Las dudas que rodean la muerte de Luisana Robledo

Por Gonzalo Carranza 

Luisana Robledo fue encontrada sin vida el pasado 24 de diciembre de 2019, en una habitación de la manzana 99 de la villa 31. El informe de la autopsia revela que Luisana sufrió un “edema pulmonar” que la llevó a su muerte, aunque las circunstancias en que se dieron los hechos son dudosas. Una persona fue detenida en el momento, pero ya se encuentra en libertad. Como si esto no fuera poco en el parte policial no respetaron la identidad autopercibida de Luisana, la nombran como varón y se refieren a ella como “el travestido”.

Luisana era Paraguaya, tenía 32 años y se encontraba en suelo Argentino hace más de 8 años. Su madre, que se encontraba en Paraguay, al enterarse de la noticia decide venir de inmediato a la Argentina, utilizando sus últimos recursos económicos para comprar el pasaje. Al llegar al país, la madre de Luisana se encuentra el día lunes con Madelein, integrante de la asociación civil “La Rosa Naranja”, que se dedican a la defensa de los derechos de las personas trans y travestis. 


Luisina Robledo

Este medio tuvo el agrado de dialogar con Marcela Tobaldi, presidenta de La Rosa Naranja, quien nos detalló un poco lo sucedido después de la muerte de Luisana: “ella murió con dos personas en la habitación, una chica trans -íntima amiga- y la pareja de Luisana, un hombre que tiene en su haber antecedentes de violencia. Cuando llega la policía al lugar, a la única detenida que llevan es la chica trans, dejando en libertad al hombre y libre de sospechas”.

Tobaldi prosiguió con los hechos haciendo especial énfasis en el rol de las instituciones judiciales y fuerzas policiales que llevan la causas y el procedimientos con extrema transfobia. Desde el momento cero, los agentes de la policía no respetaron la identidad de Luisana y la nombraron como varón, y como si fuera poco, en el Juzgado al pedir la liberación del cuerpo de la morgue después de la autopsia exclamaron: “Si nos dan la partida de nacimiento y el DNI les liberamos el cuerpo”.

La Rosa Naranja viene desde hace tiempo denunciando el rol patriarcal de las Instituciones, y cómo a través de ellas, se generan estadísticas poco certeras de los transfemicidios y travesticidios en territorio Argentino. “Muchas no son catalogadas con su cambio de identidad”, afirma Marcela, y sigue “es tan grave lo que sucede con las compañeras trans, que en las estadísticas no se reflejan los números reales porque son identificadas como varones”. Violan de este modo, no solo su derecho a un procedimiento justo, sino también, su identidad. 

En la tarde de ayer mantuvimos la última conexión telefónica con Marcela, quien se encuentra en la ciudad de Córdoba, para esclarecer los últimos detalles del caso esperando el examen toxicológico de Luisana, pedido por el juez Santiago Poncio, ya que la causa fue caratulada bajo “averiguación de homicidio”. Aún el cuerpo de Luisana continúa en la morgue. A más de 15 días de su muerte, no puede ser trasladado a La República del Paraguay. Agustina Camaño, jefa de litigios de la UFEM (Ministerio Público Fiscal) institución con la cual La Rosa Naranja tiene muy buena articulación, brindo ayuda suficiente para la evolución del procedimiento. De este modo, el Juzgado 32 secretaria 114 y la Fiscalía exigieron la declaración de Valeria, la chica trans detenida, para esclarecer la situación. 

Por último, la presidenta de la Rosa Naranja volvió a hacer hincapié en el rol de las instituciones: “Las fuerzas policiales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires bajo el mando de Horacio Larreta, los Ministerios de Justicia y Seguridad, el Consulado de Paraguay en Argentina, y la morgue judicial violentaron en todo momento la identidad de género de nuestra compañera, ninguna la respetó, y ésto es importante decirlo, para que no siga pasando”. 

La madre de Luisana ya se encuentra de regreso a su país natal por cuestiones personales y laborales, con la ayuda de distintas organizaciones que recaudaron dinero para el pasaje de vuelta. Antes de irse, dejó un poder judicial a un familiar cercano para poder seguir el caso, y reclamar el cuerpo de su hija cuando esté realizado el examen toxicológico. 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *