“Hijas de la Luna”, una banda con aires de cambio

Hijas de la Luna se conformó hace 6 años en la ciudad de Río Gallegos, capital de la provincia de Santa Cruz. En el 2019, sacaron su primer álbum, titulado Wicca. Con mucho esfuerzo, recientemente estrenaron su primer clip “Aquelarre”, en el que el feminismo y la sororidad lo atraviesan conceptualmente, como a todo su material discográfico.De cara a un nuevo 8M, desde Agencia SUDAKA TLGBI conversamos con las integrantes de Hijas de la Luna: Fernanda Becerra, en voz; Nazarena Gardoqui, bajista; Antonella Alanís, baterista; Agostina Romero, guitarrista; Candela Ulloa, trombón; Belén Mini, trompeta y en saxo Sol Márquez y Romina Ramírez. 

Por Matías David Rodríguez para SUDAKA TLGBI

Con respecto al 8M, Hijas de la Luna coincide que es una fecha donde no hay “nada que festejar”. “Nos siguen matando, las denuncias, se archivan y los femicidios van en aumento. Por esta situación, esta fecha nos encontrara marchando junto a todas las mujeres del país. Desde aquí, en las puertas de la Casa de Gobierno, estaremos compartiendo nuestras canciones”, detalló, Gardoqui. Además, agregó que “el feminismo, es la base de cualquier mujer luchadora en la conquista de derechos y nos enseñó a tejer redes y trabajar a la par como banda y otres artistas”.

De allí que nos decía la guitarrista de la banda: “No estamos conforme con los modelos actuales, por eso apostamos a la transformación y el cambio”. Y agregó, “Consideramos nuestra música, como una denuncia a las fallas que vemos en la sociedad y que están naturalizadas.  Por eso, creemos que, con nuestras letras, visibilizamos lo que ocurre diariamente y hay que transformar”.

En palabras de sus integrantes, el feminismo apuesta a la igualdad y la sororidad, es la madre que abraza y contiene a este movimiento. “La idea de comprender el proceso de cada una, respetarlo y tener la capacidad de sentir lo que siente la otra compañera; para mi es fundamental, afirmó Gardoqui y agregó, “debemos militar los vínculos sanos e ir despojándonos de tanta violencia”.

En este sentido, la riogalleguense comentó que se “han propuesto crear sus propios espacios artísticos”, libres de “violencia machista y abusadora”.  A su vez, sostuvo que “la búsqueda no ha sido fácil, sobre todo en esta ciudad.  Sin embargo, con esfuerzo hemos ido venciendo esas barreras y van apareciendo propuestas autogestivas para seguir militando nuestro mensaje, mediante nuestras canciones”.

La Luna, las brujas y el feminismo

A lo largo de la historia y a través de la cultura, el arquetipo de la imagen de la mujer se ha asociado al satélite del planeta tierra. Esa imagen, se ha justificado en los ciclos menstruales y equiparado con los cambios que experimenta el astro. Dimensiones como la empatía, la intuición y la esfera del mundo emocional son características asociados a la feminidad.

Sin embargo, puede que la asociación con la luna tenga que ver con esas cuestiones y mucho más. Las mujeres, que eran hijas de la Luna, entendían de ciclos, corrían junto a los lobos y eran sabias en el plano medicinal. En el pasado, se llamaba brujas o hechiceras a las mujeres que sabían de los secretos de la naturaleza, de las plantas, de cómo traer hijes al mundo. Quizás, se trate de las primeras feministas de la historia y su persecución se justificó por su saber en el uso medicinal de las plantas. Sus habilidades en la sanación, su labor como parteras y también, como enfermeras, fueron motivos de su persecución, tortura y asesinato. Pero, además, el mote de “hereje”, vino asociado por no venerar el sistema religioso y patriarcal.

“Hijas de la Luna, era una comunidad de mujeres que vivían en el bosque, imitando las dinámicas de la comunidad de los lobos y se criaban en manadas. Abastecían sus necesidades con la naturaleza, compartían saberes de medicina ancestral con hierbas, tanto para las cosechas, como para los rituales de sanación, se regían bajo la influencia lunar”, especificó Gardoqui. 

Por estas razones, es que las integrantes decidieron llamarse Hijas de la Luna.  “De alguna manera, refuta nuestra conexión y hermandad como seres que conviven, aprenden y sanan juntas. Y lo damos a conocer, mediante este canal de expresión tan rico que es la música”, expresó la artista.

En sintonía, el nombre del video clip “Aquelarre”, engloba y resume el espíritu de lo que estas mujeres quieren decir con este EP.  Apelando al significado que históricamente está asociado a las brujas, se propusieron resignificar el estigma social dado al concepto como la práctica.  El video, es una propuesta e invitación a la demostración de otros valores que engloba el aquelarre; como la unión y apoyo que existe entre las mujeres. “Por eso lo elegimos, como aquellas brujas que lucharon, hoy seguimos nosotras luchando por igualdad de condiciones”, explicaron las integrantes.

“Cuando era una bruja también fui juzgada. No nos quemaron por malas, fue por ser inteligentes, nos quitaron nuestras vidas por sembrar revoluciones ayudando a otras mujeres a que vivan libremente”, expresa la letra de la canción, con un claro mensaje sobre la historia de las luchas de las mujeres.

El presente y el futuro

Como otres artistas del ámbito nacional y mundial, la banda también se vio afectada por la pandemia.  Las medidas de aislamiento, llevaron a las integrantes a idear un plan para cumplir con el sueño de lanzar su primer videoclip. “En ese momento, las restricciones de juntarse estaban muy presentes, por lo cual debíamos cumplir con todos los protocolos. La mayoría de las escenas, las filmamos al aire libre, en varios sectores de la ciudad de Río Gallegos”, explicó Ramírez.

En este sentido, el video, se filmó en dos días de rodaje en plena pandemia. Se editó en noviembre del año pasado, luego de tres meses de largas horas en el estudio. Para que el mismo, cumpla con el concepto que se tenia planificado desde un primer momento.

A su vez, para poder cumplir el sueño de cerrar la grabación del disco con una presentación visual, la banda trabajo con dos profesionales más. Gardoqui, explicó que “en este proceso participaron Belén Ortega y Natalia Serrano, dos mujeres super creativas y maravillosas. Ellas, se encargaron de la producción del video y de las técnicas de filmación. Junto a ellas sólo parte del equipo pudo estar en el estudio, para cumplir con el protocolo”.

Por otro lado, Sol Márquez, otra de las integrantes, comento que “como banda conformada por mujeres en el sur del país, es difícil hacer llegar nuestra música a todas partes. Si bien, hoy existen plataformas digitales, nos encontramos lejos de sitios donde hay un alto espectro en relación a las presentaciones en vivo, donde podamos tocar y de esa manera dar a conocernos fuera de la provincia”.

Las “Hijas de la Luna”, detallaron que “tienen mucho material” y que “continuará componiendo”. Y finalizaron, “seguiremos luchando por las pibas y militando para generar empatía dentro de nuestros espacios, para que sean seguros y sobre todo, libres de violencia”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *