“Te vamos a matar puto de mierda”

Por Gonzalo Carranza

Franco es diseñador de indumentaria en la provincia de Chaco, ha formado parte de eventos y colecciones tan importantes como VOGUE. El pasado sábado fue atacado brutalmente por una patota de varones que le desfiguraron el rostro “realmente parecia que querian matarme…”, sentenció Franco en su descargo en facebook. 

La pasada noche del sábado 29 de febrero, Franco (40) acudió junto a su pareja al festejo de 15 años de una compañera de trabajo en el Centro de Empleados de Comercio, ubicado sobre la calle Mitre al 266 de la ciudad de Resistencia (Chaco). En su extenso descargo, Franco relata con sumo detalle el orden de lo sucedido: cuando los agresores entraron al evento sin invitación alguna, eran los “colados” que hay en cualquier cumpleaños de esa índole. Sin embargo sumado al alcohol que consumieron, la situación se tornó violenta “en las 2 o 3 ocasiones que tuve que usar el baño de la locación… ellos ingresaron a dicho espacio pateando las puertas y molestandome diciéndome si yo era “puto” (hasta ingresaron en el espacio privado donde yo me encontraba usando las instalaciones sanitarias-golpeándome con la puerta al irrumpir violentamente)”.


Pasadas las 5 de la mañana, Franco y su pareja deciden dar fin a su noche de festejo y parten del lugar. Al momento de salir es arrebatado por uno de los agresores quien le robo un rosario del cuello y salió corriendo. “Al sentir como el “delincuente”, de un tirón me arrancó del cuello el rosario por inercia corrí detrás de él… y una o dos cuadras después, sentí golpes muy fuertes de piedras y grandes fracciones de baldosas cementadas sobre mi cabeza y espalda… generando que terminé casi inconsciente tirado en la verdad de la esquina de la Casa de Gobierno del Chaco (ya que corrí durante 2 cuadras al joven que, sin ningún motivo aparente, en el arrebato destrozó mi rosario).

Y en el momento que estuve prácticamente desvaneciendo en suelo, tengo el confuso pero vívido recuerdo de que procedieron brutalmente a golpearme y patearme con tanto odio y resentimiento al grito de te vamos a matar puto de mierda…”.

Ruiz asegura que no pudo ver a sus agresores, sin embargo la policía y su pareja pudieron vislumbrar que eran más de 15 jóvenes menores de edad. “Cuando pudieron levantarse del piso yo estaba totalmente desfigurado y aturdido, y no podía abrir los ojos ni moverme”, reconoció.

En comunicación con SUDAKA, Franco remarcó que ya está tomando acciones legales, pero que el rol de las fuerzas de seguridad fue, en sus palabras, absolutamente inoperante: “hace un rato llegue de la fiscalía donde me enteré que la policía minimizó la denuncia presentándola como robo y leves lesiones… Sin palabras”. A causa de esto tomó la decisión de acudir a la Secretaría de Derechos Humanos de su ciudad para que la causa sea revisada y tenga el cambio de carátula correspondiente. 


Actualmente y después del grave ataque Franco nos informó que se encuentra “muy cansado, dolorido física y emocionalmente y con gran decepción del explícito desinterés e inoperancia de la policía. Pero no estoy dispuesto a dejar de luchar para que estas atrocidades no vuelvan a pasarle nunca más a nadie más”.

Mientras trata de recuperarse en su hogar y juntos a sus seres queridos, Franco quiere dejar un mensaje de de esperanza a raíz del apoyo que recibió por redes sociales. “Quiero llamar a la reflexión de todos los padres de esta sociedad para decirles que por favor NO EDUQUEN A SUS HIJOS DANDO EJEMPLOS DE HOMOFOBIA, ODIO RESENTIMIENTO Y VIOLENCIA. Porque gracias a Dios yo pude sobrevivir a este nefasto y brutal intento de homicidio de la mano (pies y piedras) de esta gran manada de agresivos homofóbicos, pero no todos tienen la misma suerte y ninguno de nosotros estamos exentos de ser asesinados por Los hijos de odio…” concluyó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *