No a la prescripción de la causa por pederastia del cura Emilio Lamas

La Corte de Justicia de Salta se prepara para expedir un fallo por la prescripción de la causa por pederastia del cura Emilio Lamas. Los jueces de la Corte están emitiendo sus votos, decidiendo si el cura será juzgado en un juicio público o será beneficiado con la impunidad, por los hechos que cometió contra dos menores de edad en la década de los 90. El juicio al cura Lamas, debió haber comenzado este mes, sin embargo, fue impedido por el recurso de prescripción presentado por la defensa. 

En medio de esta pandemia, se resuelve un fallo que marcará un antes y un después en la provincia, ya que de la decisión de la Corte dependerá si las víctimas de abuso por parte de los curas tendrán justicia, y éstos serán juzgados como cualquier ciudadano por sus actos.

Por Casandra Sandoval. –

Carla Morales Ríos es una de las cinco hijas de los Morales en Rosario de Lerma y una de las tres travestis de la familia. Su madre irrumpió en la conferencia de prensa que un martes organizó Juan Carlos García, otra de las víctimas de Lamas. Sin llantos, anunció: “A mi hija también la violó”. Y en ese momento, casi como una revelación, también pudo verse en un espejo y reconocerse ella misma como víctima de abusos, porque de niña también había sido violada.

En el año 96 yo tenía 13 años y participaba de la iglesia católica activamente. Y ahí viví una situación de abuso sexual de parte del cura Emilio Lamas, una sola vez”. Así comienza su relato, Carla Morales Ríos. 

“Como todo niño o niña esas cosas no las podés hablar. Queda guardado como en una cajita para poder sobrevivir. En el año 2006, con 26 años ya, leyendo relatos de abuso, pude ver el abuso en mí, pude ponerle un nombre al hecho de haber sido abusada. Todo ese tiempo yo tenía la recurrencia de pensar qué había hecho mal, pude ver esa relación de poder entre el cura y yo y ahí es cuando empiezo todo esto. En ese momento estaba en pareja, se lo conté, pero él me respondió que no tenía pruebas, que nadie me iba a creer, que me enfrentaba a un monstruo, y fue así. Yo no tenía las herramientas para poder hablar, señaló.

Carla reconoce que el proceso se fue dando poco a apoco, y que en el 2010 cuando se comenzó a hablar de matrimonio igualitario supo de la campaña “Separación Iglesia del Estado”. De esta manera, nos cuenta  “Lo primero que hice desde el 2010 fue la apostasía o al menos tramitarla ya que hasta el momento no he recibido una notificación de que, efectivamente, estoy fuera de la iglesia. Ese mismo día les conté todo a mi familia y hubo mucho silencio. Pero yo seguí”. 

Decidida a ponerle nombre y cara a su abusador, en el año 2016, escribió en su perfil personal de Facebook un relato de los acontecimientos que había sufrido por parte del cura: “el abuso del cura Emilio parece que generó un efecto dominó porque al año siguiente se comenzó a hablar aquí en el pueblo de los abusos de Emilio Lama y mi nombre resalta nuevamente, se visibiliza, y mi mamá me contó que la misma iglesia estaba buscando a las víctimas.  Así que vuelvo a Salta, me pongo en contacto con la Arquidiócesis judicial que es como la justicia episcopal, y por primera vez puedo dar mi relato a voz viva, con detalles, y bajo el secreto canónico, de lo sucedido”, afirmó Morales Ríos.

Morales Ríos, artista travesti, hoy se encuentra en su pueblo, en su natal Rosario de Lerma. Desde allí nos cuenta cómo la noticia sobre el caso Lamas tuvo trascendencia nacional porque salió a la luz que la iglesia había llevado adelante un juicio canónico, en el que Lamas admitió los abusos hacia una de las víctimas. Luego se sumó otra denuncia en sede penal, por lo que se elevó a juicio en esos dos casos.  La Iglesia nunca colaboró con la justicia ordinaria, y se negó a entregar sus archivos incluso cuando fue allanado el obispado. 

Ella continúa con su relato: “En el 2018, la iglesia no se comunicó conmigo, pero a través de otra víctima, Juan Carlos, supe que un cura le ofrecía dinero para callarlo. Juan Carlos brinda una conferencia de prensa, mi madre se acercó y logra también contar mi caso. Cuando le preguntaron por qué yo no había hecho aún la denuncia penal, mi madre responde: porque me estaba esperando”. Carla se da cuenta que, en ese momento, pudo advertir esa sensación, “parecía como que yo había estado esperando que mi familia, mi madre, reconocieran lo que sufrí. Ahí sentí verdaderamente que comenzó todo”, reflexionó. 

En octubre de 2018, el sacerdote Lamas fue imputado por abuso sexual con acceso carnal y promoción de la corrupción de menores, ambos delitos agravados a su vez, por la guarda y por tratarse de un sacerdote. En la causa interviene el fiscal penal de la Unidad N°1 de Delitos Contra la Integridad Sexual, Sergio Federico Obeid.

Si bien el inicio del juicio ya estaba previsto, el 28 de abril pasado, el presidente de la Corte de Justicia salteña, Guillermo Catalano, dispuso que se llame autos para resolver sobre el pedido de inconstitucionalidad. Lo que pide la defensa de Lamas es, básicamente, que se declare la inconstitucionalidad de la elevación a juicio y la prescripción de la causa, por el tiempo transcurrido. Pero la fiscalía había pedido la elevación a juicio en base al antecedente del Fallo Ilaraz de la Corte Suprema de la Nación, en el que se declaró que no había prescripción (por ese fallo, el cura Justo Ilaraz fue condenado a 25 años de prisión).

De esta manera, si bien la justicia había emitido la fecha para este 7 de mayo pasado, atendiendo al contexto actual y la solicitud de prescripción señalada, Carla nos decía al respecto: “Obviamente veía lo difícil que sería que se efectivizaran las audiencias públicas por todo lo que estamos viviendo con la pandemia. Diez días antes a esa fecha la defensa de Lamas pidió la prescripción de la causa. Por esta razón se para el juicio, y es por eso que nuevamente estoy haciendo una campaña de visibilización para que me ayuden a exigir que el juicio no caiga, que la prescripción no se apruebe”.

 

Hay que tener en cuenta que la defensa de Lamas expone argumentos a observar: la justicia salteña ya dejó impunes a dos curas abusadores. El juez Adolfo Figueroa, de la sala IV del Tribunal de Impugnaciones, revocó la elevación a juicio al cura Rubén Rosa Torino, acusado de abuso sexual doblemente ultrajante. Días después dictó prescripción de las causas por abuso del cura Mario Aguilera, actual capellán de la Universidad Católica, que además tiene cátedras a su cargo. Este último sí obtuvo la prescripción, e incluso quedó en libertad, a pesar de que el fallo Ilaraz ya tenía un año de vigencia.

La Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina nos explica que utilizar la prescripción es una de las acciones más perversas y dañinas sobre la vida de las víctimas de abuso sexual y en el eclesiástico se potencia por la enorme asimetría entre víctima y victimario. “Lo gravísimo es que detrás de este victimario hay una institución que avala, encubre y facilita sistemáticamente la impunidad, la Iglesia Católica. A algunos jueces y juezas también les gusta ser “Dios” y creer que tienen poder absoluto e impoluto. Pero son hombres y mujeres, con sus ideologías, sus virtudes y miserias y algunos saberes. Lo más justo, para ambas partes, es el debido proceso.” 

Mientras tanto, la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiásticos de Salta lanzó una campaña a la opinión pública denominada: “No a la Prescripción de la causa del cura Lamas, Juicio y Castigo”. Llamaron a toda la sociedad a no dejar pasar este intento de punto final a las causas contra los curas pedófilos en Salta. Por eso, convocaron a las organizaciones y a la población en general a desenvolver una campaña de acciones y pronunciamientos contra la prescripción de las causas y por la justicia por las víctimas. Solicitan a todes publiquen sus fotos con los hashtags: 

#NoalpuntofinaldelacausadelcuraLamas

#Justiciaparalasvíctimas

#ReddeSobrevivientesdeAbusosEclesiasticosdeSalta

Antes de finalizar, la entrevistada nos confiesa: “Lo que a mí me sucede con esto es bronca, porque pusimos el cuerpo todos estos años, tanto Juan Carlos como yo. El año pasado tuve un intento de suicidio, hice terapia, me diagnosticaron trastornos de ansiedad, después me enfermé, pasé de todo”. Y continúa, emocionada: “Entonces lo que pido y lo que busco es que nosotras las travas (me permito hablar desde esta identidad que hoy me constituye), no seamos más víctimas de abuso. Fue mi niñe (esa que no tenía las herramientas para defenderse y hablar) a quien abusaron, y la verdad es que tenemos que poder hablar de nuestros abusadores. Hoy soy una trava, pobre, salteña, indígena, que habla y denuncia desde este lugar, desde esto que soy. Para nosotras nunca llega la justicia. Entonces le pido a la sociedad que me acompañe, porque lo que viví no puede seguir sucediendo”. 

#CharlaEnVivo: Este Miércoles, 27 de mayo próximo, a las 17hs. desde el Instagram:@sacarlavozcolectiva (https://www.instagram.com/sacarlavozcolectiva/?hl=es-la

Hablarán con Carla Morales Ríos, activista, artista, denunciante del cura Emilio Lamas. Los vídeos también serán compartidos en Facebook:

https://www.facebook.com/Sacar-La-Voz-Colectiva-contra-el-Abuso-Sexual-en-la-Infancia-Salta-115351069150966/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *