Cupo Laboral Trans, ahora!!

Por Gonzalo Carranza

El gobierno Nacional, en una decisión historica, decretó el cupo laboral en la administración pública nacional para las personas travestis, transexuales y transgénero, en todo el territorio argentino.

Se trata de el decreto 721/2020 firmado por el presidente de la Nación Alberto Fernández, en articulación con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, a cargo de Elizabeth Gómez Alcorta. De este modo, el Estado toma acciones concretas con una de las mayores deudas  del colectivo trans y travesti, una lucha que se inició con Lohana Berkins y Diana Sacayan. 

A partir de este instrumento, el Gobierno establece que al menos un 1% de los cargos de la administración pública,  deberán ser ocupados por personas travestis, transexuales y transgéneros que reúnan las condiciones de idoneidad para dichas funciones, pero brindando capacitaciones y dando herramientas para la terminalidad educativa. El documento expresa que no será necesarios el cambio registral en el DNI, tal como lo determina la ley de identidad de género, que se brindarán capacitaciones a las autoridades y el personal; al tiempo que se creará un registro voluntario de aspirantes al empleo.

Si entendemos que el colectivo trans y travesti es uno de los sectores más vulnerables de la sociedad, veremos que a menudo las compañeras son expulsadas de todos los ámbitos educativos y laborales.. 

El 82% de esta población, nunca accedió a un empleo formal y la gran mayoría está por debajo de la línea de pobreza por no poder acceder a un trabajo digno. De esta manera, ingresan al sistema prostituyente de manera involuntaria, optando como único medio de subsistencia, el ejercicio de una práctica que sistemáticamente las vulnera, poniendo en riesgo su vida y sus oportunidades sociales. 

Como es de público conocimiento, el Cupo Laboral Trans se encuentra vigente en varias regiones o provincias, pero en la mayoría de los casos, el cupo terminaba siendo expulsivo para las compañeras, ya que no se brindan capacitaciones para que puedan cumplir con las tareas asignadas dentro de las esferas públicas. En este sentido, la exigencia de la terminalidad en los estudios formales o no tener antecedentes penales, ignora una realidad que es constitutiva de estás identidades. Asimismo, las personas travestis y trans son víctimas de la violencia institucional, encarnada por efectores policiales y judiciales, detenidas por edictos policiales o códigos contravencionales vigentes, y con causas armadas. 

Atento a ello, el decreto explica lo siguiente: “En estos casos, la Unidad de Coordinación, establecida en el artículo 7° del presente decreto, deberá arbitrar los medios para garantizar la formación educativa obligatoria y la capacitación de las personas travestis, transexuales y transgénero con el fin de adecuar su situación a los requisitos formales para el puesto de trabajo en cuestión”.

En este sentido y siguiendo la misma logica el DNU detalla: “A los fines de garantizar el cumplimiento del cupo previsto se deberán establecer reservas de puestos de trabajo a ser ocupados exclusivamente por personas travestis, transexuales o transgénero. Deben, asimismo, reservarse las vacantes que se produzcan en los cargos correspondientes a los y las agentes que hayan ingresado bajo el régimen del presente decreto para ser ocupadas en su totalidad por personas travestis, transexuales y transgénero”.

Para que el cupo laboral se cumpla como hemos dicho anteriormente se creará un registro, para que en forma voluntaria, todas las personas trans, travestis y transgéneros puedan anotarse para trabajar en la administración pública. “En dicho Registro deberán constar los perfiles laborales de las personas inscriptas en el mismo y se pondrá a disposición de las Jurisdicciones y Entidades, las que deberán informar al Ministerio de la Mujeres, Género y Diversidad, los puestos de trabajo vacantes y las ofertas de contratación de personal disponibles”. 

El seguimiento de los cargos públicos obtenidos a través del DNU deberá estar a cargo del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, todos aquellos puestos que estén en planta permanente, transitorios o contratos. Es necesario aclarar que bajo ningún término esta norma implica “el cese de relaciones laborales” de ningún trabajadora o trabajador que esté en actividades para brindarle ese puesto a nuevxs ingresantes. 

Cabe destacar que en su tercer artículo, el documento especifica que regirá también un principio de “no discriminación” a partir del cual se remarcó que las personas trans y travesti tiene el derecho a la “protección contra el desempleo”, por lo que “no podrán establecerse requisitos de empleabilidad que obstruyan” su acceso al mundo laboral.

Actualmente se encontraban en circulación siete proyectos de ley por parte de diferentes organizaciones y sectores políticos en respuesta a esta lucha histórica que nació con Lohana Berkins y Diana Sacayan, asesinada en 2015, un mes después de haber impulsado el cupo laboral trans en la provincia de Buenos Aires.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *