“Mujer” el primer chamamé disidente

Bagner es un colectivo de artistas LGBTIQ que busca resignificar los géneros musicales, con melodías y letras antipatriarcales, no binarias y no cis-género. Dentro de su propuesta intenta acercar las generaciones más jóvenes a aquellos ritmos que son muy estructurados en cuanto a los roles de género, como el chamamé y el tango. SUDAKA TLGBI pudo hablar con Esteban Bagner, uno de los impulsores de este proyecto para describir cómo fue el proceso de creación del primer chamamé disidente y cuáles son los próximos proyectos a futuro.

Por Christian García para SUDAKA TLGBI

Esteban se dedica a la música y a la producción desde hace varios años. En un momento de su vida intentó dejarla ya que se sentía afectado por las ideas de “exitismo” y “popularidad” que giraban en su entorno en ese momento. “Me fui dando cuenta que no era lo que realmente quería. No me sentía identificado. Sentía que estaba haciendo algo sin cuestionarme por qué lo hacía. Deseaba el éxito, la fama y la fortuna sin tener en cuenta qué es eso para mí, ni para qué lo quería”, nos comenta. Luego de 7 años de alejarse por completo de la música afirma haber encontrado cosas más importantes por las que luchar y visibilizar lo que hace: “Ahí empezó a tener coherencia con la militancia del colectivo LGBT desde la música. Soy sudaca, vivo en Morón, ¿por qué tengo que pretender ser alguien que no soy?”.

En el año 2019, Esteban comenzó a materializar a Bagner. “La idea es sumar toda aquella persona que pueda darnos visibilidad o pueda ayudarnos a redondear ideas dentro de lo artístico”, nos cuenta. De esta manera, buscan no solo hacer visible la parte artística, sino también la parte política y personal de cada une. Entre las canciones que prepararon en ese momento, la que más atención les llamó fue “Mujer”. “Con Mujer promovemos la libertad dentro del baile porque dentro del chamamé hay muchas cuestiones arraigadas. Si se tiene que hacer una representación de esta danza, el hombre y la mujer deben estar vestidos de determinada manera”. En ese sentido, “Mujer” irrumpe para cuestionarnos no solo los roles de género, sino los vínculos entre las distintas generaciones: “Se puede traer una modernidad de gente joven que tiene otras visiones, otras maneras de expresarse. Hay gente que tiene muchas ganas de bailarlo y se siente identificada con la libertad que proponemos”.

“Mujer” se estrenó finalmente el día 16 de diciembre, justo cuando la UNESCO decide otorgar al género del chamamé un reconocimiento de Patrimonio Cultural de la Humanidad. “Esto fue una coincidencia”, nos dice Esteban. “Con Mujer podes bailar, divertirte en una fiesta. Pero también cuestionarte qué es mujer. Esto también coincidió con la aprobación de la Ley del Aborto. Son luchas que se van entretejiendo con una canción”, agrega. Además, considera que los sentidos de la canción representan cosas mucho más importantes que “pelear por el puesto número uno  de la Billboard”.

En relación al sentido del avatar de la canción, dice que busca reafirmar el concepto de belleza como algo subjetivo. “Hay gente que considera a ese avatar como algo bello. Hay gente que lo ve como algo horrible o espantoso. Y no está mal. Tiene que ver con cuán receptivos somos”, expresa. Además, realizó un collage con una imagen de Kylie Minogue y la de “Mujer” cortadas a la mitad: “Vas a ver que hay algo que las une pero también que las separa”. A su vez, aclara que no tiene nada en contra de Kylie Minogue sino en contra “de que ella sea expuesta como el único canon de belleza preponderante”.

Si bien “Mujer” es el primer chamamé disidente, Bagner no quiere encasillarse ni limitarse a ningún género. El sentido de este proyecto es justamente reivindicar muchos de los géneros latinoamericanos. “De acá a un mes podemos estar sacando un tango. Podría ser cualquier cosa que tenga que ver con raíces de la música latina”.

Actualmente, Bagner, está trabajando en un proyecto de edición de fotos y videos de personas del mismo sexo besándose, debido a que el videoclip de “Mujer” fue censurado en algunos países como Rusia acusado de “propaganda homosexual”. “Ante cualquier acto de represión seremos más rebeldes”, afirma.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *