Posta Sanitaria Cultural. El arte es esencial. Susy Shock en Córdoba.

Por Julio Villafañe para SUDAKA TLGBI 

La tarde sofocaba en la ciudad de Córdoba como toda la semana. Altos porcentajes de humedad y constante amenaza de tormentas eléctricas, granizo y vientos fuertes que destrozan y arrasan los caseríos en las sierras. Las mismas sierras que se incendiaron e inundaron y se volvieron a incendiar para que la avanzada desarrollista inmobiliaria se lleve puestas las montañas con autovías y countries. La Plaza de la Intendencia está en pleno centro de la ciudad de Córdoba, un pozo enorme donde se concentra el calor, los bancos, las galerías comerciales y la mugre escondida entre edificios gubernamentales y pinturas y luces de colores. 

En ese paisaje urbanizado emerge Susy Shock a paso de disidencia trava para gritarle a este mundo que es horrible, que lo único que queremos es no ser como vos porque sos horrible, y que estamos acá para gritarles a este mundo que no hay futuro, así que venimos a construirnos uno. 

Con barbijo, distancia, y mates y cervezas que no se compartían, se fue llenando el espacio desde las 18 horas, unides en el convencimiento de que nosotrxs sabemos cuidar y sabemos cuidarnos y cuidar de les otres, y conscientes de que el arte es esencial.

Susy en la “Posta Sanitaria”

El Deleite de  los Cuerpos, junto a Tarde Marika y Elaboradorxs de Protocolos Preventivos de Intervención Integral (eppi), gestionaron de manera independiente y en red, esta mudanza de las postas sanitarias culturales de la cooperativa LaVaca a una Córdoba que se ilumina en la necesidad de pensar nuevas estrategias, nuevos modos y herramientas posibles para que el deseo sea la fuerza movilizadora, como nos dijo la Susy.

Córdoba inunda o sequía, es la deforestación, las plantaciones de soja, el incendio arrasador. Y canto contra Monsanto, ramita seca tu corazón”.

En una invitación a pensar ese futuro que debemos construir para nosotres mismes, Susy canta esta vidala de Aldana Bello: “La disidencia debe ser contra este mundo horrible” dijo la tía, para rescatar el valor de habitar los bordes y construír por fuera del mismo sistema que exprime y excluye, utiliza y descarta, usa y tira, tal como el placer patriarcal. Construirnos habitando esos bordes es también uno de los tópicos del siguiente conversatorio, el rol del Estado y las posibilidades y deseos de ser esa resistencia cultural, esa contracultura que sea constituyente de las nuevas realidades.

El sol nos va dando un poco de tregua, las luces se encendieron en la plaza y Susy iba desde el Paraguay, recordando la masacre de la Guerra de la Triple Alianza, cruzaba a Montevideo, y volvía a la Argentina, con las bellezas y miserias de cada lugar, recordamos las eternas e históricas prohibiciones. Intentaron prohibir el guaraní para desterrar la memoria de un pueblo asesinado, no pudieron. Intentaron prohibir los rituales de la Pachamama para desaparecer todo rastro de la cosmogonía de los pueblos originarios de la región, no pudieron. Intentaron hacernos creer que encontrarnos en el deseo y en los versos en esta época antipoética no era esencial, que el arte y les artistas no son esenciales, tampoco pudieron. Sabemos que el arte nos sana, que el encuentro nos salva, que las redes nos sostienen. Sabemos cuidarnos unes a les otres, lo hemos hecho siempre, incluso de ustedes mismos.

Se oye rugir un río de primavera, ternura y miel, Ñangapirí, chamamé de Antonio Tarragó Ros y un Tango Putx, torta, trava y trans, un tango sudaca, de acá. Por supuesto que una Milonga Queer grita soy lo que soy, si te gusta, bien, y si no, no pero a mi no me des permiso porque no te lo pedí.

Nos vamos acercando al cierre, el abrazo es inmenso, y la resistencia crece acorde tras acorde, Promuevo Barricadas y cumbia y El Beso de la tía que llega para sanar. 

Creemos en el ángel de la poesía, creemos en nosotres. Buena vida y poca vergüenza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *