¿Chile podría debatir el matrimonio igualitario?

Hace unos días atrás, el Subsecretario del Ministro General de la Presidencia, Máximo Pavez, despertó polémica en la comunidad TLGBI. Los movimientos de diversidad sexual de Chile ya venían cuestionando la postura del Gobierno sobre los derechos de las parejas homoparentales y el matrimonio entre personas del mismo sexo. La gota que rebalsó el vaso fue la frase polémica que la comunidad tildó de LGBTodiante: “Se busca que tengan preferencia en la adopción aquellas personas que puedan dotarle a los niños de una familia, representando el rol de padre y madre”. SUDAKA TLGBI pudo hablar con Marcelo Robaldo, sociólogo chileno, sobre el contexto actual social y político en el que se encuentra Chile, el rol que ocupa el gobierno en la sociedad y la influencia que tuvo la Argentina sobre el país vecino, luego de la aprobación de la Ley de Matrimonio Igualitario y de Interrupción Voluntaria del Embarazo

Por Christian García para SUDAKA TLGBI

Marcelo Robaldo estudió sociología en la Universidad de Chile. Actualmente trabaja en la Vicerrectoría de Asuntos Académicos y es doctorando en el programa de Estudios de Géneros de la Universidad Nacional de Córdoba, en Argentina. Es consciente de que lo que está ocurriendo en su país probablemente sea el comienzo de los cambios más profundos que derivarán en un cambio constitucional “verdaderamente democrático”.  “Se está hablando mucho de las implicancias del proceso, de cómo debe realizarse, de quiénes deben estar, quiénes no, de lo que significa una nueva constitución, etc. El marco está muy abierto. Es un muy buen momento para hablar de cualquier cosa en general, y eso incluye el matrimonio igualitario”, señala. Si bien considera que el panorama es muy difícil contra la derecha más conservadora, admite que desde la derecha más liberal hasta la izquierda están dispuestos a legislar al respecto. 

Luego del estallido social que se produjo hace dos años, el Gobierno de Sebastián Piñera perdió peso político y, si no fuese por la pandemia, no podríamos saber en qué hubiese terminado todo. “Este es un gobierno que, en este momento, está muerto. Es un gobierno que está haciendo las cosas como si gobernara, pero en realidad es un gobierno que no es tal. La política actualmente en Chile pasa por otro lado, no pasa por el gobierno”, comenta Marcelo. Además, califica a Piñera de gobernar de acuerdo a los resultados de las encuestas: “Si ve votos por la derecha, se pone más derechista, si ve votos al centro se va más al centro. En esta vuelta ha sido mucho más derechista. Agudizó su mirada y la de su conjunto, y creo que eso es un factor que generó el estallido social”. Si bien en este momento no se refiere al tema del matrimonio igualitario, Piñera, ya había encendido la alarma en el año 2017 cuando afirmó: “Lo mejor para el niño es que lo reciba una familia donde exista el padre y la madre. Porque esas dos figuras son parte de la naturaleza. No estamos discriminando a nadie, lo que estamos haciendo es preguntándonos qué es mejor para un niño y yo pienso que lo que un niño necesita es una relación estable en la que existe un padre y una madre”. De esta manera, adelantaba su postura dejando en claro que los derechos de la comunidad TLGBI no eran prioridad para su gobierno. 

“El atraso de Chile respecto de legislar el matrimonio igualitario tiene que ver con que no ha sido prioritario para la clase política chilena el tema. No ha tenido realce en el gobierno de Piñera, porque el tipo giró hacia la derecha por la contingencia”, comenta Marcelo. Además, les adjudica también su responsabilidad a los movimientos de la sociedad civil y a las organizaciones que se terminaron conformando con la unión civil, ya que “ellos definieron estratégicamente un avance paulatino y por etapas respecto de la cuestión, y nunca tuvieron en su agenda muy prioritariamente el tema ni del matrimonio igualitario ni de la adopción. Con un sentido de “realismo” se la jugaron por un proyecto de unión civil en un contexto adverso y eso ha ido atrasando la discusión por el matrimonio igualitario”. Robaldo califica a la unión civil aprobada en el 2015 de “light” porque se quitó todo el contenido político desde el punto de vista de la diversidad sexual, al contemplar a todas las parejas que no estuvieran casadas por el registro civil. 

En este momento, ya pueden leerse en las redes sociales los mismos argumentos que utilizaban en contra del Matrimonio Igualitario en la Argentina hace 10 años atrás, o en contra de la Interrupción Voluntaria del Embarazo hasta hace unos meses: “La sociedad no está preparada para esta ley”. A Marcelo le recuerda cuando se debatió la Ley de Divorcio en el año 2004: “Creo que éramos uno de los tres países en el mundo sin tener ley de divorcio. Los dichos vienen de esos mismos sectores reacios. El conservadurismo proviene de la elite económica, política y cultural tradicional que se ha ido asociando a otros sectores más radicalizados o más fundamentalistas como los evangélicos. Pero, en este momento, la sociedad chilena está en un proceso de transformación fuerte”

Para Macelo, la aprobación del Matrimonio Igualitario y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo en Argentina influyeron positivamente en el país vecino. Incluso el movimiento Ni Una Menos catalizó en Chile el llamado “Mayo Feminista”. “Argentina siempre ha sido un lugar de influencia para Chile. Acá ahora se está viendo la presencia de feministas argentinas en seminarios, debates y conferencias. Hay un puente de influencia o retroalimentación super fuerte”, nos cuenta. Además, agrega: “Va a ser muy interesante ver lo que va a pasar con la ley del aborto en Chile. Ya se está hablando de discutirlo y tiene que ver con Argentina, pero eso es porque vivimos un contexto distinto donde las clases de élite está teniendo que re articular su discurso y su apertura, pero de una forma más oportunista. Vamos a ver cuánto resiste eso”. 

Las próximas elecciones presidenciales en Chile se realizarán el 21 de noviembre de este año. Si bien ya son muchos los nombres que vienen sonando, todavía las encuestas le otorgan muy poca diferencia de votos a todxs los candidatxs. Habrá que esperar para ver qué termina definiendo la sociedad chilena y, si el futuro gobierno, por fin dejará de negar derechos humanos básicos a la comunidad TLGBI.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *