Resistencia diversa: vuelve el Festival Distópico Disidente Digital de la mano de Sudor Marika

Producido por Sudor Marika y con la conducción de la artista trans Michelle Lacroix, el evento será el viernes 17 de julio con un grupo de artistas autogestionados de la cultura disidente, con el propósito de poder amortiguar los estragos de la pandemia y aislamiento por el COVID-19.

Por Gonzalo Carranza

Debido al contexto actual la cultura emergente independiente, sobre todo de la diversidad, se vio afectada gravemente. Con fechas caídas, complicaciones a la hora de producir y ventas paralizadas, les artistas que sostienen su trabajo a través de la música no pudieron seguir adelante. Así nace la iniciativa del Festival Distópico Disidente Digital, una producción que viene de la mano de Sudor Marika. Esta edición contará con figuras como Marilina Bertoldi, Ro Tirita, Ayelen Beker y Putite de Mamá, con la conducción de Michelle Lacroix. Se realizará el próximo viernes 17 de julio a través de ALTERNATIVA, una plataforma digital de alta definición. La entrada varía desde los 100 pesos hasta los 1000, según lo que pueda aportar el oyente.

Después de cuatro años de un neoliberalismo salvaje por parte del macrismo para la cultura, nos encontramos con este nuevo desafío, ya no contamos con esos espacios que habíamos generado entre tanto mundo paki, porque cerraron por la pandemia” nos explica Lautaro Pane, conocido como Zepe Qu con quien mantuvimos una entrevista a la distancia. Él se encarga de la producción del nuevo Festival Distópico junto a sus compañeres. Zepe remarcó lo importante que significa para la cultura disidente seguir generando espacios donde tengan voz y no correr riesgo de que un varón heterocis venga y te amargue la noche.

Sin embargo la principal razón de realizar un Festival digital es la necesidad de amortiguar la crisis que está atravesando la realidad de les artistas. Muches renunciaron a sus trabajos anteriores por varias razones; precarización laboral, malos tratos o para dedicarse de lleno a la música. Lo que los privó de un ingreso por fuera de los shows. “Es una forma de hacerle frente a todo esto, pero no nos parece lo más divertido. Debido al cierre de los espacios culturales como medida preventiva para el cuidado masivo de todes, somos muches les artistas que nos vemos imposibilitades de realizar nuestro trabajo. Es por eso que hoy la cultura está en emergencia, nos quedamos sin lugares donde poner nuestra voz, a diferencia de otras productoras que tienen todos los equipos, la tecnología y los recursos para montar eventos digitales enormes”, señaló quien es referente de Sudor Marika que produce este festival.

“Todes les que nos acompañan en este momento se coparon enseguida con la idea, desde les artistas, hasta nuestres amigues que nos prestaron cámaras, sonido, micrófonos y todo lo necesario para armar el evento y que salga bien”, explicaba Zepe. Es importante destacar que toda la producción se realizó de manera autogestiva, su entrada es a la gorra a partir de los 100 pesos y es para que les artistas tengan un ingreso económico mínimo. El dinero recaudado sera repartido de forma cooperativista entre todes les que conforman el Festival, tanto musicxs, como les que editan y les que se ocupan de cuestiones técnicas.

Sudor Marika es una banda que irrumpió en la cultura emergente hace ya algunos años, sus canciones con lenguaje inclusivo y compromiso social se han sumado de alguna manera a la marea verde. Su público es generalmente disidente y comparte los ideales de la banda. Le cantan al heteropatriarcado y reproducen consignas feministas. Es por ello que el Festival también viene a marcar que la militancia disidente sigue de pie y generando ruido a pesar del crítico contexto.

Zepe remarcó la importancia de seguir generando espacios donde no domine la heteronorma. “Les artistas estarán desde sus casas, nosotres nos ocupamos de asistirles a todes con los materiales que fueran necesarios para lograr un contenido de buena calidad, el material que se transmitirá será inédito y estará disponible todo el fin de semana y se podrá ingresar con el acceso único”.

A su vez el productor y percusionista de Sudor Marika nos habló un poco de las expectativas que tienen: “creemos que nos va a ir muy bien, en la primera edición del Festival superamos las expectativas muy ampliamente y eso nos pone muy contentes. El público que nos sigue siempre nos banca y la grilla que nos acompaña es excelente”. En este sentido explicó lo complicado que es transmitir vía streaming “muy pocas bandas disidentes están siendo capaces de generar contenido, especialmente por la falta de recursos”. La escena musical diverse es muy grande y completa, abarca géneros muy diferentes y están sufriendo el impacto de estar frenadxs.

El Festival consta de dos partes, por un lado está la sección del material musical exclusivo que produjeron les artistas en cuarentena y que jamás pudieron sacar hasta el momento. Y por el otro, está la sección de entrevistas que conduce Michelle Lacroix, artista trans, que promete indagar sobre las vivencias de les musicxs en contexto de aislamiento, cómo les afectó estar sin shows y ventas, y cómo sobrellevaron tantos días sin producir. La sección de entrevistas busca acercar a les artistas con su público para lograr un intercambio cálido.

Por último Zepe destacó que la transmisión no sufrirá cortes ya que no es en vivo y todo está editado con anterioridad, por lo que no habrá errores ni imprevistos para les asistentes. “Vale mucho la pena poder asistir, por un lado para darnos una mano a nosotres y el contenido es de muy buena calidad”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *