Somos personas desechables.Itinerario de la resistencia TLGBI en Chile, frente a la brutal represión de las fuerzas de seguridad.

Por Casandra Sandoval y Julio Villafañe

Franco Fuica es Presidente y Coordinador de Legislación y Política Pública en Organizando Trans Diversidades Chile. Esta organización LGBTI, entre muchas otras, resiste y organiza la lucha contra la violencia estatal que el pueblo está sufriendo en manos del gobierno de Sebastián Piñera. Y en particular, contra la que sufren las “amplias feminidades”, como él mismo denomina, en coyunturas como la actual en las que la represión es política de estado; exhibiendo y exacerbando con toda legitimidad institucional, el machismo y el patriarcado. De estos temas conversó Casandra Sandoval con el entrevistado, quien nos brindó un análisis de la situación del colectivo, a instancias de los acontecimientos vividos por estos días, en nuestro vecino país. De este diálogo surgen estas líneas, en la intención de mapear cómo un Estado como el chileno, viendo caer un modelo político económico opresor, sólo puede echar mano al apoyo de las fuerzas armadas para sostener, con balas y palos, los privilegios de las clases más acomodadas. 

Franco Fuica

Casandra Sandoval (CS) – Hola Franco, ¿cómo estás?

Franco Fuica (FF) – Hola Casandra, muchas gracias por el contacto. Aquí resistiendo.

CS- Imaginaba eso compañero, porque las personas disidentes, las que integramos el colectivo TLGBINB en el mundo somos las primeras atacadas, atacados, atacades, en una situación tan complicada como la que está viviendo Chile. Pero es increíble la resistencia del pueblo chileno, compañero. ¿Podemos arrancar por ahí esta entrevista? 

FF- Yo creo que la resistencia toma distintas formas. Creo que tenemos, previo a la resistencia, treinta (30) años de haber soportado esto. También ha sido una resistencia que nos han obligado de alguna forma a estar ahí, pero ya en algún momento, ese velo que había se rompió, se quebró. Y aunque también hoy nos han estado ofreciendo algunos acuerdos, incluso el Congreso llegó a un acuerdo. ¨Pero la gente que se está manifestando no se siente conforme, y nosotres tampoco nos sentimos conforme con esto. Pero creo que, efectivamente, el pueblo Mapuche, que es un pueblo que está acá también en Chile, es un pueblo que no ha detenido nunca la guerra, desde que llegaron los españoles ha estado viva. Yo creo que es una de las guerras más largas de la historia, porque el pueblo Mapuche es super resistente, super fuerte. No se echan a morir y, yo creo, que van a seguir. 

Y nosotres estamos acá, también en eso, siguiendo esa misma lucha, con esa misma resistencia, con esa misma fuerza. Yo creo que hoy difícilmente, además, con las redes sociales y con todo lo que existe, nos van a dividir o nos van a separar, porque la información la tenemos, sabemos qué, cómo y dónde queremos hoy en día una constitución, y lo que nos están ofreciendo hoy, no nos sirve, no nos llena las expectativas como ciudadanos, como pueblo, como gente que ha estado oprimida treinta (30) años. No estamos de acuerdo con lo que nos están entregando.

CS- Permíteme decir, que me parece increíble cómo los medios masivos de comunicación han invisibilizado, históricamente, la resistencia y la lucha de los pueblos. Y la lucha del  colectivo TLGBINB chilenx también resurge, ¿verdad?

FF- Está en todos lados y, de hecho, esa ha sido también una de las apuestas que, en este caso, cuando hablamos de vulneración y violación de los Derechos Humanos, nosotres no podemos pensar que de las cientos de personas que les sacaron los ojos, no hay personas trans, o quizás gays, lesbianas. Hay gente de la diversidad ahí, que probablemente no lo ha comentado, o quizás sí, como el caso de Josué Mareira, que fue violado dentro de una comisaría, acá en Santiago. Él sí es una persona autopercibida gay. Pero la gente LGBTI, de la diversidad sexual y de género, está en todas partes. Y hoy en día, esa intersección, que cualquier persona puede ser de la diversidad, yo creo que es algo que tenemos que establecer como una regla. O sea, la gente no tiene por qué decirnos que es parte de algo. 

Eso pasa mucho con las personas trans masculinas. Lo que aquí, en Chile, más hemos escuchado de los trans masculinos ha sido el miedo, muchos de ellos se han paralizado y no han salido casi de sus casas. Porque, claro, muchos de ellos tienen una expresión masculina que pasa desapercibida en el tiempo común, y en este momento, cualquier persona está sujeta a ser detenida, a ser torturada, a ser desnudada. Y tú sabrás que para una persona trans, el desnudamiento, es algo con lo que no nos hemos reconciliado tanto, por lo menos no todas las personas. Y justamente, es a lo que están expuestas las personas que, eventualmente, tienen una expresión de género bastante más cis; y eso, de alguna forma, les protege de la violencia constante que vivimos las personas trans. 

Pero eso, hoy en día también es un doble peligro, en tanto la gente trans, muchas de ellas, acá en Chile, ha salido a la lucha; pero otro tanto de ella se ha quedado muy asustada en su casa, en sus espacios seguros. Yo no lo condeno ni nada, porque creo que, en el caso de las personas trans en particular, hemos estado sometidos a la violencia siempre. Para el resto de la gente, de alguna forma, había violencia pero estaba como bastante más naturalizada, o quizás más que naturalizada, estaba más escondida. 

En el caso de las personas trans, es tan constante, que ahora es una violencia mayor, y la gente tiene mucho miedo de eso. Y hemos tenido casos así, y de hecho hay muchos memes en redes sociales de cómo los chicos cuentan (e historias también), el terror que les causa que los agarre la policía, los desnude, y no solamente los golpeen por ser manifestantes, si no por, además, ser trans. 

Es una situación súper compleja y evidentemente, en el contexto en el que vivimos, a nadie le importa. Esa es la triste realidad de las personas trans. A nadie le importa. A los medios de comunicación no les importa, a los políticos no les importa, al gobierno no le importa. Eso está visto. Así como tampoco les importan las personas de la tercera edad, tampoco les importan las niñas, niños y adolescentes. 

Creo que está todo, todavía, muy centralizado en la lógica de la producción, de la gente que es productiva, y ahí, toda le gente que, eventualmente, no es productiva, ni tampoco reproductiva, socialmente, vamos quedando como personas que somos desechables. 

Y eso creo que es muy duro, es súper fuerte, porque hoy en día con las propuestas que el gobierno tiene las personas trans no tienen ninguna posibilidad de exigir sus derechos, que los han estado exigiendo desde mucho antes de que reventara este conflicto en particular.

CS- Es terrible. Cualquiera hubiera pensado, desde cualquier parte del mundo, que desde que Chile cuenta con una Ley de Identidad de Género, algo cambió en la vida de las personas trans chilenas.

FF- Sí, yo creo que, de alguna forma, si uno analiza las cifras de discriminación, de violencia que hay en toda América, evidentemente Chile es un país que está un poco mejor en relación a la violencia explícita, así como que te golpeen en la calle, que te maten. Yo creo que el último año, ha habido más asesinatos y golpizas a personas trans, de la diversidad sexual y de la disidencia, porque hay más grupos fundamentalistas. Pero antes de eso, yo creo que en Chile mataban una persona al año. Lo cual ya es bastante, pero en comparativa con otros países, era bastante más seguro. Hoy, después de esto, se vuelve todavía más inseguro, independientemente que tengamos una Ley de Identidad de Género que, finalmente, lo único que hace es establecer un trámite de rectificación del nombre y del componente sexo. Pero no establece ninguna política en contra de la discriminación, que repare a las víctimas, que ayude a la gente, por ejemplo, que nunca tuvo la oportunidad educarse, que le dé una beca. Nada de eso hay. En lo único en lo que está centrado es en eso y que, incluso, no tiene mayores requisitos para personas mayores de dieciocho (18) años, pero si los tiene para personas de entre catorce (14) y dieciocho (18): tienen que estar los padres de acuerdo, o por lo menos uno de ellos, que tiene que hacer un acompañamiento, si bien en muchos casos es esperable, y es bueno. Pero hay muchos casos de gente que no necesita un acompañamiento, lo tiene muy claro desde hace mucho tiempo, la familia lo está acompañando, no tiene ningún problema. Pero en este caso, para la ley, es obligatorio. Entonces, en ese sentido, tenemos una ley que, el 27 de diciembre debe entrar en vigencia; pero aun así, la gente en Chile, está sufriendo. 

En Chile, la gente tiene muchos problemas de salud mental, porque es uno de los países que tiene más altos índices de enfermedades de salud mental del mundo, y las personas trans, evidentemente, no estamos lejos de eso. No por ser trans, sino por la sociedad en la cual vivimos. Y, al mismo tiempo, los índices de suicidios de personas trans y de acción suicida, son diez (10) veces más alto que la población cis género aquí en Chile.

Entonces, como te decía, yo creo que la gente trans, acá, o por lo menos hasta el año pasado, no vivíamos tanta violencia explícita. Este año, hemos tenido violencia explícita y  subió la violencia implícita. La gente, hoy en día tiene miedo y por esa razón, hay mucha que no actúa. Hay otra tanta que actúa y que está ahí, por ejemplo, la compañera Emilia Schneider, que es la  primera presidente trans de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile. Es una compañera que está constantemente en la lucha y es totalmente meritorio. Pero como digo, hay mucha gente que tiene mucho temor.

CS- Claro. Quiero hacer una pregunta que a lo mejor suene tonta, por la respuesta que quizás podamos compartir desde acá, pero entiendo es necesaria plantearla, Franco. ¿Por qué crees que los carabineros y las fuerzas de seguridad de Chile atacan explícitamente a la población TLGBINB?

FF- Aquí, el machismo es algo que, yo me imagino, es fuerte en toda América y está instalado. Es el machismo violento. Las instituciones de las FF.AA. tienen una base educativa machista, y se replica ese patriarcado ahí constantemente. Evidentemente, para este modelo machista, todo lo que no sea hombre, cis género, blanco, productivo y reproductivo, es una piedra en el zapato. Entonces, el castigo social que tenemos las personas trans es constante, y en este tipo de contexto, donde tenemos a la policía que está desquiciada, es aún, más violento. 

Además, en Chile, en general, no solo las personas LGBTI (sic), las fuerzas armadas tienen muchos privilegios económicos, y privilegios en la vida. Una persona que entra a las fuerzas armadas a los dieciocho (18) años, empieza una carrera apenas pasa los veinte (20), y a los cuarenta (40) años ya está jubilado, con una remuneración que debe ser cuatro (4) veces un sueldo mínimo en Chile. 

Entonces, evidentemente esta gente que está en la calle, no solamente está peleando por el gobierno de Chile, está peleando por sus propios privilegios que tampoco los quiere perder. Y yo lo que siento o, por lo menos a dónde vamos, es justamente esa igualdad, con la que muchos se llenan la boca, incluso organizaciones de diversidad sexual, en Chile. La igualdad que nos llama a tener, nunca ha sido así y, este movimiento, justamente lo que quiere es avanzar hacia ello, entendiendo que va a ser complejo avanzar hacia esa igualdad. 

Evidentemente con las fuerzas armadas no estamos en igualdad de condiciones, ni siquiera en el momento en que ellos nos tiran los balines, nos tiran las lacrimógenas, es una asimetría total (sic) en relación a la protección que llevan ellos (los escudos, ropa ignífuga, etc.). Mientras que los chiquillos, chiquillas, chiquilles que hay ahí están con una palometa. La asimetría que hay ahí es enorme, y la fuerza que se impone sobre esas personas también es enorme. Hemos visto imágenes, ustedes han visto algunos vídeos (seguramente en la prensa no salen), siete (7), ocho (8) carabineros sobre una persona que está en cuclillas, en una posición fetal, y le siguen pegando. Ese nivel de perversión está teniendo la policía en Chile yo diría con toda la gente, y más con la gente de la diversidad y la disidencia.

CS-  Renunció (obligado) Evo Morales en Bolivia, pero parece que el presidente Piñera allí no va a renunciar, ¿no?

FF- No. Yo no creo que renuncie, en el mejor de los casos, ojalá fuese así, pero hay demasiadas cosas que están amarradas, muchas cosas. Aquí en Chile están privatizadas, la salud, la educación, el agua, el litio, el cobre, son tantas cosas que están en manos de los privados. Y los privados son los que han puesto en el poder tanto a Piñera, como a todos senadores de derecha que son de Renovación Nacional, de Evópoli (Evolución Política) y de la UDI (Unión Demócrata Independiente). Quizás en Evópoli, hay gente más nueva, hay gente que tiene mejores ideas que quienes están dentro de la derecha. Pero, evidentemente, los grupos económicos de hoy en día, se van a resistir a que la gente que les trabaja políticamente se vaya del poder. Porque, generalmente, ellos trabajan para la gente que son los dueños de Chile, digamos en términos prácticos, y sacarlos, salirse de la jugada, en este caso a Piñera, capaz que hasta le cuesta la vida ahí. Y no por nosotres, sino por la propia gente con la que él está trabajando. Entonces yo creo que va a ser difícil. 

Ahora el acuerdo que nos ofrece la cámara de diputados, es un acuerdo bien amplio. Yo diría que entre el 80% y el 85% de la población, está de acuerdo. Pero la gente todavía no logra ver bien todos los cerrojos que hay, porque justamente una de las cosas que establece este acuerdo, es que cualquier cosa que se discuta debe tener un acuerdo de dos tercios, es decir, el 66,6% de los votos deben estar afirmativos dentro de la Constitución; y un 33,3% no los deja avanzar. 

Por tanto, cualquier idea que se pueda permear, que vaya en relación a generar un trato más igualitario, más equitativo, va a estar, en todo momento, ante el veto que va a tener la derecha, que va a tener ese 33,3% y; como la constitución no bajaría de eso para poder establecerse como ley, podríamos tener una Constitución, no sé si peor que ésta, pero quizás con los mismos vicios en términos del poder. Y digamos, la riqueza que Chile tiene, que pudiese beneficiar tanta gente en Chile, va a quedar siempre en las mismas seis familias que manejan el país. Yo siento que no es un buen acuerdo, pero sí hay mucho apoyo hasta el momento. Pero mucha gente se ha acercado a decir que está en desacuerdo. 

Desde OTD estamos todavía en la discusión, que espero que pronto se vaya aclarando. Porque también va a depender de dónde nosotres nos vamos posicionando dentro del espectro de las organizaciones de diversidad sexual y de disidencias que hay en Chile. Otras veces hemos estado en una zona de la izquierda, muy progresistas, pero también, yo creo que en este momento hay que llegar aún más lejos. Uno de los conglomerados fuertes que ha ido moviendo también el cerco, ha sido el Frente Amplio. Y también, dentro del mismo Frente, hay un quiebre hoy en día, porque hay mucha gente que está por el acuerdo, pero hay un grupo importante del Frente Amplio y, también, del Partido Comunista que no está de acuerdo, que no pretende sentarse a dialogar con eso ahí.

Es una decisión sumamente compleja. De seguro, yo creo que la gente va a seguir en la calle manifestándose. Y lo que a mí sí me preocupa es que, ya habiendo entregado el Congreso esta propuesta, esta oferta digamos, esta negociación, también hace un acuerdo tácito con el ejecutivo diciendo: “Bueno, si la gente no quiere, entonces ahora sí le aprobamos que saque a los militares nuevamente a la calle”. Y eso puede ser, otra vez, una masacre como la que tuvimos dos semanas atrás.

CS- Por último, preguntarte, Franco, sobre el documento que vos pudiste viralizar a través de tus redes y, que en SUDAKA TLGBI, hemos compartido. Este documento que surge a partir de un trabajo realizado íntegramente por organizaciones disidentes de Chile, junto a organismos de Derechos Humanos. ¿Nos podés contar qué expresa en términos generales?

FF- Yo solamente informo en este informe (sic), no soy parte de las personas que están haciendo los análisis. Pero es el único informe que ha salido hasta el momento, y es un informe que no solamente se radica en lo técnico, en el qué fue lo que pasó, sino también habla desde la experiencia. Y de alguna forma habla lo mismo que te planteé hace un momento, del miedo que mucha gente tiene. Y de las cosas que han pasado en casos de mujeres travestis, mujeres trans, mujeres lesbianas; porque si uno se fija (bueno el caso de las diversidades sexuales y de género, normalmente, es así), el ataque siempre ha sido a las amplias feminidades. Es verdad que no está orientado al hombre gay que no se le nota, no está orientado a eso. Y creo que el informe también rescata bastante esa parte, se hace consciente que eso es así. 

CS- Franco queremos agradecerte mucho por la posibilidad del diálogo, vamos a seguir de cerca tus noticias. Insisto en el agradecimiento profundo a vos y a tu organización (OTD) por la capacidad de resistir y de poner la cuerpa en una situación en la que no sabemos sí,  el día de mañana, podremos seguir contándola. O a lo mejor, nos toca vivir, les toca vivir, una realidad tan dura como la que vos has relatado. El abrazo sentido, necesario, la furia travesti para ustedes, compañeras, compañeros, compañeres.

FF- Muchas gracias a ti Casandra, y el abrazo sobre todo es muy importante para nosotres.  Porque yo creo que en estos tiempos de terror, lo único que nos queda es el cariño que nos guardamos y el respeto que nos vamos teniendo. Y en el caso de la comunidad LGTBI, es lo que nos hace fuertes también.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *