CAZA DE BRUJAS: ASESINATOS A LA COMUNIDAD TLGBI

Por Aradia García 

Entre el 9 de diciembre y el 9 de enero de este año, crecieron exponencialmente los  crímenes de odio por identidad de género y orientación sexual, y Guatemala no queda exenta. 

El mes pasado, fue de público conocimiento el asesinato de Elito Rodel Puc, maestro jubilado de 42 años, gay, de origen beliceño, que había viajado a Guatemala de vacaciones, pero que fue decapitado. Asimismo, ese día se  daba a conocer la muerte de Heidi Soraida Tesucún Tut, lesbiana de 40 años, asesinada con múltiples impactos de arma de fuego en San Benito. Ambos hechos sucedieron en el departamento de Petén, a 497 kilómetros de la ciudad capital de Guatemala.

Elito Rodel Puc y Heidi Soraida Tesucún Tut

Estos casos no son aislados, sino responden a una lógica perversa de odio, fundan sus argumentos bajo una mirada fundamentalista de la iglesia católica, que va de la mano de una derecha neoliberal. Hay que recordar que en Guatemala a principios del 2019, el gobierno impulsó el Proyecto de Ley 5257 donde planteaba “que ante la existencia de grupos minoritarios de la sociedad guatemalteca, que proponen corrientes de pensamiento y prácticas incongruentes con la moral cristiana, así́ como modelos de conducta y convivencia distintos al orden natural del matrimonio y de la familia, los que representan una amenaza al equilibrio moral de nuestra sociedad y por ende un peligro para la paz y la convivencia armónica de la gran mayoría de los guatemaltecos”.

TAL VEZ TE INTERESE VER: Proyecto de Ley 5257, una violación a los derechos del colectivo TLGBI en Guatemala

En este sentido, SUDAKA TLGBI entrevistó a Alex Castillo, donde daba a conocer que “estamos siendo perseguidos, en este país no tenemos ningún tipo de derechos a nada. Seguimos siendo maltratados y humillados. Las poblaciones trans tenemos que seguir usando un documento que no nos representa, ya que no tenemos ley de identidad de género”.

Estado que actúa por omisión:  Un cambio de gobierno, pero sin expectativa

A las muertes de Elito y Heidi, se lo sumó la de Jennifer Ávila, una mujer trans de 35 años, abusada sexualmente y lapidada, y que fue hallada en el Municipio de Mazatenango. Estas prácticas de tortura se ven incrementadas en los últimos años, donde los asesinatos bajo la figura de travesticidios y transfemicidios aparecen más recurrentes en la justicia. Aunque en el caso de Guatemala no es así: la justicia patriarcal, elitista y de derecha no toman en consideración estas figuras legales. 

Claramente, estas persecuciones constituyen a una caza de brujas, donde conciben a un enemigo, habitualmente perteneciente a un grupo social disidente y que va en contra a toda lógica hegemónica heterocisnormada, de forma extremadamente sesgada e independiente de la inocencia o culpabilidad real.  Entonces, como en el 1800, las mujeres resistían frente a esta persecución de la inquisición, hoy la comunidad tlgbi en general, recurre a estas prácticas de resistencias para poder vivir. 

En el día de hoy, en Guatemala se vivió un traspaso de gobierno, anquen mantiene la misma postura ideológica de derecha. Jimmy Morales le da el mando al abogado, bombero y político guatemalteco, Alejandro Giammattei. En este sentido, se le consultó a Alex Castillo respecto al tema, donde dió a conocer que el Presidente Giammattei es “gay de closet” y que, aunque su orientación sexual sea disidente, ya ha esgrimido discursos cargados de una moral y ética discriminatoria, donde nada más, ni nada menos, estigmatiza a la comunidad TLGBI de su país. 

Jennifer Ávila

Otra muerte más se suma a la cacería de brujas

Se trata de Hanss Acevedo, un hombre trans de 46 años, quien fue asesinado por ajustes de cuentas. Él militaba junto Alex Castillo en la Red Centroamericanas de Hombres Trans, y por no contar con Ley de Identidad de Género, fue asesinado. Militantes de las Red dialogaron con SUDAKA TLGBI, donde dieron a conocer su preocupación por el manejo mediático de este hecho. Es decir, al no contar con Ley de Identidad de Género, el tratamiento mediático fue desacertado, que se basó en nombralo en femenino y con su nombre registral, lo que generó una doble discriminación. Algo similar lo que sucedió en La Plata, Argentina, con el caso de la Chicho.  Actualmente se espera que la justicia investigue y actúe sobre este hecho, asi no queda impune como tantos otros que se van llevado la vida de miles de compañerxs TLGBI. 

TAL VEZ TE INTERESE VER: “No es fobia, ni es locura, ni es ajuste de cuentas: es un crimen de odio”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *