Decreto cupo travesti y trans: Lo dijo Lohana y Sacayán ¡Al calabozo nunca más!

Desde hace décadas, la televisión Argentina viene construyendo determinados estereotipos de lo que significa ser trans o travesti. A través de burlas, parodias, sátiras e incluso personajes masculinos heterosexuales disfrazados de manera exagerada, fueron legitimando en nuestras mentes un tipo de violencia que nos demanda y nos demandará años de lucha. En ese sentido, también le fueron describiendo a las identidades trans, desde su nacimiento, cómo sería su historia, a qué tipo de trabajo podrían acceder (si es que llegan a conseguirlo) y de cuánto sería su expectativa de vida. 

Por  Christian García y Aradia García para SUDAKA TLGBI

La falta de visibilidad de personas trans y travestis reales con demandas reales, empujó a referentes de la militancia a participar de programas que solo le daban la bienvenida, si se prestaban al juego del conductor o conductora. A continuación, les presentamos un pequeño diálogo que ocurrió en el año 1997 entre Mirtha Legrand y Mariela Muñoz, militante trans y asesora contra la discriminación del INADI, en ese momento: 

ML – Les iba a mostrar el documento nacional de identidad de Mariela. “Argentina” dice acá. ¿Esto te fue entregado cuándo Mariela?

MM – El jueves recién – dice, tímidamente

ML – ¿Querés que lo muestre? No voy a hacer nada que no te parezca bien.

MM – No, no, está bien

(…)

ML – Nacionalidad Argentina. Mirá, esto es impresionante. Yo nunca vi esto. Es una revolución esto, es revolucionario (…) Bueno, te hago entrega de tu documento. Te entrego tu documento. Donde aparece que sos una señora. Es la primera vez que veo esto, con esta mente.

MM – Bueno, yo creo que esto es algo importante, y que detrás mío vendrán otras transexuales que tendrán que hacerlo, pero me gustaría que sea por ley.

ML – ¿Y en qué se basaron para entregarte tu documento en femenino? (…) Con este antecedente ¿Muchos transexuales pueden pedir el documento como mujeres?

MM – Yo creo que sí, pero me gustaría que esto fuese por ley. Como en otros países.

ML – Ah ¿En otros países es por ley?

MM – Sí, en algunos países es por ley…

ML – ¿Cuándo se origina este escándalo? ¿Se acuerdan? Fue todo un escándalo lo de Mariela (interrumpe la conversación señalando un inconveniente personal que tuvo hace cuatro años atrás).

Este debate ocurrió en la mesa más conocida de la televisión Argentina. Mariela Muñoz, intentaba dialogar con Mirtha Legrand sobre la sorpresa que “esto” le causaba a la conductora: Mariela recibía su documento de identidad con su género autopercibido, y se convertía en la primera mujer trans en ser reconocida oficialmente por el Estado Argentino. 

Mariela pudo ver su sueño hacerse realidad cuando 15 años después de ese antecedente, el Gobierno Argentino promulgó la Ley de Identidad de Género, reconociendo de esta manera uno de los tantos derechos básicos negados a la comunidad travesti-trans. 

“Es un día de inmensa reparación, y hoy hay que gritar por la igualdad. No creo en la tolerancia, quiero hablar de la igualdad. Todos ustedes hoy, van a tener los mismos derechos que tuve yo desde que nací. Esta es la sociedad que queremos, una sociedad de reparación”, dijo en ese momento la entonces Presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando inauguró un acto con la primera entrega oficial de DNI, allá por el año 2012. En febrero de este año, el actual Presidente Alberto Fernández hizo la entrega del DNI n° 9.000: “hoy somos un poco más iguales”. Además, ha hecho explícito en varios de sus discursos el interés por lograr igualdad en cuestiones de género e identidad.

La intención de nombrar a quienes encabezaron los gobiernos que hicieron realidad esto no es adjudicarles la lucha que viene realizando la comunidad travesti-trans, sino reconocer la voluntad política, y sobre todo, voluntad de escuchar a uno de los tantos reclamos que todavía no se materializan. Y es que no debe ser para nada fácil que, en medio de una pandemia, donde los sectores más vulnerables sufren el doble los golpes económicos, que el Gobierno Argentino reconozca a una de las comunidades más invisibilizadas de la sociedad. 

Sin dudas, la concatenación de violencia y vulnerabilidades hacia el colectivo de la diversidad sexual pero, principalmente, a la comunidad travesti y trans, no es aislada. Es momento de (auto)preguntarnos ¿Por qué la expectativa de vida de este colectivo no supera los 35 años de vida? ¿Por qué la sociedad piensa que al exigir un derecho básico como poder acceder al trabajo, estamos entrando en una especie de privilegio social? Cuando indicamos que la falta al acceso a derechos humanos, es un problema estructural, se trata de esto: la historia y la sociedad nos ha despojado de nuestra humanidad, dejándonos a la deriva, destinadxs a (re)construir nuestras raíces e identidades. 

Ya nos lo dijo Florencia Guimaraes, transfeminista y coordinadora en la casa de Lohana y Diana el día que Alberto Fernández decretó el Cupo Laboral Travesti-Trans para el sector público: Necesitamos ser orgullosamente visibles, paradójicamente de quienes somos tan visibles rompiendo con el binarismo, al mismo tiempo no estamos. No estamos en las oficinas, no estamos en las escuelas, no estamos en los hospitales”, refiriéndose a todos esos lugares que solo podían acceder a través de la imaginación. En diálogo con Agencia SUDAKA, celebró este acontecimiento expresando: “Es un día histórico para nosotras, para toda la comunidad, porque esto va a transformar toda la sociedad. Necesitamos que la comunidad travesti-trans tenga reales oportunidades. Necesitamos cortar con esa expectativa de 35 años de edad, necesitamos tener otros mundos, y no siempre estar inmersas en el mundo de la marginalización, en la clandestinidad”. También comentó sentir una mezcla de felicidad con nostalgia, por Diana, por Lohana y por todas las compañeras que no pueden disfrutar de estas conquistas que ellas iniciaron.

“Un pueblo con memoria, es democracia para siempre”

Que se haya decretado el cupo laboral para travestis y trans, acentúa el proceso de reparación que la Argentina comenzó en el año 2010, con la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario. Y que va de la mano de un posicionamiento en entender a la diversidad sexual como factor clave al momento de pensar políticas públicas. En este sentido, Eugenio Talbot Wright, activista trans cordobés, contó en exclusiva para SUDAKA TLGBI: “Me pone muy contento vivir otro hecho histórico en la conquista de derechos en nuestro país. Hoy, les travestis y trans somos reconocides como una parte de la población sobre la cual se ejecutó un plan de persecución y exterminio, de muchos modos y durante distintos períodos”, haciendo referencia no solo a la última dictadura cívico- eclesiástica militar de la Argentina, sino también a la .que son expuestas las identidades travestis y trans durante toda su vida, aún en democracia. Porque las deudas con el colectivo, siguieron acrecentándose, a pesar de los cambios de mando.

Paradójicamente, vuelven a aparecer los sentidos sedimentados en la cultura, cargados de estigmas y odio. Las personas travestis y trans, siempre nos hemos visto obligades a estar en los límites de la marginalidad social, la economía popular y muchas veces, en situación de prostitución, como único método de subsistencia. Como señaló Talbot Wright, esto deviene en los atroces crímenes de lesa humanidad que se hicieron en pos de una sociedad blanca, doblegada a la heterocisnorma, porque claramente, según elles, nosotres no deberíamos existir. 

Y en este sentido, se puede pensar en “El compromiso que ha expresado el Estado de comenzar a reparar este daño, lo que nos demuestra lo importante que es luchar, ocupar espacios y visibilizarnos”, como relató Eugenio en una entrevista con este medio. En este punto, aparece la necesidad, también, de problematizar cómo se llegó a esta conquista. Les que militamos sabemos que la organización vence al tiempo, y que siempre los sectores de la sociedad gestan las condiciones necesarias para instalar en la agenda mediática, pública y estatal, nuestros reclamos concretos. 

Actualmente, la situación de vulnerabilidad de la comunidad travesti y trans es alarmante. Como comentó Guimaraes: “Hoy nos vemos despojadas de absolutamente todo, teniendo que esperar que nos entreguen una bolsa de mercadería para poder comer. Esto es realmente importante, el acceso al trabajo, a poder decidir,  a elegir, si podemos comer fideos, polenta, arroz, ravioles o lo que queramos. A poder pagarnos un alquiler, y no tener que estar viviendo de prestado y tener que pagar el triple por vivir en la clandestinidad”. A pesar de esto, cuando la frase un pueblo  con memoria, es democracia para siempre, evoca la necesidad de atender y entender las múltiples interseccionalidades que nos atraviesan, como también, las particulares condiciones de pracariedad que rodea a nuestra comunidad e intentar, mediante nuestro interlocutor válido, exigir la accesibilidad a tales derechos fundamentales.

Faltan sus celebraciones, nos queda su lucha

Con la aprobación del Cupo, inevitablemente no podemos no dedicarle unas palabras a nuestras heroínas. Desde SUDAKA TLGBI recordamos a las compañeras Diana Sacayán y Lohana Berkins, que tanta batalla dieron a favor de la diversidad sexual en general, y de las identidades travestis y trans, en particular. Say Sacayán nos decía, al respecto: “Para nosotros es muy significativo, porque tiene que ver con devolvernos la vida de Diana. Un poco de devolvernos la vida, la militancia, el sacrificio y todo el dolor que nos causó su pérdida. Hoy es diferente. Se celebra, precisamente, todo su trabajo, toda su lucha y también es un poco el reconocimiento a su trabajo”.

Diana Sacayán, en articulación con organizaciones sociales, logró en el 2009 las ordenanzas de respeto a la identidad de género en los Municipios de La Matanza, Lanús y Morón. También creó y coordinó la Línea de Inclusión Educativa y Laboral para Personas Travestis y Trans en conjunto con la Dirección General de Cultura y Educación del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, en los años 2008 y 2009, y creó la Cooperativa de trabajo Silvia Rivera. Pero uno de los hechos más significativos y que produjo un antecedente para la aprobación del Cupo laboral para travestis y trans, lo inició en el 2010 con la presentación de una ley de similares características, impulsada por ella misma y aprobada 5 años después en la Provincia de Buenos Aires para que, en sus palabras, “las compañeras tengan por fin un trabajo digno y una vida de día”. Diana fue asesinada brutalmente en el año 2015 y, por primera vez, se investigó la muerte de una activista trans con la carátula de “travesticidio”. Recién tres años después, el asesino Gabriel David Marino, fue condenado por el delito.

Por otro lado, Lohana Berkins fue la primera candidata a Diputada Nacional y creó el primer emprendimiento laboral gestionado y administrado por personas trans, al cual denominó Cooperativa Textil Nadia Echazú. Conformó el Frente Nacional por la Ley de Identidad de Género, que impulsó la sanción de la Ley en el año 2012. Días antes de su muerte, a través de Marlene Wayar, acercó a la militancia una carta escrita por ella que finalizaba: El tiempo de la revolución es ahora, porque a la cárcel no volvemos nunca más. Estoy convencida de que el motor de cambio es el amor. El amor que nos negaron es nuestro impulso para cambiar el mundo. Todos los golpes y el desprecio que sufrí, no se comparan con el amor infinito que me rodea en estos momentos. Furia Travesti Siempre. Un abrazo”.

Es por eso, que hablar de cupo laboral “es hablar de Diana Sacayán, de Lohana Berkins. Es pensar en nuestras compañeras que no pudieron disfrutar de estas conquistas que ellas iniciaron”, como, emocionada, nos decía Flor. “Diana Sacayán para que tengamos la ley en provincia de Buenos Aires, pero siempre junto a Lohana Berkins porque eran hermanas. Entonces, también, la nostalgia es muy profunda porque tenemos cientos de Dianas que nos fueron arrebatadas”, continuó.

Ni Diana Sacayán, ni Lohana Berkins, ni Mariela Muñoz que en la mesa de Mirtha Legrand pidió DNI para sus compañeras en 1997, pudieron celebrar este nuevo derecho conquistado. Pero si algo positivo podemos sacar de toda esta nostalgia que nos describe Flor, es que nos salvamos de ver a la conductora más reconocida del país hacer los comentarios y preguntas más insólitas. ¿Se imaginan? “¿Qué es esto de andar entregando derechos a la comunidad trans? Hay que la-bu-rar”. Sí, Mirtha y toda la audiencia, en eso estamos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *