Costa Rica se convierte en el primer país de Centroamérica en garantizar el matrimonio igualitario

Por Gonzalo Carranza

A partir de los primeros minutos de ayer, Costa Rica festejaba los resultados de una lucha histórica: la habilitación de la ley del Matrimonio igualitario en todo el territorio. Para lograr esta medida se  modificaron  seis artículos de la constitución Nacional que impedía la unión entre dos personas del mismo sexo. Así se convierte en el primer país de Centroamérica en reconocer una conquista social  de este tipo.  

Cuando el reloj marcó las 00:01, el primer matrimonio entre dos mujeres se llevó a cabo, precedido de una gran celebración virtual, por las medidas de prevención ante la pandemia de covid-19. Las protagonistas fueron Dunia Araya y Alexandra Quiroz.

Los factores sociales y políticos para que se dé este triunfo histórico comenzaron en el 2016 con la intervención de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la agenda política. Agencia Sudaka TLGBI dialogó con  Natasha Jiménez Mata, quien dirige MULABI (Espacio Latinoamericano se Sexualidades y Derechos). Mata es una activista trans e intersex, costarricense,  que trabaja como consultora y ya ha presentado proyectos ante las Naciones Unidas y la OEA.  

Cabe recordar que para asegurar derechos integrales para las diversidades  existían cuatro proyectos de ley en la Asamblea Legislativa con diferentes nombres y diferentes objetivos.  Sólo dos de ellos buscaban derechos para la unión de dos personas del mismo sexo. Sin embargo todos aun siguen en la corriente legislativa, pero no fue gracias a ellos que se quedó habilitado el matrimonio igualitario.

Sin embargo la  anterior gestión hizo una consulta a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para constatar si el Estado Costarricense estaba cometiendo un acto de discriminación por no garantizar la unión entre dos personas del mismo sexo. Allí  el tribunal de la Corte resolvió en 2018 que los Estados deben reconocer y garantizar todos los derechos que se deriven de un vínculo familiar entre personas del mismo sexo, incluido el matrimonio.  “La Corte hace dos fallos a favor. Uno es entorno a la ley del matrimonio igualitario y el otro es para garantizar el cambio de nombre y de sexo de una persona trans de manera administrativa sin la necesidad de ningún tratamiento hormonal”, explica Jiménez Mata. 

Esta recomendación fue dirigida a todos los países firmantes de la Convención Americana de Derechos Humanos, pero hasta ahora Costa Rica da el primer paso. “Esta iniciativa histórica nos convierte en el octavo país en Latinoamérica  en aprobar el matrimonio igualitario y en el país número 29 del mundo en hacerlo”, agregaba con extrema alegría la dirigenta de MULABI. 

Fueron necesarios 18 meses de espera en los cuales la Asamblea Legislativa no implementó los cambios legales recomendados por la Corte Interamericana en la Constitución del país centroamericano. Los magistrados ya habían sido claros en la advertencia: si al cumplirse los 18 meses no se modifica la legislación, el inciso 6 del numeral 14 del Código de Familia desaparecería y el matrimonio igualitario quedaría habilitado en todo el país. 

Ante la gran celebración pública y el apoyo político, Jiménez Mata  aseguró que hay sectores conservadores de la sociedad que muestran descontento y resistencia ante la avanzada de derechos del colectivo LGTB, que no es solo en Costa Rica, sino  en todo el mundo. Sin embargo en un comunicado oficial, el presidente Carlos Alvarado respaldo la medida: “Nuestro deber es combatir todo tipo de discriminación, sea por discapacidad, etnia, cultura, credo religioso, sexo, identidad y expresión de género, orientación sexual o cualquier otra”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *