El colectivo LGTB de Chile, en situación crítica

El colectivo LGTB de Chile se ha visto muy afectado desde el inicio de la pandemia por el Covid-19. La realidad de muches ha cambiado drásticamente y, para dar cuenta de esta situación, SUDAKA TLGBI dialogó con María del Pilar Barrera, presidenta del Colectivo Liberación de Géneros y DDHH de la ciudad de San Felipe, quinta región; y con mujeres trans que se encuentran detenidas en el centro D del CCP de Curicó, en pésimas condiciones habitacionales. Quienes, además, brindaron con sus testimonios detalles sobre la situación crítica que sigue atravesando el colectivo en el territorio chileno.

Por Gonzalo Carranza

María del Pilar Barrera, es activista por los Derechos Humanos, y en exclusiva, dialogamos con elle sobre la situación de extrema vulnerabilidad que está atravesando el colectivo trans y travesti en San Felipe. Al respecto nos decía: “En Chile las cosas no están muy bien, a pesar que hemos recibido un apoyo enorme de la comunidad, al principio repartíamos 100 raciones de alimentos y ahora estamos cerca de las 400 comidas, los días viernes y domingos. Es algo histórico para nuestra provincia, porque la comunidad LGBT ha demostrado que en dos días pueden repartir más de 800 raciones de alimentos, un hecho muy significativo para nuestra militancia. Nosotras visitamos los campamentos, las chozas y los puentes donde están nuestres compañeres”, afirmó. 

La Municipalidad de San Felipe aportó alimentos solo para el mes de agosto, lo que causa incertidumbre dentro de las organizaciones LGTB. No se informó si la ayuda social tendrá continuidad para las más de 800 personas que reciben raciones de comida. Esto se suma a la falta de compromiso por parte de la municipalidad, que en el Memorándum N°10 se comprometió a fundar la Oficina Antidiscriminación. Desde el Colectivo Liberación de Géneros y DDHH de la ciudad de San Felipe hacen un llamado al intendente para que cumpla con los compromisos pactados; y convocan a la comunidad a que les acompañen en la actividad que se realizará el próximo 7 de agosto. 

En ese sentido, Maria del Pilar, junto a las organizaciones que la acompañan, denuncian que las autoridades avanzan a medias en apoyo social para el colectivo. El municipio entrega enormes cantidades de comida a organizaciones sociales, y a la comunidad LGTB, que reparte más de 800 raciones, solo reciben una parte de esos recursos. Desde las agrupaciones entienden que el municipio ha gastado mucho dinero, en un contexto sumamente hostil, en ayuda social y sanitaria. Pero, la mayoría de la ayuda que reciben proviene de civiles que se acercan a donar. De esta manera, remarcó: A los sectores LGTB se les entregó una miseria, en comparación de la ayuda que recibieron el resto de las organizaciones sociales”.

Y en línea con lo anterior, agregó, Ya lo he dicho en varios medios de Chile, que por favor entiendan; desde el presidente de la República hasta el Alcalde de mi comuna, que el pueblo está pasando hambre y tiene necesidades urgentes. Las miserias han llegado, hemos tratado de hacer todo lo posible, golpeado puertas y buscando ayuda para paliar la crisis. Le agradecemos a la Alcaldía que nos haya prestado una dependencia, gracias a eso hoy contamos con una sede por tres meses que luego de eso debemos entregar. En este espacio preparamos los alimentos y podemos juntarnos para organizarnos. La crisis económica que afecta a Chile va a traer mucha miseria entre la comunidad LGTB y tenemos que estar preparades para avanzar y levantarnos”, explicó la presidenta del Colectivo de Liberación.

Desde el colectivo LGTB temen que se aproxime un segundo estallido social en territorio chileno. Explican que hoy en día, la sociedad de Chile se ve atravesada por diferentes problemáticas, entre ellas, la pobreza en la comunidad LGTB es un tema de suma importancia que preocupa mucho a la dirigencia. Todas las mujeres en situación de prostitución están cesantes, están sin trabajo y pasando hambre. La olla del pueblo que se viene organizando hace meses es sostén para muchas, pero aún no se sabe de forma concreta cómo se sostendrá en el tiempo por falta de recursos. “No hemos recibido plata de ningún gobierno regional, el gobernador de San Felipe es un estadista de derecha homofóbico, y no hemos podido dialogar nunca con él”, remarcan desde la directiva del Colectivo de Liberación.

Denuncian que la aproximación de estos estallidos proviene del malestar generado por el gobierno. En este último tiempo, se han destruido empleos y todo lo que se puso en su camino. Las organizaciones instan, que en el momento adecuado, la comunidad LGTB deberá levantar sus banderas. “Tenemos voluntad de sentarnos en una mesa de diálogo con todos los sectores políticos de mi provincia, hago un llamado al Alcalde y al Gobernador para que nos sentemos a conversar. Evitemos que la gente salga a la calle, la está pasando mal, la gente está pasando hambre”, concluyó Maria del Pilar.

Situación del colectivo LGTB en las cárceles chilenas

La situación de extrema vulnerabilidad que está atravesando el colectivo LGTB, en contexto intramuros, se exacerba. Las cárceles están en pésimas condiciones habitacionales: ambientes inundados, instalaciones eléctricas peligrosas, y situaciones de violencia que se traducen en el trato homo y transodiante, por parte de los gendarmes. 

Al respecto, conversamos con una testigo de identidad reservada, para dar cuenta de esta situación: “estamos inundadas desde hace años, en todos los inviernos las chicas de acá viven con la humedad que brota del suelo y el frío insoportable. Asimismo, en el último tiempo, he sufrido represalias por reclamar nuestros derechos por parte de los gendarmes y los tenientes. Me han abierto un informe por manifestar las condiciones donde vivimos”, señaló quien, actualmente, se encuentra privada de su libertad en el Centro D del CCP de Curicó.

Y continuó: “Nuestro comedor, donde habitamos la mayoría del tiempo, está empapado de humedad. Tenemos que sacar el agua por la alcantarilla que, luego de un tiempo, se tapa y los residuos salen para el exterior. Nosotras no queremos vivir más en estas condiciones, necesitamos un trato digno como personas”. 

Les residentes del centro, denuncian que están cansadas de que las traten con comentarios discriminatorios violando sus identidades autopercibidas. Además,  recalcan los faltantes de medicamentos para el tratamiento de VIH que necesitan sus compañeres que conviven con el virus. Sumado a la gravedad que ocasiona a estas personas estar, permanentemente, expuestas a la humedad, provocando que otras enfermedades afecten su salud de forma rápida. Por caso, “Tenemos a un compañero enfermo hace tres días, no sabemos si es coronavirus y él necesita atención sanitaria de manera urgente”, señaló la entrevistada

La denunciante, que prefirió mantener su identidad bajo el anonimato por las posibles represalias por parte de los funcionarios, manifiesta que han sido excluidas de los talleres de reinserción social y están todo el día encerradas a causa de la discriminación que sufren dentro de los muros: “para los gendarmes, nosotras somos “machos” y, eso viola cualquier tipo de estatuto en la privación de la libertad. Exigimos nuestras horas de esparcimiento social por fuera de nuestras celdas”.

De esta manera, la situación que atraviesa el colectivo LGTB chileno, es acuciante. La falta de políticas públicas específicas, traducidas en la falta de respuestas a las condiciones de extrema vulnerabilidad -que se exacerban para el caso de las compañeras en contexto intramuros-, demuestra una vez más la necesidad de declarar el estado de emergencia. Demandas que se hacen eco en otras latitudes del territorio latinoamericano y el Caribe, y que señalan la urgente disposición y gestión de recursos para estos vastos sectores de la población. Para aquellos que, de manera sistemática, siguen sufriendo el desamparo, la desprotección y la violación a sus derechos fundamentales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *