Habitar la piel drag: el desafío del binarismo de género desde el artivismo

Por Christian García

Como cada 16 de Julio, el pasado jueves se celebró un nuevo aniversario del Día Internacional del Drag. Ser Drag Queen, Drag King o Transformista, consiste en montarse exacerbando los rasgos corporales y estéticos del género. Casi como una parodia de los límites, la estética Drag desafía el binarismo, incorporando caracterizaciones extremas como combinar un maquillaje ‘femenino’ con una presumida barba o exhibiendo un escote en el que los pelos en el pecho invitan más a la mirada que las propias tetas.

Kim Chi, ex participante del reality show de Rupaul, tuiteó hace tres años atrás: “Si podes nombrar a cada drag que participó en Drag Race, pero no podes nombrar 10 Queens locales, no sos fan del drag, sos fan de Drag Race”.

SudakaTLGBI conversó con tres artistas de Córdoba que en la calle, en las redes, en los escenarios y en las pistas militan sus causas con tacones de punta, sus pestañas arqueadas y sus performances que habilitan nuevos espacios de goce y redefinen constantemente los sentidos de la cultura.

Tarde Marika es un espacio que ya lleva tres años en escena. Reúne a un grupo bastante heterogéneo de drag queens que realizan distintas intervenciones y actividades: talleres drag, desfiles en la vía pública, documentales, fiestas pop con artistas de la movida disidente independiente, y últimamente, a causa de la pandemia, debieron adaptar varios de sus proyectos a la virtualidad. Una de esas adaptaciones son las “LectuDrags”, ciclo de lectura que desde las distintas plataformas digitales ofrece esos textos que le discuten hasta a los mismos géneros literarios: Danni Umpi, Ioshua y, por supuesto, la Susy Shock, traviarca Matrona, son las plumas que se hacen voz en estas Maricas.

Sidiosa es parte de Tarde Marika de la misma manera que Tarde Marika es parte de Sidiosa, proceso de sanación dice ella. Si bien realiza el arte del drag hace tres años, a mitad del camino se rebautizó a sí misma: “Me diagnosticaron VIH positivo y Sidiosa fue mi respuesta política y artística”. En ese sentido, considera que su alter ego nace como un proceso de “reconstrucción, con intención de amigarme con mi diagnóstico y mi devenir marica”.


Por otro lado, Betty La Cueva como drag se siente mucho más desinhibida y más divertida. “El efecto de montarme me vuelve más impune de hacer y decir cosas que son políticamente incorrectas”. En Betty La Cueva, el maquillaje drag no oculta, no tapa: “revela lo que hay adentro mío”.

Pero las representaciones de mujeres o Queens, no son las únicas que están interviniendo la ciudad de Córdoba. También están quienes se definen como Drag King, como en el caso de Limado León, quien pertenece al espacio El Club de Los Cagones. León, que creó a su personaje en el cumpleaños de una amiga, donde quería obsequiarle una performance y decidió actuar. “Terminé dándole nombre a mi alter ego en un taller del Centro Cultural España Córdoba que hicieron dos compas drags de Casa Brandon de Buenos Aires”.

Hay algo en lo que coinciden les tres: consideran a la cultura del drag como algo que va mutando y se va adaptando a las necesidades del contexto: “Es un momento de reflexión, de cuestionamiento, de poner en tensión lo impuesto. Poder expresarnos libres, poder reflexionar en que hay otras posibilidades de hacer arte, de sociabilizar, de comunicar”, comentó Sidiosa a esta Agencia. Betty agregó que la definición es mucho más amplia, personal y que “atraviesa a cada une desde diferentes aristas”.

Si bien es cierto que el consumo drag va creciendo en nuestro país debido a la importación de producciones extranjeras, puede resultar bastante beneficioso a la hora de desafiarse a une misme para hacer algo completamente distinto. “El drag tradicional viene de la vieja escuela con un grupo de gente que la arma y la desarma cuantas veces quiere. Y eso me parece válido también – comentó Sidiosa – porque hace que se replantee otros modos de hacer drag. Tarde Marika plantea otro paradigma de repensar la práctica drag en colectivo”, haciendo alusión a las experiencias competitivas que reproducen lógicas de éxito y productividad individual. “Lo pensamos en términos de igualdad, de horizontalidad de construir nuestro alter ego drag en conjunto. Con Tarde Marika nos permitimos ser las raras, las bichas, las feas“. En la misma línea, León agregó: “Para mí como drag king es súper importante habitar un lugar tan conservador  – por el lugar de los varones- y poder desafiar esa norma con todo lo que implica, tanto en la calle como en eventos o a través de las redes”.

C.G. – ¿En qué se diferencia o en qué se caracteriza la cultura drag cordobesa de lo que estamos acostumbradxs a consumir en medios hegemonicos? ¿Qué significa para ustedes ser drag en una ciudad como Córdoba?

– Betty: Una de las principales diferencias tiene que ver con lo económico. Además, en EEUU y en México,  hay mucho más consumo de la perfomance drag, por lo que hay una mayor inversión. Pero esto no significa necesariamente que sea contenido de más calidad. Puntualmente en Córdoba para mí falta más educación en el público y en las producciones; el público tiene que aprender a consumir calidad; y las producciones tienen que aprender a valorar esa inversión que implica ser y hacer drag. Entender que le performer se capacita, se prepara, invierte en vestuario y maquillaje para ofrecer lo mejor.

– Sidiosa: Hacer drag en esta sociedad es una doble cuota de responsabilidad y esfuerzo. Implica también militancia y visibilidad que muy pocas nos atrevemos a transitarla.

C.G. – ¿Cómo vinculan el arte drag con la militancia?

– León: Creo que el habitar la piel drag es hacer militancia. No tenés que saber de una cosa u otra, sino habitar los espacios públicos con conciencia.

– Sidiosa: Así como lo personal es político me parece necesario entender que hacer drag también es político. Montarse es poner en tensión los cánones hegemónicos de representación de lo que es ser hombre y mujer, los ideales binarios.

C.G. – En los últimos años, hubo un creciente número de personas que se draggea para ir a fiestas, pero también para militar en la calle y a través de las redes sociales. ¿Por qué crees que es eso?

– Betty: Creo que es fundamentalmente por dos factores: por un lado se puso de moda, lo que hizo que la movida llegue masivamente a un público que no consumía, que no tenía idea de qué es el drag y que de a poco se animó a experimentar y descubrirse. El drag busca, entre otras cosas, la exploración del género como un constructo social y trata de borrar la barrera binaria. Por otro lado, es una herramienta muy visible, que hace mucho ruido visualmente, y no pasa desapercibida. Entonces, se toma esta visibilidad para hablar de lo que cada une considera importante.

A Sidiosa le gustaría que el drag se considere una práctica artística verdadera, donde a cada artista se le pague lo que corresponde y no la miseria que ofrecen los empresarios o quienes las contratan: “Muchas veces hemos recibido migajas que tuvimos que repartir en la grupa”. Y nosotrxs, deberíamos cuestionarnos qué tipo de público somos: ¿Valoramos los costos, el esfuerzo, la valentía y el mensaje que nuestrxs artistas locales nos ofrecen para nuestro entretenimiento?

León desea que podamos percibirnos más allá de lo asignado. Y frente a la pregunta de cómo sería una “sociedad ideal”, comentó que “sería un lugar lleno de brillos, runways y comidita rica. Con marihuana  y aborto legal”.

A Betty le gustaría una sociedad en donde el drag llame la atención como expresión artística, más que por “no tener derechos y salir a luchar por quienes no tienen voz y son invisibilisades; una sociedad donde une drag pueda salir a la calle sin miedo a que la violenten, y que si le gritan desde un auto, sea para decirle que su look es un fuego, y no para decirle puto de mierda. Una sociedad que se cuestione constantemente sus privilegios y trabaje para que todes tengamos las mismas oportunidades. ¿Utópico? Puede ser, pero no por eso dejo de desearlo…”

Tal vez te interese:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *