Día Internacional de la Solidaridad: tejiendo redes dentro de la población travesti y trans

Como cada 31 de agosto desde el año 2002, a partir de un decreto emitido por la Asamblea General de las Naciones Unidas, el mundo conmemora el “Día Internacional de la Solidaridad”. Uno de los pilares fundamentales de nuestra sociedad, en la búsqueda de una sociedad más inclusiva, sobre todo en momentos tan angustiantes y de incertidumbre como los que atravesamos en la actualidad.

De esta manera, desde Agencia SUDAKATLGBI, aprovechamos esta ocasión, para repasar, cómo la organización colectiva de las mujeres travestis y trans ha permitido, en este contexto, generar redes de contención y lazos solidarios para poder afrontar la pandemia.

Por Matías David Rodríguez para SUDAKA TLGBI

Desde que el presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció el inicio de la cuarentena a partir de las 00 horas del viernes 20 de marzo, desde distintas organizaciones como OTRANS ARGENTINA, han tenido que redoblar los esfuerzos para poder contener a la población travesti y trans en la ciudad de La Plata, y en distintos puntos de la provincia.

Una vez más, la organización salió al cruce para las entregas de alimentos, insumos de limpieza, abrigo, entre otros artículos de primera necesidad. Inclusive, gracias a la ayuda de diferentes personas anónimas, desde la Asociación Civil, se pudo mejorar las condiciones habitacionales de Gisela Tapia, una chica trans de 23 años que vive sobre las vías del tren en la localidad de Los Hornos.

La organización colectiva, generó las sinergias para poder brindar toda la ayuda disponible a las travestis y trans de la ciudad de La Plata, pero no se pudo dar abasto. Todo lo que se hizo y se viene haciendo, muchas veces se torna insuficiente, producto de la pobreza estructural que atraviesa gran parte de esta población, y también por la falta de sistematicidad de políticas públicas integrales.

En este sentido, desde OTRANS ARGENTINA, como también de las demás organizaciones que integran la Convocatoria Federal Trans y Travesti Argentina (CFTTA), no han podido responder a la gran demanda de necesidades. Y a su vez, también han tenido que modificar ciertas dinámicas de trabajo; ya que las reuniones, que se llevaban adelante de manera semanal; en la misma línea que otros espacios colectivos de militancia, quedaron suspendidas.

Estas no son sólo espacios de encuentro, sino que se constituyen en un punto convergente donde se ponen en tensión las preocupaciones y necesidades que van surgiendo de la propia dinámica de este colectivo. Donde se generaba un intercambio y una escucha entre las integrantes. Un espacio inclusivo, que ha llevado mucho tiempo para consolidarse y que, desde que comenzó la cuarentena, se ha visto interrumpido.

Dichos espacios, también son esenciales para armar una agenda de trabajo pensada de manera colectiva. Donde cada integrante exponía su punto de vista y en base al criterio de la mayoría se delineaban los pasos a seguir. En el caso de las integrantes de OTRANS ARGENTINA, no poder contar con estos espacios de diálogos, se vuelve una situación compleja. Porque se pierde un lugar clave donde cada una se puede sentir contenida y escuchada.

Al quedar vedado los encuentros presenciales, las redes sociales se han vuelto imprescindibles, para mantener el contacto y ponerse al tanto de las necesidades que van emergiendo. De esta manera, el colectivo travesti y trans ha mostrado una vez más como la organización, la solidaridad y la pertenencia han sido claves para afrontar esta situación tan particular.

En este sentido, desde que empezó a regir la cuarentena muchas travestis y trans que se encontraban en contexto de encierro, a través de esta organización que vela por los derechos del colectivo, lograron obtener la morigeración de sus condiciones de detención, con la posibilidad del cumplimiento de las mismas, en sus domicilios; pero se toparon con otro inconveniente, no tener un lugar donde poder ir.

Fue así, como muchas compañeras se organizaron y se reorganizaron para poder alojarlas. También para darles un plato de comida y abrigo. Una situación muy difícil de sostener, porque la mayoría de las chicas ejercen la prostitución como único medio de subsistencia y se han quedado sin ingresos.

La solidaridad entre las compañeras, demostró y permitió solucionar de manera precaria estos problemas que fueron surgiendo en el transcurso de la pandemia, los cuales no tuvieron una respuesta desde el Estado en sus diferentes niveles. Lamentablemente, día a día, estas sujetas deben generar nuevos mecanismos para subsistir, producto de las necesidades que se van agravando.

Este recorrido, aunque sea escueto, en alusión a esta conmemoración, permite dar un pantallazo, de la situación que atraviesa este colectivo. Pero además, es necesario también poner de relieve que el “Día Internacional de la Solidaridad”, también hace un llamado a los países del mundo a que generen políticas públicas, donde el espíritu de la solidaridad debe ser un valor esencial, si se pretende alcanzar sociedades más equitativas.

En este sentido, podemos preguntarnos, ¿qué políticas públicas con este principio se han pensado para las travestis y trans? Justamente la falta de políticas en materia de salud, educación, vivienda o trabajo, ha llevado a la situación que atraviesa este colectivo. En la actualidad, el gobierno nacional, está mostrando un interés en avanzar en distintas medidas para este sector, sin embargo, hasta que se materialicen, llevará un tiempo.

Mientras tanto, la población travesti y trans, continúa adaptándose a una realidad muy compleja y difícil. La solidaridad, no ha sido un valor que la sociedad ha puesto en juego para ayudar a los que más lo necesitan. El distanciamiento social, se tradujo en el caso de esta población, en más marginación y segregación por parte del resto de la ciudadanía.

Y en esta línea también debemos recordar, que los bienes y recursos que existen, son en función del desarrollo solidario de todes. Y que todes también, tenemos derecho a las mismas oportunidades. Sin embargo, vemos como la sociedad en vez de intentar avanzar hacia un camino de equidad, cada vez se vuelve más desigual.

Pensamos, por ejemplo, en las iniciativas del gobierno nacional, sobre el proyecto de un aporte por única vez a las “grandes fortunas”, que alcanza a 12 mil argentinos que tienen un patrimonio superior a los 200 millones de pesos o la Declaración de Servicio Esencial a internet, la telefonía móvil y la TV paga; los cuales han generado debates en la opinión pública, cargados de falacias por parte de la oposición política.

Podemos ver como la recuperación del rol regulador del Estado, en beneficio de las mayorías es clave para pensar en políticas tendientes a la justicia social. Donde los recursos y servicios tengan tarifas acordes a los ingresos económicos de la mayoría de la ciudadanía Sin embargo, los sectores que concentran la riqueza, intentan desacreditar al gobierno nacional y manipular a la sociedad, para que rechacen estas iniciativas que, por donde se miren, son muy importantes para alivianar el bolsillo en esta época de pandemia.

La pandemia, desnudo que el capitalismo rapaz, ha llevado a que un gran sector de la sociedad -donde está la población travesti y trans- se encuentre en una situación de pobreza estructural y, por el otro, un este sector reducido que concentra la mayoría de la riqueza del país.

En un momento donde la empatía, la ayuda y la solidaridad deberían enarbolarse para tender una mano a quienes más lo necesitan, vemos como ciertos dirigentes, medios de comunicación y grandes empresarios operan para poner a la sociedad en contra de sus propios intereses, y acentuar la rivalidad entre unos y otros.

Esta situación se evidencia, también, en los debates que se instalan de manera sesgada y tendenciosa en los medios hegemónicos respecto a las políticas públicas dirigidas hacia el colectivo de la diversidad sexual, en general, y la población travesti y trans, en particular. Siempre que se pretende dar un avance, tergiversan el debate para que la ciudadanía rechace estas iniciativas, sin ningún tipo de argumentos, o argumentos que en su defecto carecen de sentido común.

Por eso, en este momento de tanta incertidumbre, mientras algunos apuestan al odio y al divisionismo, es importante destacar como otros sectores sociales, apuestan a la mancomunidad, a aunar esfuerzos para intentar tender un puente a quienes más lo necesitan.

Este es el caso de las experiencias que se están dinamisando en todo el pais, llamadas “Campañas Solidaria Travestis y Trans”, las cuales, a través de pedidos a la ciudadanía, se reciben colaboraciones para ayudar a las mujeres travestis y trans que más lo necesitan, a través de depósitos y transferencias bancarías.

Estas experiencias, han acercado a la comunidad travesti y trans al resto de la población, y son la muestra cabal, de la otra cara de este sector, que muchas veces es marginado y estigmatizado por los medios de comunicación y otros actores. A su vez, se convierten en experiencias positivas, porque muchas personas han mostrado sentirse conmovidos por la situación de muchas chicas travestis y trans, estrechando una mano junto a las otras.

A su vez han servido para contener, donde la ayuda del Estado a veces no llega. La solidaridad travesti y trans se abre paso, en un mundo como dijera Lohana Berkins, “de gusanos capitalistas”, y nos marcan el rumbo, entre tanto caos y convulsión. Por eso, en esta fecha, no podíamos dejar de reflexionar sobre como otres -por ejemplo, las personas travestis y trans- están atravesando la pandemia y qué hacemos como sociedad para contrarrestar esta situación.

Sin duda alguna, mientras muches de nosotres estamos en nuestras casas cumpliendo con la cuarentena, la gran mayoría de las personas travestis y trans no tienen trabajo ni vivienda para poder cumplir con esta medida. Sin embargo, el amor, el compromiso y la solidaridad, muestran que son el camino para construir junto al otro y que los discursos meritocráticos e individualistas no tienen que tener lugar, cuando llegue la nueva normalidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *