Criminalización existencial: cuando la vida no importa.

V.G. son las siglas de una mujer trans, víctima y sobreviviente del Estado, de la sociedad y de la indiferencia. Vive en Burzaco desde niña y es sistemáticamente criminalizada en la Jurisdicción de Lomas de Zamora. Actualmente, se encuentra bajo arresto domiciliario desde hace más de un año acusada de dos supuestos robos que, hasta el momento, no pudieron ser probados. Ella está a cargo de sus hermanas, posee una discapacidad severa, producto de distintos ataques que sufrió a lo largo de su vida y se encuentra en situación de indigencia. SUDAKA TLGBI pudo hablar con Luli Sánchez, Abogada Lesbiana, militante feminista que representa a V.G. ante el Tribunal Oral Criminal n°1 en Lomas de Zamora.

Por Christian García para SUDAKA TLGBI

Luli Sánchez conoció el caso de V.G. luego de que varias organizaciones alertaran sobre la atención jurídica especializada que se necesitaba. “En este momento, se encuentra acusada por supuestos hechos de robo que habría cometido contra una persona que falleció en función de otro hecho, por lo cual no va a ser posible llevar a juicio este caso. Lo que nos damos cuenta es que ella es criminalizada sistemáticamente. Le inventan una causa, después le inventan otra, después le inventan otra. Ella vive toda su vida procesada. Ya no importa cuál es el resultado del juicio, no importa si es inocente o culpable porque ella siempre esta procesada por algo”, nos comenta Luli.

A su vez, relaciona la situación a la que se encuentra expuesta V.G. con lo que se conoce en el ámbito del Derecho como “Criminalización existencial”: “Ésta es una práctica judicial y policial de control territorial y de limpieza social, que se usa contra las compañeras travestis y trans. En muchos casos, producto de este hostigamiento sistemático, las compañeras migran y en otros casos no. Un caso emblemático de criminalización es el caso de Diana Sacayán, que terminó luchando por desestigmatizar a las compañeras travestis y trans”, agrega.

A pesar de haber realizado el cambio de DNI (el cual no es obligatorio), su identidad no es respetada. “Se respeta de modo superficial o excepcional dentro de la causa. Pero en términos generales no es respetada ni en lo formal ni en lo sustantivo. Todo el tiempo es tratada como un varón cis homosexual”, dice su abogada.

Los problemas de salud a los que se enfrenta V.G. son muy preocupantes. Ya van seis veces que pierde su turno para recibir atención médica que necesita con urgencia debido a la “negligencia del tribunal para garantizar su autorización a tiempo y su traslado, ya que es indigente y el hospital queda a una distancia económica inaccesible”. Tambiénnos cuenta que, en los últimos tres años,q tuvo un ataque de violencia letal y eso le dejó secuelas severas, incapacitantes.

En el caso de V.G. están interviniendo desde el Poder Ejecutivo todas las secretarías de Salud de la Provincia, la dirección Municipal de Diversidad y el Ministerio de Género de la Nación. “Presenté todos los informes que corroboren todo respecto de su indigencia, su vulnerabilidad, su salud, su calidad de sobreviviente, la ausencia de acceso a políticas estatales que le corresponden y cómo, la criminalización de V.G. y su encierro, obstruyen este acceso en lugar de garantizarlo”, comenta Luli.

Actualmente, se encuentra disponible una petición en change.org para sumarse al pedido de su liberación. “Para contrarrestar esta situación es que solicitamos una pequeña colaboración, una firma para decirle a V.G. y a su familia que no están solas, y que queremos que se terminen estas prácticas de violencia social e institucional que le hacen su vida invivible”, comunican. Para firmar la petición podés ingresar al siguiente enlace: http://chng.it/GMr6vSL4V8

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *