La diversidad brilla en el Día internacional de las Familias

Cada 15 de Mayo el mundo celebra el Día internacional de las Familias, por este motivo, es importante visibilizar nuevas configuraciones que desafían la lógica cisheterosexual. Cuando hablamos de familias diversas, nos referimos a aquellos vínculos que rompen con lo tradicional y normativo. En ellas, se gestan el amor de dos madres o dos padres, de maternidades y parentalidades trans y, hasta familias compuestas por una sola xaternalidad. Por ellas y para ellas, para honrarlas en su día, Agencia SUDAKA tlgbi les invita con este nuevo informe especial.

Por Gonzalo Carranza

Hace no mucho años el concepto de familia nuclear era considerado como un entrelazamiento de vínculos que se componen por un padre, una madre y sus hijes. Es decir que solo respondía a una lógica binaria, heterosexual y conservadora. Sin embargo, hace un tiempo este concepto fue quedando en desuso, hay algunas familias que decidieron romper con las normas establecidas y ensamblar sus vínculos de modos diferentes,  resignificando no solo el concepto de familias, sino sus modos de conformación.

En la actualidad, la diversidad familiar tiene un sentido mucho más amplio, no solo son parejas del mismo género, sino también puede ser una familia monoparental, surgida de la coparentalidad, de identidades travestis, trans o de géneros no binaries. Es por ello que este día debe servir, fundamentalmente, para repensar y visibilizar los desafíos que enfrentan muchas familias no tradicionales.

Cecilia Quinteros es lesbiana, madre y activista, desde hace más de 8 años conforma el Espacio de Familias Homoparentales y Diversas de Córdoba. Una vez al año se unen en un encuentro donde debaten y analizan los desafíos de decidir ser xadres y cómo acceder a ello: “Seguimos luchando por lo que falta aún en cuanto a nuestros derechos como personas, con el deseo de planificarnos padres, madres y xadres, en todas y cada una de nuestras identidades”, señaló en una entrevista exclusiva con nuestra Agencia.

Cecilia cuenta que a pesar de contar con la Ley de Matrimonio Igualitario 26.618/ 10, que legitima en gran parte sus deseos de conformar una familia ante la ley y la sociedad, hace más de diez años, las familias diversas deben luchar con la quita de derechos como la gestación por sustitución o las problemáticas que surgen con la adopción de niñes en Argentina.

“Pensarnos como familias diversas dentro de una sociedad patriarcal y heterocis es una política de resistencia, de visibilización para nuestra familias distintas”. Desde lo colectivo, creen que la familia es una célula en constante transformación y que los vínculos diversos poseen los mismos derechos que los heterosexuales, sin distinciones. “Las personas del colectivo TLGBIQ tenemos muchísimos modelos de establecer nuestras xarentalidades, no solo en pareja, sino en grupos o soles. Es súper interesante que entendamos que deben ser legitimadas todas las maneras en las cuales se conforman nuestras familias” agregó la referente del Familias Homoparentales y Diversas de la provincia de Córdoba.

 “Fue un camino muy duro encontrarme yo misma con mi deseo de ser madre y lesbiana, en los años 90. Mi deseo de ser madre siempre estuvo”, explica Cecilia, que al igual que muchas familias pasó por innumerables complicaciones para poder conformar la suya. Con su ex pareja, comenzaron el camino para buscar a su hija Juana, mucho antes que se sancionara la unión civil para parejas del mismo sexo.

PH  @santiagoorsi

“Era muy difícil presentarse en una clínica diciendo que quería ser madre con otra persona” Cecilia Quinteros

Asimismo Cecilia reafirma que para que sucedan grandes cambios a nivel social y cultural se necesita de una mayor visibilización: de una escuela con perspectiva en la diversidad y que hable acerca de las familias diversas; de la importancia de la plena implementación de la ESI para la contención e inclusión de niñeces diversas; de medios responsables que hablen de otras realidades y conformaciones parentales; y de la articulación y colaboración de todos los actores y actoras sociales. Y afirma con todo vigor: “Necesitamos de una sociedad menos violenta”.

Su familia junto a otras, conforman un espacio educativo en Sierras Chicas, Córdoba, abierto a la diversidad. Esto les permitió proteger a sus hijes de las violencias que sufren les niñes, en los centros educativos que institucionalizan a los modelos conservadores del concepto familia: “padre, madre e hijos”. La escolarización de les infantes suelen ser procesos duros y problemáticos para aquelles que conforman familias distópicas, donde no se respetan sus identidades o modelos parentales en defensa de lo tradicional. Las instituciones educativas, en su gran mayoría, no contemplan que una familia puede estar conformada por dos madres, dos padres o un solo xadre, y no forman aparatos de protección ante la discriminación: “Las instituciones no suelen estar a la altura de los cambios sociales y culturales”, explicó Cecilia.

Por último Cecilia, en consonancia con las premisas que sostienen desde lo colectivo, reflexiona que las cuestiones discriminatorias que sufren las familias diversas vienen de la mano con la avanzada de los valores de la extrema derecha y, por ello, esperan que vuelva un Estados de derecho, que reintegre los espacios que hagan falta para gestar verdaderos y profundos cambios, y promover una verdadera inclusión.

Si leíste hasta aquí, quizá te interese también ver “A dónde va la cigueña 2020¨, de Cecilia Quinteros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *