Modos de organización: Vóley TLGBI

Por Aradia Garcia

El pasado domingo, se llevó a cabo la 8° edición del campeonato de vóley TLGBI, que se desarrolló en el Bosque de la Ciudad de La Plata. Este encuentro fue organizado por militantes de OTRANS ARGENTINA, mujeres travestis y trans peruanas -principalmente de la selva peruana-, también conocidas como las charapas.

Con un sol radiante y a más de 28° de calor, tuvo comienzo el vóley diverso, donde las travestis y trans de toda la provincia, coparon el bosque platense. Participaron equipos de Mar del Plata, La Plata y CABA.

Como todos los años, las charapas organizan este campeonato donde comparten costumbres y prácticas culturales de la selva peruana, dos de ellas muy características: la comida y el deporte.

En este sentido, Koral  Flores, aseguró que el vóley significa un momento de reunión entre las mujeres travestis y trans debido a que, para ellas, es un momento de unidad, donde comparten no sólo el deporte, sino también las experiencias de lo que significa estar en la calle. 

Visibilización y disputa del espacio público

No es aislado que el lugar en donde decidieron llevar a cabo todas estas prácticas, sea el bosque de la ciudad de las diagonales, donde concurren familias nucleares, niñeces, y otros sectores de la sociedad. En este sentido, los cuerpos travestis y trans cuestionar, de algún modo, la corporalidad heteronormada, debido a que visibilizan cuerpos disruptivos, habitan el espacio público, y cuestionan el status quo de la sociedad hétero-cis-normada.

En esta línea, los modos organizacionales y colectivos que construyen las charapas a partir de la práctica del deporte, constituyen comunidades subterráneas de conocimientos y saberes, donde los consejos pasan de boca en boca, y las experiencias se erigen como un motor central, acompañado de la venta de comidas típicas de esta región selvática del Péru, los jugos y las apuestas. Para mucha de ellas, la economía popular es un forma de organización económica donde desarrollar la producción, intercambio y comercialización de sus productos, como el arroz chaufa, juanes, pollo al carbón.

A medida que pasan las horas del domingo, comienza a gestarse un  lugar seguro, disidente, compañero; donde las risas, los chistes y las conversaciones se hacen piel, para alejar aquel sentido criminalizante que siempre rodea en torno a sus cuerpas travestis y trans.  Porque, en definitiva, como señala Claudia Vásquez Haro, en su tesis doctoral ” el vóley entra en una cadena de significados y significantes. Donde, ademas de ser un deporte hegemónico, pasa a constituirse una practica política y colectiva, donde las travestis y trans se la apropian para dar cuenta de la apropiación del espacio público”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *