El asesinato de Pablo Borsato, suma otro crimen de odio en nuestra comunidad

Por Gonzalo Carranza

Las calle de Colón, en el norte de la provincia de Buenos Aires, se vieron empapadas de tristeza cuando en la tarde del domingo 2 de diciembre, Pablo Fullana Borsato de 36 años fue encontrado sin vida, a causa de más de 60 puñaladas de odio. Activista por la comunidad LGTBI y arquitecto, dejó un legado de amor y lucha para sus compañares y familiares. Fue asesinado con saña por gay, por activista, por militante, por defensor de los derechos humanos.

Pablo Fullana Borsato

Sudaka TLGBI tuvo el gusto de conversar con Mariano, referente varón trans de 31 años, que nos explicó un poco el detalle de los hechos: “A Pablo lo encontraron sin vida a las 17:30 del domingo, mucho de los chicos se habían tratado de comunicar con él desde la noche anterior, y era raro que no respondiera. Se suponía que estaría durmiendo, pero pasado el mediodía su primo decidió pasar por su casa y ahí lo encontró ya fallecido. Lo encontraron con más de 60 puñaladas y semidesnudo”, remarcó.

El imputado por el caso es Leonel Fazio, un joven de 18 años que padece de esquizofrenia, una enfermedad mental crónica. Mariano señaló al respecto: “hay varias versiones dando vuelta sobre si Pablo y el asesino salían, si era un levante, si fue un robo o no, que medio ya esta descartado porque se encontró plata dentro de la casa”. Por otra parte, sobre Fazio, el entrevistado añadió: “el chico, ya había estado detenido en la mañana porque intentó violar a una abuela”.

Tras el relato de las hipótesis que se tienen en cuenta para la investigación, Mariano afirmó que: “Para nosotros fue un crimen de odio por las declaraciones del asesino, dijo que lo mató por ser homosexual“. Y prosiguió: “ésto se podría haber evitado, si la Justicia hubiera actuado como debía actuar”.

Leonel Fazio

En la marcha que se realizó el miércoles pasado participaron: el colectivo LGTBI de Colon; el Colectivo Contracultural, donde también militaba Pablo, e innumerables militantes y activistas de la diversidad. Allí, sus amigues y compañeres montaron una gigantografía con su rostro, y sus seres queridos acumulan mensajes de dolor alrededor: “Pablo, ya sabemos que estás en el cielo”, dice uno. “Justicia por Pablo. Basta de violencia”, exige otro mensaje improvisado sobre una cartulina. La marcha fue silenciosa, en modo de homenaje, para pedir el esclarecimiento del caso y  justicia por el asesinato de Fullana Borsato. Asimismo, la marcha también sirvió como punto de partida de otros reclamos históricos del colectivo, la creación de una Secretaria de diversidad, que en la localidad de Colón, no existe.

A pesar de la multitud que ocupó las calles de Colón, la fiscalía de la ciudad aún no declara que el asesinato de Pablo fue un crimen de odio por orientación sexual, ya que está demostrado que no había relación alguna entre la víctima y el victimario. Del mismo modo, al cierre  de esta edición, tampoco estaba descartada la hipótesis del robo, a pesar del poco sustento por falta de pruebas en la investigación del crimen.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *