada a la forma en que experimento o construyo mis experiencias”.

Expresa que las formas en que  se vincula con las personas de la comunidad LGBTI o de su gente en Tilcara,  que está más arraigada a su tierra, son ejemplos concretos de ese “transitar” de una Barto que es Maxi y al revés. “Bartolina me permitió hacer esas conversaciones que quizás como Maxi no me hubieran dado espacio para la escucha, para la conversación, y para la discusión. Esto me produce asombro, porque Bartolina me permite abrir muchas puertas, y también me produce felicidad porque me encuentro con un montón de compañeras y compañeres de la diversidad o gente que se está pensando desde su perspectiva más indígena. Entonces abrazarnos desde allí es más lindo. Bartolina me permitió despegar un poco de eso que me gusta hacer con mi arte para poder abrazarme, conversar y dialogar con esas personas que tal vez antes no contaban con estos espacios. Porque creamos espacios para encontrarnos”, dice  Maxi Mamaní. 


La Bartolina Xixa se presentará el próximo jueves 05 de marzo en la Sala Federal del CCK. Desde las 18.30 hasta las 20:00 hs, se presenta “Con nuestros encuentros”. Cuerpos y territorios: de dónde venimos y hacia a dónde vamos. Un encuentro con las manos y los pies en la tierra. De las luchas ancestrales a las luchas actuales de mujeres y poblaciones LGBTI+ por la visibilización y los derechos de las comunidades e identidades indígenas y migrantes. El Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad y el Ministerio de Cultura de la Nación reconocerán y celebrará a las mujeres y diversidades de todo el país. Una semana de actividades de índole cultural y artística, abiertas, gratuitas y populares en el marco del 8 de marzo Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

La Bartolina Xixa se presenta junto a  Noelia Pucci, cantautora neuquina de música mestiza, quien reivindica la cultura mapuche en sus canciones. También Chana Mamani, activista boliviana, migrante y antirracista, integrante de la Red de Migrantes y Refugiadxs en Argentina y del Colectivo Identidad Marrón, y  escritora de narrativas eróticas aymara. A su vez estará Francisca Alvarado, dirigente del Movimiento Político Eje Pachakuti y redactora del programa Bono Juana azurduy. Y Luanda Silva, activista negra, afroargentina y lesbiana.

Maximiliano cuenta a Sudaka TLGBI que no es casual la elección del nombre porque según elle no está dado sólo por cómo suena Bartolina Xixa. “Para mí, decir que soy marica, vestida de Bartolina, es poder vincular mi condición étnica, de mí origen andino, con mi condición de ser diverso, de ser marica. Entonces, cuando digo -lo sabemos por nuestra historia- que Bartolina fue una gran lidereza para la lucha de los movimientos  y las revueltas en contra de la colonia, traerla al presente desde mi ser marica, poder anclar esas luchas para decir que no tenemos una lucha de cincuenta años sino ancestral. Es muy importante, que anclemos nuestro pasado, con el presente para ser más fuertes y en masa. “, dice Maxi Mamaní. 


Muchas veces las preguntas sobre su quehacer como “vestida” o a su ser transformista están muy vinculadas a los procesos de cada una de las personas que se vinculan con elle. Le artiste tilcareñe sabe perfectamente que algunas preguntas tienen que ver más con su ser indígena y otras más vinculadas a la diversidad sexual solamente. Y a elle le gusta mucho esas preguntas o más bien conversaciones porque le permiten analizar cómo le miran,  cuáles son esas heridas las de elles y las suyas propias. Y lo explica con sencillez: “el eje de anclaje entre mi identidad sexoafectiva y mi identidad ancestral es mí punto de inicio, de reproducción de mis prácticas. Porque somos una intersección de muchas cosas que nos atraviesa en nuestras vidas. No solamente  soy marica, sino también indígena, pobre, morena, latinoamericana, positiva, un montón de cosas que me atraviesan y que atraviesa a todes”.

Bartolina nace desde esa incomodidad. “Mí arte no busca ser un arte placentero, sino ser incómodo que provoque la interpelación, acción y reacción. No es un arte para contemplar, por eso necesito interpelar y mover al público,  movilizarnos para accionar. Bartolina busca que luchemos para disputar nuestros espacios negados, los propios; es crear un arte para que la gente se incomode y digan: tenemos que hacer algo. Es para salir de nuestros espacios de privilegio hacía un horizonte que quizás no conocemos, no sabemos cómo, pero si sabemos dónde NO queremos ir, donde NO queremos volver”, afirma. 

¿Es la Bartolina Sisa de la historia boliviana, la heroína nacional aymara?

Dice Maxi, pensativo: “Túpac, la pareja de Bartolina, decía que volveremos y seremos millones. Es como si fuéramos una gran cosecha. Es muy bonito pensar que la Bartolina esté en nuestro presente para descolocar esta lógica  estática del sistema colonial capitalista. Yo pienso que hay miles y múltiples bartolinas en la medida que podamos tomar nuestras fuerzas, nuestras herramientas y rostros para disputar a esta contemporaneidad  como lo hizo ella en su época. Este presente nos quiere quietas, sumisas. Hay miles de bartolinas y podemos ser una de ellas en la medida que podamos darnos cuenta cómo este sistema nos está matando, nos está oprimiendo y que es necesario salir de esta lógica. Podemos ser una Bartolina diversa,  diferente, única. U otra mostra bella, única y diferente”, dice, inquiete, Maxi. 

¿Qué tratamiento le dan  los medios de comunicación a tus intervenciones artísticas?   

Hay medios de comunicación que a la hora de hablar de diversidades, sexuales, raciales y  culturales; tienen una perspectiva chata, cuadrada, que no lo abordan en profundidad. A veces me molesta que escriban sobre mí sin llamarme, contactarme. Escriben sobre la base de notas publicadas, haciendo cortes; entonces cuando se escribe de esa manera -incorrecta para mí, tergiversan mi palabra incomoda. Abordan mi tema y otros sin el cuidado necesario. En una  oportunidad no me sentí cuidado, no hicieron contacto conmigo. Entiendo que mi construcción artística es compleja porque estoy en un constante transitar lo que digo ahora más adelante quizás no lo piense igual, porque así somos las personas dinámicas. Todo el tiempo estamos reflexionando y modificando nuestras prácticas. Por ejemplo, en esa nota me definen como indígena drag, mucha gente me identifica y sociabiliza drag y no digo nada porque respeto como me perciben las personas. Pero no me defino como drag, sino como transformista, o como dicen en México, “una vestida”. Tampoco digo que soy una drag cholita, porque no tengo las experiencias y prácticas de ellas,  más bien soy otros transitares. Tampoco me defino como cholita drag del norte argentino porque la argentinidad es un invento, una ficción del Estado Nación. Y para abrazar mí ancestralidad, no voy a decir que soy argentina porque la argentinidad es esa blanca, heterosexual, y racista. La argentinidad es eso que me rechaza sistemáticamente. Si construyo desde lo que me atraviesa, de lo que estoy viviendo, espero del otro lado lo mismo. Hablar, decir escribir, comunicar desde lo que vivís y experimentás. Entonces creo que muchos periodistas no lo sienten, no lo viven, no los está atravesando. Y publican sobre nosotres sin vivenciarlo. Aquí aparece entonces otro escenario de y en  disputa: nosotres, lxs TLGBI somos necesaries en los medios de comunicación. Si no siempre se escribirá o se comunicará desde la hegemonía heterosexual, blanca y racista. 

 ¿Arrancás un año de trabajo intenso y apasionado, también te presentarás en Tucumán? 

Si. El 5 en Buenos Aires y dos días después, el 7 de marzo en Tucumán. Me presento en el marco del proyecto Ibatina. Es un grupo de artistas mujeres y del colectivo de la diversidad de cada provincia de nuestro NOA que se unieron para un nuevo proyecto artístico musical.

 Este evento se producirá a las  22 hs., en el Teatro San Martín, ubicado sobre Avda. Sarmiento 601, de esa provincia. Organiza el Ente Cultural de Tucumán. 

“Pero a mi  Tilcara vuelvo siempre“, dice sonriente la Barto.  “Muchas personas se me acercan, me hablan, me felicitan, me comentan y sugieren. Siento que la Bartolina es parte de elles. Y me hace muy bien. Hace muy poco fui a un conversatorio con pibes sobre ESI y diversidad sexual, y si bien no soy una persona formada en ESI elles sentían la necesidad de que esté ahí, y que podamos hablar. Fue una experiencia muy abrazadora, encontrarme de nuevo con mi pueblo. Tilcara es para mí un lugar al que le debo mucho, mi forma de entender el mundo, la forma de vincularme con mí pasado y mí presente, la forma de abrazar a la tierra. A Tilcara siempre quiero volver y agradecer. Es un orgullo para mí. Es mi “jardín de las delicias” y soy allí una flor más en esa multiplicidad de formas y colores”. 

¿El, Ella, Elle?

Todo el tiempo estoy hablando conmigo misme y no desvinculo a Bartolina de mí. Siento que todo el tiempo soy Bartolina y ella siente que es Maxi. Estamos contaminades, contagiades todo el tiempo. Infectades de resistencia que definitivamente es lo que queramos comunicar a la gente, resistir y luchar. Y encontrarnos para abrazarnos, como dice Susy Shock. Encontrarnos con nosotres mismes. Y llevar esa bandera a todos lados, una bandera de carnaval orgullosa de lo que soy, celebrándome y celebrando este presente de luchas y conquistas que nos ayudan a vivir un poco mejor, abrazades siempre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *