Finalmente reparadas

Por Aradia García 

Finalmente reparadas es una obra de teatro que da a conocer la historia de 5 mujeres trans de Rosario – Santa Fé, Argentina, que fueron víctimas de la violencia Estatal de la última dictadura cívico/eclesiástica/militar. Una producción pensada para reflexionar y  cuestionar la historia oficial, donde se pone en escena la vivencia personal de femenidades travestis y trans, en esa época, y que al mismo tiempo da cuenta de una lucha colectiva. En este sentido, la resignificación política e identitaria, nace de una manera incipiente en estos espacios de disputa del un poder heteronormado, sexual, y por sobre todo, del deseo persona de ser quienes son. 

[TAL VEZ TE INTERESE: La incasable lucha por Memoria Verdad y Justica para la población LGT] 

Esta obra de teatro, bajo la dirección de Omar Serra, con una producción de Pamela Rocchi, está ambientada en la ciudad de Rosario. Narra la historia de 5 sobrevivientes de una generación marcada por el exilio, la desaparición y la muerte; víctimas de un accionar político que accionó con particular ensañamiento la persecución y represión hacia ellas. 

Sudaka TLGBI dialogó con Marzia Echenique, actriz de la obra, donde relató que al principio fue duro volver a revivir todo lo que sucedió en aquella época, sobre todo abrir esos cajones que nunca pensó volver abrir. En este sentido, contó que “Pensamos esta obra de teatro para que nosotras podamos contar esta historia y que no se vuelvan a repetir. Quizás lo que nos dieron a nosotras no fue una reparación, pero nunca van a reparar lo que nos han hecho, nuestras heridas siguen abiertas y a nuestras familia también”, relató. 

[TAL VEZ TE INTERESE: Que la calle nos encuentre en cada lucha] 

Asimismo, agregó que” he sufrido mucho el desarraigo, como muchas compañeras. Esta obra de teatro tiene que ser un posicionamiento para que se construyan una nueva vida para mujeres trans en Argentina. La primera vez que hice  la obra me quebraba siempre, pero Omar siempre me dijo que el arte ayuda a cerrar heridas y así lo tomé”. 

A lo largo de toda la obra de teatro relata momentos históricos que vive y vivió el colectivo travesti y trans en Argentina: Desde una escena que interpela con detenciones arbitrarias, donde pasan situaciones de violencia institucional y también violaciones sexuales. Hasta momentos tan emotivos donde la música aparece como un oasis de anhelo tan perenne en muchas de las mujeres travestis y trans. 

La cultura y arte, desde una mirada de la performatividad de los géneros y las cuerpas, aparece como un bastión de resistencia y una trinchera constante, aun más en estos tiempos. Finalmente reparadas, es esto: una lucha para no volver nuca más a los crímenes atroces de lesa humanidad. Como dice Marlene Wayar, para no volver a un identicidio social. Es, desde otro punto de vista, un punto álgido para que las futuras generaciones de travestis y trans puedan  vivir, como lo expone la obra de teatro, una vida llena de sus deseos y digna de ser vivida.  

En palabras de  Claudia Vásquez Haro  “Las identidades travestis y trans tienen que desarrollarse en ambientes no hostiles, ni  tóxicos, tenemos que asumir y expresar nuestras identidades de género en libertad y con la presencia del Estado que implemente de políticas públicas, que beneficien a las nuevas generaciones  y repare todo el daño causado a las travestis y trans sobrevivientes, herederas de una generación diezmada a quienes se les vulnero y violo sus derechos humanos, a través de los códigos de faltas/ policiales, y la  discriminación en las escuelas, hospitales, las cárceles, entre otras, es decir a través de la violencia institucional”.  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *