Transitar, en cuerpo y emociones.

Por Julio Villafañe


Me llamo Pilar Rebull Cubells, soy una chica trans. Nací en el barrio de Flores (C.A.B.A), y actualmente vivo en la ciudad de Resistencia, Chaco. El nombre lo elegí para  crear un soporte en mi misma y una autocontención ante la incertidumbre. Saber que siempre estoy para mi, en cualquier estado…

La casa de la Memoria es uno de los centros de la Memoria, Verdad y Justicia en el país.

En el 2009 comencé el profesorado y tecnicatura en Teatro del Ispea Danza y Teatro de la Ciudad de Resistencia. Hasta el momento, había realizado un taller de teatro en en Centro Cultural Alternativo a los 18 años, donde realizábamos ejercicios de desinhibición, juegos corporales, etc; en los que sentía mi cuerpo de otra manera. Ese mismo año comencé esas carreras, buscando explicaciones, tal vez, a lo que me pasaba y poner en palabras la incomodidad que tenía de vivir en propio cuerpo, hacia lo que había construido hasta  el momento de mi .

Cursando actuación, me di cuenta que necesitaba reforzar mi “masculinidad”,  ya que hasta el momento me había costado mucho relacionarme con personas desde mi imagen corporal distorsionada, que hasta el momento era una construcción hacia otros. Porque no me sentía un varón. Dentro de esas carreras tenía la materia “Expresión Corporal” y “Sensopercepción”, donde podía ser yo, decir sin hablar, como si mi identidad fuera un secreto que en esos espacios podría aflorar. Empecé a encontrar movimientos propios, y mis propias formas.

Seguí cursando el profesorado de Expresión Corporal y Teatro, desde el 2010 al 2012. Pude registrar mi cuerpo  y percibir lo que sentía a través de las diferentes actividades de las materias, donde pude sentir mi cuerpo desde otros aspectos sensoriales, pude desnudar mis emociones reconocer que soy un cuerpo que tiene un lenguaje propio más allá de la imposición binaria del género. Esos dos años estuve dentro de un grupo de Expresión Corporal Danza, pero con el tiempo me seguía molestando los roles de género, seguir cumpliendo  el rol de varón.

 

En el año 2012 se aprobó la Ley de Identidad de Género. Ese año me tocó hacer un trabajo de Julio César, de Shakespeare, el cual desencadenó en una crisis existencial. Deje completamente el profesorado de Teatro, y fue el año que más me aferré a la Expresión Corporal Danza.

En el año 2013, a los 23 años me realice una orquiectomía (extirpación de los dos testículos). Me hizo percibir mi cuerpo y las formas distintas, fue mi primer deseo para poder transicionar. Ese año me recibí de Profesora de Expresión Corporal.

Durante el 2014, Seguí trabajando y estudiando, en un área de Arte donde me discriminaban por no encuadrar en ningún género, ya que mi cuerpo había cambiado bastante, la distribución de las grasas y mis maneras de moverme, y la cadencia de movimientos fueron distintas al percibirme más femenina, y con una energía distinta también.

Realicé un taller de Danza terapia donde descubrí, también, que mi cuerpo respondía a patrones de movimiento maternos y paternos.

Ya en 2015/2016 fui a varios psicólogos, ninguno especializado en perspectiva de género ni asuntos trans, ya que quería realizarme la reasignación genital. El último me dijo: “SI vos sentís algo no es necesario que vengas al psicólogo a consultar, hacelo”. En ese momento tomé la determinación, dejar los prejuicios que me impusieron de lado y poder vivir como me autopercibía. Estuve unos meses en Buenos Aires, me realice el DNI, y pude volver a Resistencia, con mi familia . 

Volví a hacer Teatro como una chica trans en el 2017, ahora sentía que me resignificaba en cada clase, y esos fantasmas del “tenes que ser…”, se me fueron; aunque percibí esa presión por parte de respetar un Género Teatral, o una forma de entrenamiento donde muchas veces esas formas va sobre lo que sos y terminas sintiendo algunas frustraciones. Aunque como actriz las logro superar, como docente no es mi intención que nadie se frustre,  por eso, decidí realizar este taller llamado “transitar” para personas LGTBQI+ (no excluyente para personas heterosexuales), durante el 2019 para la materia Proyecto, que estaba relacionado con otras formas de aprender, respetando el cuerpo de une y el de los demás. Entendiendo que somos seres que transitamos la construcción y deconstrucción constante de saberes, prejuicios, y maneras de relacionarnos; para filtrar información, para ser y sentir, para comunicar lo que somos y cómo nos sentimos .

En Teatro seguí sintiendo presión y maltrato psicológico de muchos docentes, en esa fecha y en la actualidad hacia mi corporeidad, lo que me hizo replantear esas maneras de enseñar y los lugares que, luego, llegaba a través de eso. Muchas veces sentí insultos innecesarios, o tuve que cumplir algunos caprichos de docentes por formas que tenía que seguir. Por eso, me planteo siempre formas de aprender y enseñar desde los sentidos, el respeto que es lo más importante para poder comunicarnos y poder crear.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *