Honduras. Violencia policial, secuestros extorsivos y criminalización.

Por Julio Villafañe para SUDAKA TLGBI

La Asociación de Derechos Humanos Cozumel Trans denuncia y reclama por la liberación de la militante Simoneth Medina, detenida ilegalmente el 9 de diciembre pasado por las Fuerzas Nacionales Antimaras y Pandillas, institución creada por el presidente Juan Orlando Hernández durante el año 2018, para combatir el narcotráfico y el delito organizado.

La denuncia que realiza la asociación hondureña, es por las condiciones de la detención, y además, por observar, en su trabajo territorial, similitudes en los procesos llevados a cabo, que podrían ser indicadores de graves irregularidades por parte de los efectivos de este cuerpo especial.

Denuncian que las detenciones se realizan sin orden judicial, incluso cuando el procedimiento implica ingresar al domicilio de las personas (en su mayoría jóvenes), y la violencia aplicada llega hasta amenazas a familiares o golpes frente al resto de les integrantes del domicilio. Estas conductas se manifiestan con la excusa de obtener de les detenides, una pretendida información sobre las pandillas y/o sus integrantes, objetivo que, de no conseguirse, deviene en la imputación de cargos por encubrimiento y puede llegar a la condena con pruebas falsas, aun cuando no mediara investigación o denuncia previa.

Rihana Ferrera Sánchez, directora de la asociación, indicó que desde Cozumel trabajan con la población vulnerable, especÍficamente, personas travestis y trans pero no de manera excluyente, lo que les permitió observar en distintos casos, la persistencia de estas irregularidades y estrategias para justificar un allanamiento, una golpiza, una detención e incluso una condena. Las pruebas que se presentan ante el juzgado son similares en casi todos los casos, y en la mayoría de ellos, las personas detenidas son jóvenes y personas travestis y trans provenientes de los sectores más empobrecidos y vulnerabilizados de la sociedad. Esta política solo consigue la criminalización de la juventud y de las personas que integran esta población en particular. Riahana también indicó, que el Estado hondureño abona a esta Fuerza Antimaras y Pandilla un bono extra por persona detenida, que calcula en un monto promedio entre 200 y 300 dólares (6.000 lempiras en moneda local).

Simoneth Medina es una activista y defensora de los DDHH, integrante activa de la Asociación Cozumel, está estudiando, y es artista callejera, baila zumba en una plaza donde recibe las colaboraciones de la gente. Actualmente se encuentra detenida cumpliendo una condena de diez años por los cargos de tráfico ilícito de drogas y extorsión continuada. La otra persona que fue detenida con ella, solo carga con la imputación por extorsión simple, lo que significa, para Rihana Ferrera, una doble criminalización por su identidad de género. Simoneth no solo no tiene antecedentes en los que se pueda basar el cargo de extorsión continuada, sino que además, entre las pruebas presentadas, se le atribuye un teléfono celular que no es de su propiedad porque ella no utiliza este tipo de dispositivos móviles.

El encarcelamiento, para Medina, significó una perpetuación de las violencias recibidas desde la detención. Detenida junto a personas consideradas de alta peligrosidad, la activista fue obligada a vestirse con ropa asignada para el género masulino, tuvo que padecer el corte de su cabello bajo el grito de “te vas a hacer hombre”, y ha tenido que resistir intentos de ataques más violentos y agresivos para su integridad física.

Asociación de Derechos Humanos Cozumel Trans es una organización de la Sociedad Civil que trabaja en el acompañamiento, asesoramiento, seguimiento y monitoreo por el fomento y cumplimiento de los Derechos humanos de personas travestis y trans y en situación de vulnerabilidad. Trabaja de manera articulada con organismos internacionales e institucionales para poder garantizar a las personas representadas el acceso a sus derechos. Frente al caso de Simoneth, debieron aguardar hasta el inicio de las audiencias para poder obtener una entrevista ya que se imposibilita realizar, constantemente, la visita al establecimiento penal, incluso, en primeras instancias, efectivos del establecimiento negaron que Simoneth Medina estuviera en el lugar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *