Marcha del Orgullo en Salta: lo que el agua no se llevó

por Casandra Sandoval

A pesar de la lluvia torrencial que parecía desgajar al mismo cielo, les compañeres TLGBIQ+ marcharon este sábado 02 de noviembre por las calles de Salta, provincia del noroeste argentino. Orgullo disidente y toda la furia trava y originaria fusionados de alegría y abrazos entre la multitud.

Cuenta el pueblo wichí que las mujeres vienen del cielo. Bajan, sigilosas, a provocar la palabra, el decir y el diálogo entre lxs humanxs. Pero lo hicieron acompañadas de una tormenta esperada después de una semana con temperaturas elevadas. Cayeron 110 milímetros desde las 19 (hora en que arrancó la Marcha) hasta las 21 horas, de acuerdo a datos del Servicio Meteorológico Nacional, con sede en el aeropuerto: un registro llamativamente elevado para esta época del año. Las ráfagas alcanzaron los 57 kilómetros por hora, según este organismo especializado.

Sin embargo, según los relatos que pudimos registrar, lxs participantes de la décimo sexta marcha del orgullo en el norte argentino se sintieron más vivxs y libres como nunca antes. Acompañamiento, nostredad hecha rabia, furia y mística: cuerpas y rostros hechos de calor y barro, bailaron y marcharon, gritaron y aplaudieron por más de quince cuadras; dejando a su paso que la lluvia se lleve plumas y lentejuelas, tacos y maquillaje. Pero lo que no pudo llevarse (ni podrá), fueron sus consignas escritas con marcadores de colores en cualquier cartón mojado que decían: “basta de abusos policiales”.

“Eran lxs chicxs mojándose con la lluvia, una cosa hermosa, la marcha con esa mística creo que trae consigo muchas cosas significativas, en términos de lo que recordamos, de la conciencia y la memoria trans”, nos cuenta Pía Ceballos, activista trans y una de las directoras del Observatorio de Violencia contra la mujer en Salta.

“Participaron  muchísimos jovenes, adolescentes, las compañeras trans con sus carrozas que tuvieron que retirarse por el temporal… llegamos hasta la plaza 9 de Julio, marchamos alrededor pasando por la Catedral. La lluvia fue la parte mística de esta marcha porque fue la primera lluvia de la pacha, tan esperada, tan necesaria”, nos cuenta.

Pía Ceballos recuerda que las primeras marchas fueron iniciadas hace dieciséis años por Pelusa Liendro (activista trans asesinada el 29 de noviembre del 2006), y participaban muy pocas personas, pero que era importante estar.

“En Salta comenzará una etapa de resistencia. Acá ganó la derecha, una derecha donde el olmedismo es fuerte, entonces será complejo para nosotres. Y tenemos que resistir, desde la militancia territorial, desde los centros culturales, dando una disputa donde haya que darla porque muy posiblemente en Salta Capital vuelve el romerismo con mucha fuerza. Que vuelva el romerismo, (en alusión a Juan Carlos Romero quien fuera gobernador por tres periodos consecutivos, y quien concentró en las elecciones del 27 de octubre pasado el avance de Cambiemos con casi 100000 votos más que en las PASO, y por ende renovará su banca como senador nacional por Salta), significa recordar años y años de cárceles: de estar presas”, explica la directora del Observatorio.

Es por eso que, entre las diesiocho consignas difundidas por la comisión organizadora, exigieron la derogación del Art. 114º del Código de Contravenciones de la provincia salteña y demandaron una justicia que no criminalice las identidades sexo-disidentes.   Y gritaron basta de Justicia lesbo-odiante y absolución para Higui y Marian Gómez.

“Estamos saliendo de una crisis muy fuerte en términos institucionales, de democracia. En estos cuatro años de macrismo, fue muy difícil para las personas travestis y trans habitar la pobreza, habitar la resistencia, habitar desde lugares donde el ajuste y neoliberalismo oprime y destruye. Entonces las primeras en morir somos las personas travestis y trans, y por eso hay que observar con atención la cantidad de travesticidios sociales que hay”, dijo Ceballos a Sudaka TLGBI.

Lxs organizadorxs reclamaron por el esclarecimiento de los casos de la compañera asesinada: Mirna Antonella Di Marzo, de Gral. Güemes; y de Lucas Mathías Gargiulo, de Tucumán, como así también de todos los casos de travesticidios que ocurren y no se conocen en toda la provincia. Además, se expresaron por el aborto legal seguro y gratuito para personas con capacidad de gestar; aprobación de la Ley de cupo laboral trans y Ley Integral Trans-Travesti y; garantía de los derechos de la población trans y sexo-disidente en contexto de encierro.

Otra consigna central fue la restitución del Ministerio de Salud, haciendo visible la urgencia de la sanción de una nueva Ley de VIH, hepatitis virales e infecciones de trasmisión sexual.

Pía Ceballos insiste: “Nos convocamos para ver cómo nos unimos, para pensar de qué forma este gobierno que viene después del diez de diciembre, con Alberto y Cristina, atienden  nuestra agenda de políticas públicas, atienden nuestros reclamos y exigencias. Aquí hay gran organización de compañeras y compañeros de diferentes agrupaciones, que resisten, marchan, están, que venimos ocupando la calle de la resistencia  y  creando propuestas e iremos a todos los lugares para que escuchen, para que vean y traten nuestras agendas. Necesitamos la ley de cupo trans, necesitamos la derogación del artículo 114, y esto es urgente y hay que decirlo”, enfatizó.

La Marcha en Salta fue impactante. Por el amor y la compañía de la gente que acompañaron hasta llegar a la plaza 9 de Julio, donde no se pudo realizar el acto de cierre. La Comisión Organizadora había programado leer las consignas con micrófono abierto para todes. Pero no se pudo. La fuerza de la lluvia fue tal, al punto de cortarse la energía eléctrica en la capital de les salteñes. Así que se amucharon como pudieron. Cientos y cientos de participantes abrazadxs bajo el Cabildo Histórico, encendidxs por el calor de sus cuerpas mojadas y chorreantes de purpurina. Eran “como un mar de fueguitos”, al decir de Galeano.  Saben que brillan con luz propia entre todas las demás. Y saben, además, que con sólo abrazarse crean arcoiris multicolores “con tanta pasión que no se puede mirarlxs sin parpadear, y quien se acerca, se enciende”.

Fotos: Niña Hippie

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *