Crece la violencia y los crímenes de odio hacia el colectivo TLGBI a días de la 6 ° Marcha del Orgullo de La Provincia de Buenos Aires

Por Matías David Rodriguez

El sábado a la madrugada Chicho Chirino se convirtió en una nueva víctima del patriarcado y la cisheternorma. Tomas Cerletti la asesinó de 40 puñaladas en calle 2, entre 41 y 42. El autor del salvaje ataque confesó: “Lo clavé tod porque me dijo lindo”.

Las 40 puñaladas al parecer no fueron suficientes para Cerletti quien continuó su ataque propinándole patadas a la víctima, quien yacía en el piso en estado de inconciencia. Luego del ataque, huyó e intentó esconder las pruebas del delito en su domicilio, a pocos metros del lugar del hecho. 

Lo sucedido pone nuevamente en agenda lo que vienen denunciando organizaciones como Otrans Argentina y el Frente TLGBI de la Provincia de Buenos Aires, a propósito de la sexta marcha que se llevará adelante el próximo 9 de noviembre, en esta ciudad Capital.

¿Porque nos movilizamos?

Según los datos de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, durante el 2018 en Argentina murieron 67 personas por crímenes de odio, por su identidad de género y orientación sexual. Once mujeres trans y 6 varones cis gays fueron asesinados, mientras que 43 mujeres trans murieron por ausencia y/o abandono del Estado.

Estos datos están en sintonía con los tres ataques a varones gays que se produjeron durante el mes de Julio de este año, en la ciudad de las Diagonales, donde si bien no hubo muertos, desde las organizaciones se advirtió de la escalada de violencia hacia el colectivo TLGBI. 

A Hernan Muller lo atacaron dos varones, quienes le gritaron al verlo “¡Este es puto, vamos a matarlo!”. Lo golpearon, y en la comisaria no le tomaron la denuncia. A este ataque siguió el de la pareja de Jhonan de la Barrera y Joel Rochieri, quienes abordados por una camioneta 4×4 con cuatro hombres en su interior, lograron escapar y refugiarse en la terminal de micros.  De la Barrera posteo en las redes que, antes de la agresión física, fueron intimidados con la frase: “Trolo de mierda dame todo”. El último hecho de violencia de esta secuencia lo sufrió Cristian Uscamayta Curi, en la puerta de su edificio. “Me dijeron ´dame el celular boliviano de mierda´ y también ´puto de mierda´, antes de sufrir una lluvia de golpes”, denunció Uscamayta Curi.

“Estos crímenes y ataques homo-odiantes son consecuencia de la falta de políticas del macrismo y; de la habilitación y legitimación por parte del gobierno Nacional, Provincial y Municipal de la violencia; y por la falta de políticas antidiscriminatorias”, aseguró Lucas Bazterrica, integrante de la Comisión Organizadora de la Marcha y de la Mesa de Diversidad Ensenada. 

Recordemos que, Claudia Vásquez Haro, Presidenta de Otrans Argentina e Integrante del Fondo Internacional Trans (FIT), días atrás, presentó junto a un equipo de Investigación el Primer Informe de Personas Trans en situación de encierro de la provincia de Buenos Aires. Decía Vásquez Haro: “desde el 2016 se incrementaron en un 100 % las detenciones arbitrarias, vejaciones y torturas a travestis en contextos de encierro. El 65 % de ellas son migrantes, y el 16 % no conoce su causa ni ha tenido contacto con su defensor”, aseguró la Investigadora. La lideresa consideró que Cambiemos arremetió con el decreto 70/2017 (Ley de Migraciones), que implica un retroceso en materia de leyes y derechos humanos, criminalizando a las y los migrantes en el país. “Este hecho se comprueba con el aumento de las detenciones arbitrarias a trans y travestis migrantes durante este gobierno”, finalizó la referente.

Según el mismo Informe en los últimos dos años murieron tres mujeres trans en el Penal de Florencio Varela: Pamela Macedo Panduro, Angie Velázquez Ramírez y Damaris Becerra Jurado; mientras que Brandi Bardales Sangama, falleció en el Hospital San Martín de La Plata tras un allanamiento policial. Todo sucedió en complicidad y desidia por parte del gobierno de María Eugenia Vidal.

El crimen de Chirino no es azaroso. Su asesinato se produjo en la ciudad capital de la Provincia de Buenos Aires, en el marco de una escalada de hechos de violencia y crímenes sobre la comunidad TLGBI. La Plata, donde el actual Intendente reelecto Julio Garro no brindó las medidas de seguridad suficientes para la realización de la 6° Marcha del Orgullo, obstáculo que derivó en su  reprogramación para el próximo 9 de noviembre. Garro es una persona homo-odiante y trans-odiante, basta recordar la entrevista que brindó a la emisora platense 221 en el año 2015, “no se me ocurre darle trabajo a un travesti”, señaló en esa oportunidad. Y remarcó: “lo que sí podría hacer es darles una mano desde lo psicológico, desde lo médico”. 

Una radiografía de la agenda de Género y Diversidad Sexual dentro del espacio de Cambiemos, lo constituye la situación que atraviesa la Dirección de Políticas de Género y Diversidad de la Municipalidad de La Plata. Sus integrantes, están en estado de Asamblea Permanente desde hace meses, denunciando persecución y hostigamiento, y reclamando mejores condiciones laborales. Responsabilizan por esta situación al intendente, Julio Garro; la Secretaria de la Dirección, Carolina Piparo; a la Subsecretaría, Silvia Santillán y a la Directora, Lucia Ríos. Desde la Dirección, advirtieron en un reciente comunicado que, ante la negativa del municipio a oír sus reclamos, seguirán luchando por mejores condiciones laborales.

Desde la Comisión Organizadora de la 6 ° Marcha TLGBI de la Provincia de Buenos Aires, aseguraron que “en este contexto de recrudecimiento de la violencia, crímenes de odio, abandono y estigmatización hacia nuestra comunidad, en complicidad de los gobiernos de Macri, Vidal y Garro, es fundamental realizar la marcha; y exigir a los funcionarios que terminen con la criminalización, demonización y persecución del colectivo TLGBI, para que lleven adelante políticas públicas efectivas; y así, crímenes como el de Chirino, no vuelvan a suceder”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *