La construcción de la identidad y la cuestión migratoria: Dos caras de una misma moneda

Por Aradia Garcia

Argentina ha sido pionera en cuestiones de género y derechos humanos, principalmente entendiendo al género como una construcción social y cultural de nosotres mismes. En este sentido, Koral Flores cuenta cómo se construyó a partir de que tuvo que migrar, dejar atrás un pasado de violencia y discriminación para así poder proyectarse y embarcarse en un proyecto de vida.

Flores es una joven peruana estudiante en Comunicación Popular. Pero se destaca por ser una mujer trans y de pueblos originarios: ”Cuando llegué a este país, me sentí como si hubiera llegado a un pueblito de Perú. Es decir, no me sentí ajena, no sentí que estaba en otro lugar”, aseguró en una entrevista realizada por este portal web.

En el 2012, Argentina aprobaba una de las leyes pioneras en el mundo. Se trata de la ley 26.743, conocida como Ley de identidad de género, donde en su artículo n° 2 señala que “se entiende por identidad de género a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo”.

Para millones de personas trans esta ley, ha significado un cambio de paradigma en relación a la igualdad de derechos, debido a que por primera vez en la historia se generó un piso de igualdad jurídica. En relación a este tema, Flores dijo: “Cuando accedí a la ley de identidad de género fue como cerrar una etapa. Fue tener algo que en Perú no tenía: el derecho a mi identidad. Por primera vez en mi vida me sentí reconocida por el Estado, es un gran paso que Argentina cuente con esta ley y que nos pueda dar esta oportunidad a todas las personas trans”.

Asimismo, agregó: “La realidad que viven y vivimos las compañeras trans en Perú, es muy difícil, debido a la falta de política públicas. Este país no cuenta con ninguna ley que nos proteja, no tenemos ley de identidad de género y vivimos una constante diaria de discriminación“.

Si bien esta ley ha sido pionera en materia de igualdad, aún faltan derechos por conquistar como es el cupo laboral trans en la Provincia de Buenos Aires. Ley sancionada y promulgada a fines de 2015 y que aún se encuentra cajoneada debido a la ausencia de viabilidad política por parte de la gestión actual de la Gobernadora María Eugenia Vidal, de la alianza Cambiemos. Es decir, con este vacío legal en cuanto a la implementación de la ley, genera que muchas femenidades trans y travestis se encuentren en situación de prostitución y en una condición de suma vulnerabilidad. En esta línea, “Con la marginalidad que vivimos en nuestro cotidiano, la única salida para resistir a esta economía, es el sistema prostituyente, una realidad a la que mucha de nosotras no podemos escapar”, expuso Flores.

Al respecto, y según el Informe de la Situación de los Derechos humanos de las travestis y trans en la Argntina, presentado ante el COMITÉ CEDAW, se estima que, debido a la discriminación estructural, es decir, ante la falta de políticas públicas en materia de salud, trabajo y vivienda, las personas trans y travestis tienen una expectativa de vida de 35 años en la Argentina, condición que afecta, principalmente, a las femenidades trans y travestis migrantes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *