Perú: Una pandilla le arrebató la vida a Stefany

Por Matías David Rodríguez

Stefany Sánchez Infante, tenía 39 años y era de nacionalidad peruana. Había viajado a su ciudad natal, Trujillo, para pasar celebrar el cumpleaños de su padre. Esperaba se habilitarán los vuelos para regresar a nuestro país, donde vivía hace 15 años. Desde Otrans Argentina, exigen justicia por el travesticidio y acompañan en este difícil momento, a su hermana Dayana, que pertenece a la organización que reivindica los derechos de las personas travestis y trans.

La noticia se conoció este lunes. Stefany era buscaba por su familia, porque desde que salió del hogar de sus padres, no había regresado.  Pasado el mediodía del martes se enteraron que estaba en la morgue como NN, informaron desde el Área de Medicina Legal de Trujillo, porque le habían robado los documentos. 

Su hermana, se enteró de su muerte este miércoles a la madrugada, y tuvo que ser asistida por amigos al sufrir un ataque de nervios.  En el domicilio de la víctima, Dayana manifestó, en diálogo con Agencia de Noticias Sudaka TLGBI, la información que sabía hasta el momento, junto a un altar que armó con fotos de su hermana, para recordarla junto a la amiga de Stefany, con la que compartía domicilio.

Al respecto, nos cobtaba: “Los diarios del Perú, dijeron que la mataron de un balazo en la cabeza, pero sabemos que la autopsia determinó que la mataron a golpes, propinados por varios hombres”, conto Sánchez Infante. Y agregó: “Ella era todo para mí, era mi hermana mayor y aun no puedo creer lo que le hicieron. No sé qué voy hacer ahora, quedé sola en Argentina, por suerte tengo amigos, pero no es lo mismo”, relató.

“No sabemos si le quisieron robar, ni cuantos hombres eran. Todo pasó a la vuelta de la casa de mis papás, en Perú. Ellos no sabían que ella estaba muerta en la vereda, se enteraron cuando la habían llevado a la morgue”, comentó Dayana, quien se encuentra medicada para poder sobrellevar este difícil momento. 

A Stefany la encontraron efectivos policiales, en la esquina de las calles Sinchi Roca y Antisuyo, del Distrito de La Esperanza, provincia de Trujillo, Departamento de La Libertad, en medio de un charco de sangre, abandonada y sin ser asistida por los vecinos del barrio. 

“Stefany, era una mujer que  nunca tuvo problemas con nadie, ayudaba a su familia en Perú y laburaba mucho”, recuerda María con dolor; quien además dijo: “que habían hablado el lunes como lo hacían siempre. No se como le voy a decir a mis hijos que ella no está más, era para ellos como su tía y para mí una hermana”, contó solloza, la compañera de vivienda, en La Plata.

María comentó que ella le había confesado que si moría “quería sea en su país, y sus cenizas esparcidas en el fondo de la casa de sus padres”, la cual ella les había construido con mucho sacrificio a través del dinero que les giraba como remesas desde Argentina”. Una práctica común, de la comunidad trans migrante en La Plata. 

Desde Otrans Argentina, donde milita Dayana, exigen justicia a las autoridades peruanas, y también repudian como titularon y abordaron la noticia los medios de aquel país. “Dijeron que murió de un tiro en la cabeza y además publicaron una foto de ella tirada en la calle, muerta.  Pero lo peor es que publicaron su nombre registral, el cual no respeta su nombre autopercibido, y la trataron de “hombre” en la noticia”, informaron. 

“No es la manera de contar los hechos, no tienen respeto por la víctima ni sus familiares, que atraviesan un momento de profundo dolor. Repudiamos al diario peruano La República, Trujilloenlinea.pe, y al portal Satelite.pe por la violencia mediática”, sentenciaron desde el espacio que conduce Claudia Vásquez Haro. Y agregaron: “Esta práctica periodística, denota una falta de formación en cuestiones de género y diversidad sexual, la cual debe ser parte de la manera de abordar los hechos”. 

Y en esa línea, sostuvieron: “Queremos tener derecho al duelo, porque cuando muere cualquier ciudadano o ciudadana común, la sociedad se enluta, todo el mundo siente lástima, siente pena, se acongoja. Y siguió: “Sin embargo, aún nosotras no hemos podido estar como dice Marlene Wayar y Susy Shock en la agenda emocional de nuestros países latinoamericanos. Necesitamos que la sociedad también luche por nuestras muertes”, finalizó Vásquez Haro.

A días de conmemorarse el 28-J, una fecha clave para nuestra comunidad, es necesario volver a insistir por Stefany y todas las compañeras víctimas del odio a la identidad de género, el esclarecimiento de cada uno de los casos y un verdadero sentido de justicia. 

#BastaDeTrasvesticidiosYTransfemicidios.

#SinTravestisYTransNoHayNiUnaMenos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *