Chile: Denuncian protocolo de “corrección” para personas trans y travesti.

Por Gonzalo Carranza 

Desde hace varias décadas el colectivo travesti trans de todo el mundo sufre la patologización de sus identidades. 

Aunque la Organización Mundial de la Salud ya quitó del listado de patologías la orientación sexual e identidad de género no cis heterosexual, aún hay  Innumerables especialistas y médicxs han implementado  tratamientos inhumanos intentando “corregir” sus identidades mediante violencia institucional aplicada desde el discurso médico hegemónico. 

A pesar de los varios avances en materia de DD.HH en toda la América Latina estos discursos aún sobreviven y se ocultan en las instituciones.   

Hoy Chile, gracias a la denuncia realizada desde el Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh), se convierte en un espacio de resistencia hacia los sistemáticos intentos de institucionalización de la violencia hacia las identidades trans. 

Hace unos días Movilh, denunció que el pasado 29 de diciembre el Servicio Médico Legal (SML) generó un protocolo que determina cómo efectuar procedimientos físicos o psicológicos a personas que soliciten cambiar su nombre y sexo legal, “todo lo cual está expresamente prohibido por la Ley de Identidad de Género por constituir un atentado a los derechos humanos”.

En una carta dirigida a la Directora Nacional del SML, Gabriel Zamora Salinas. El Movilh expresó “nuestra máxima preocupación por el Protocolo de atención pericial a usuarios/as trans (resolución exenta 3128 del 29 de diciembre del 2020) es por sus contradicciones alarmantes, en tanto patologiza a las personas trans y explicitan un total desconocimiento o falta de comprensión de la ley que Reconoce y da Protección al Derecho a la Identidad de Género”.

“Se entiende, que el fin expreso del protocolo es garantizar la dignidad de las personas que no han cambiado su nombre sexo y legal, respetando en el trato su identidad, así como en los registros internos del S.M.L, pero sus contenidos apuntan a todo lo contrario”, señaló el vocero del Movilh, Óscar Rementería.

En efecto “el protocolo se genera sobre el supuesto de que un tribunal pida al S.M.L periciar a una persona trans que ha solicitado rectificar su partida de nacimiento en virtud de una norma previa a la de Identidad de Género, como es la “Ley N.° 17.344 que autoriza cambio de nombres y apellidos y modifica Ley N° 4.808, sobre registro civil”.

El protocolo habla que las personas trans serán sometidas a un “examen físico que  será de carácter segmentario y de exploración visual. No es necesario indicar a la persona peritada que se desnude completamente, ni es preciso inspeccionarla en camilla en posición ginecológica y/o genupectoral, tampoco se requiere efectuarle palpaciones corporales ni es necesaria la utilización instrumental o equipamiento para la revisión de la zona torácica y/o zona genito-urinaria de la persona”, con lo que “se valida ilegalmente la pericia, sea del tipo que sea, para el cambio de nombre y sexo legal”, explicó Rementería.

Es importante resaltar que desde la entrada en vigencia la ley que reconoce y da protección al derecho a la identidad de género, en ningún caso una institución o tribunal puede solicitar ningún tipo de pericia a las personas  para cambiar su nombre y sexo legal, menos pedirles exámenes médicos o psiquiátricos, pues ello vulnera su dignidad y violenta sus derechos humanos, además de ser ilegal. Incluso, en el supuesto de que una persona hiciera el trámite para cambiar su nombre y sexo legal mediante la Ley N.° 17.344, ningún juez o jueza podría pedir ahora pericias para tramitar la rectificación de partida de nacimiento, pues con ello volvería letra muerta a la Ley de Identidad de Género. De aceptar el Registro Civil, efectuar tal pericia, incurriría en ilegalidad”, apuntó el Movilh.

“Frente a cualquier pericia que solicite un tribunal a una persona trans para cambiar su nombre y sexo legal, la obligación el S.M.L es negarse a tal procedimiento”, añadió Movilh.

Este nuevo intento de restringir las identidades trans y travestis a través de protocolos en clínicas correctivas debe ser resuelto con un rol protagónico del Estado y las organizaciones sociales y de Derechos Humanos que velan por el bienestar del colectivo. 

En la misma línea, en Noviembre del 2019, SUDAKA TLGBI tuvo la posibilidad de dialogar con Daiane Rodríguez, presidenta de la Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGBTI, quien, junto a 40 organizaciones, tomó la iniciativa de crear el centro PsicoTrans de la región, que ofrece asesoramiento y acompañamiento al movimiento de la disidencia sexo genérica, planteando una alternativa a las clínicas correctivas o también llamadas de “deshomosexualización” o “terapias de conversión”. 

En este sentido Daiane explicaba: “El proyecto consiste en mostrar una contracara a las clínicas de conversión o de tortura, porque por lo menos en Ecuador, proliferan los centros que convierten la identidad de género y sobre todo, de las personas trans masculinas, pero no existe una contracara ni por parte de las organizaciones ni por parte del Estado. Esta propuesta, viene siendo ideada desde hace más de 2 años por parte de la Asociación Civil Silueta X, gracias al financiamiento del Fondo Internacional Trans, la pudimos llevar a cabo”.

Fuente: @Movilh

 www.movilh.cl 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *