“Estamos en plena lucha, no podemos descansar, no nos dejan descansar”: Día internacional de la visibilidad trans ¿Para festejar o reivindicar?

Por Aradia García

Hoy, 31 de marzo, es el Día Internacional de la Comunidad Trans, es una efeméride que nace con un espíritu reivindicar las memorias y, por sobre todo, para generar visibilización y sensibilización en contra de toda violencia y discriminación que viven las personas trans en todo el mundo. Vamos con un poco de historia, este día fue acuñado por la activista trans de Michigan Rachel Crandell en 2009, como una reacción a la falta de días de fiesta LGTBI+ que celebran la visibilidad de las personas trans, ya que la única conmemoración conocida el colectivo travesti/trans, era el Día Internacional de la Memoria Trans, que tiene como objetivo recordar a las personas víctimas de crímenes de odio por su identidad de género.

¡Al odio biologicista y fundamentalista, resistencia transfeminista!

Desde SUDAKA TLGBI, nos comunicamos con la activista trans cordobesa y Vicepresidenta de la Convocatoria Federal Trans y Travesti Argentina (CFTTA), Ivanna Aguilera, quien nos contaba, al respecto que “Es un día para reivindicar toda nuestra lucha. Aquella que continua, que es constante y que no te da tregua. Las políticas de emergencia y sanitarias se llevan adelante por el Estado, siguen siendo pensadas para varones y mujeres hetero-cis. Lamentablemente, siguen haciendo políticas de emergencia sin pensar en las disidencias”, relató a este portal web.

Asimismo, agregó que “El día de hoy lo vivo así de pie, luchando para poder adquirir el derecho de poder trabajar. Las políticas que saca el Estado para nuestra población son parches. Bienvenidos sean los planes, los bolsones de alimentos para las compañeras, bienvenido sea la ayuda económica. Nosotras, nosotros y nosotres, aspiramos a tener inclusión laboral ¡REAL!, queremos trabajar y elegir de qué queremos trabajar. Para poder, el día de mañana, formarnos y ejercer aquel derecho que tienen todes, de poder trabajar”, enfatizó.

Por otro lado, su par matancera, la activista travesti y abolicionista Florencia Guimaraes, aseguró que “Desde mi identidad, debo decir que más allá de que sea el día de la visibilidad trans, me parece muy importante incorporar la identidad travesti. Teniendo en cuenta el contexto latinoamericano y, por sobre todo, desde nuestra identidad trava argentina. Es uno de los pocos países donde la identidad travesti se sigue sosteniendo. Por decirlo de alguna manera, es una identidad madre  de todas las batallas de lucha. Más allá de que comprendo el paragua que usa la academia para definir a todas en un mismo término que es lo trans. Creo que si hablamos del día de la visibilidad, no podemos omitir a la identidad travesti”, expuso la referente de la Casa de Lohana y Diana.

[TAL VEZ TE INTERESE: Políticas de cuidado trans- comunitario]

A lo largo de la entrevista, ambas activistas coincidieron que es un día para reivindicar todas las luchas y todo lo que ha conquistado el colectivo travesti/trans en Argentina. Desde el acceso a la identidad, a través de la ley de Identidad de Género sancionada en 2012, la ley de Cupo Laboral Travesti/Trans: “Diana Sacayán”, en 2015. Y por sobre todo, la derogación de los códigos contravencionales en las diferentes Provincias del país. Sin embargo, señalan que “aún nos falta tantas otras a nivel de la sociedad, debido a que tiene una deuda histórica hacia nosotras”.

En este sentido, Aguilera cuenta sobre la red de contención y de solidaridad que se viene creando, donde asegura que esta pandemia “Nos encuentra luchando, como lo venimos haciendo siempre. Conteniéndonos entre nosotras, creando una red que no existe, que se ha formado a través de la buena voluntad  y del amor que se tiene de la una para la otra. Por ser trans, la empatía que tenemos por el otro y la otra, porque sabemos en carne propia y en primera persona cuáles son nuestras necesidades. Por eso, hoy es un día que tenemos que reivindicar, porque estamos en plena lucha, no podemos descansar, no nos dejan descansar”, sentenció.

Históricamente, un reclamo central de los movimientos de la diversidad sexual, pero principalmente, el colectivo travesti/trans en argentina, es el pedido de no sólo estar en la agenda política, sino también en las agendas emocional de todes. Para que la sociedad intente, de algún modo, hacer piel las múltiples marcas de violencias que se han quedado en nuestras cuerpas. Como señala Florencia Guimaraes, “La sociedad se encargó de asignarnos un lugar al que muchas veces llegamos y no podemos salir”, cuando se refiere tácitamente a las violencias dentro de los sistemas prostituyentes.

Tal vez,  esta pandemia genere aquello que al movimiento travesti/trans en argentina le hace falta: romper con muchos mecanismos patriarcales que tenemos internalizados y dejar las competencias, los egoísmos y los egoísmos políticos.

[Tal vez te interese: AISLAMIENTO Y POLÍTICAS PÚBLICAS: ¿Cómo enfrentan la cuarentena las travestis y trans en Argentina?]

 Para finalizar, Guimaraes asegura que “Tenemos que llamar a la unidad, para construir algo muy grande, para que podamos acceder a los Derechos Humanos que nos fueron cercenados. Pero sobre todo, para pensar a las futuras generaciones de travitas y trans, de compañeres trans, pensado las que estamos hoy, por las compañeras adultas mayores que son muy pocas. Tenemos que visibilizar la historia de aquellas compañeras que nos fueron arrebatadas: por Lohana Berkins, Diana Sacayán, Maite Amaya, (Claudia) Pía Baudracco. Creo que tenemos que visibilizar también a nuestras compañeras que han luchado incansablemente hasta el último día de sus vidas para poder transformar un poco la realidad de nosotras”.

Entonces ¿Es un día para reivindicar o festejar? Sin duda, la historia misma ha dejado marcas imborrables en la fibra social más profunda de nuestras identidades, donde las violencias simbólicas, institucionales y la expulsión/exclusión social han tenido un rol protagónico de marcarnos, para ser quienes somos.

Se trata de un día para visibilizar, honrar, militar y reivindicar las compañeras travestis que ya no están. Por las compañeras que están privadas de su libertad, que no pueden acceder a los derechos humanos básicos y están en contextos de sumo hacinamiento dentro de las cárceles. Por aquellas travestis/trans de los barrios, pobres que luchan a diario para ser quienes son. Y por nosotras, la nueva generación de travitas y trans, quienes nos debemos un día de reflexión para poder pensar en nuestra historia y cuestionar aquella historia “oficial” que nos quieren contar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *