Un año desde la creación del Área de Diversidad Sexual ATE Capital

Por Matías David Rodríguez para SUDAKA TLGBI

Los espacios de Género y Diversidad Sexual, vinieron a desandar el translesbohomobiodio que existe de manera histórica en los sindicatos”, sostuvo en dialogo con la Agencia SUDAKA TLGBI, Santiago Ishikawa, responsable del Área de Diversidad Sexual de ATE Capital. Además, habló sobre la importancia de la agenda de la diversidad sexual en el sindicalismo argentino; las nuevas militancias y la importancia de tener un gobierno nacional abierto a la participación de les trabajadorxs.

Hace 6 años, se creó el Área de Género dentro de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) Capital, donde se trabajaban los temas de Diversidad Sexual. Con el tiempo, llegaron a ocupar cada vez un lugar mayor en la agenda, razón por la cual, durante el 2019 las disidencias lograron tener su propia área. El trabajo que emprendió este gremio produjo un cambio de paradigma y generó un efecto multiplicador. Gremios como los que nuclean a los docentes, trabajadorxs de las líneas de subtes, telefonía, judiciales, entre otros. Con estos espaciosATE se ha nucleado desde el año pasadoy, además,para contar con un respaldo mayor, actualmente se encuentran trabajando con la central (CTA) de CABA y Nación.

Santiago Ishikawa, responsable del Área de Diversidad ATE Capital, nos decía al respecto: “De a poco, algunos sindicatos abren estos espacios y laburan la temática. Acompañamos una ola de una nueva militancia, donde la diversidad también sea tenida en cuenta en las agendas sindicales”, comentó el gremialista.

El referente, también señaló la importancia de tener un gobierno con el cual se pueda dialogar y que escuche los requerimientos de les trabajadores. “Durante el macrismo, debimos resistir el desmantelamiento del Estado y el desmoronamiento de la calidad de vida de los laburantes. En las calles, recibiendo gases, palos y piedrazos. Ahora, tenemos una gestión que esta dispuesta a construir con la participación de les laburantes”, argumentó el militante.

A su vez agregó: “Hace un año, era impensable, contar con un Decreto sobre el “Cupo e Inclusión Travesti y Trans”, para que personas de esta comunidad ocupasen lugares en el Estado Nacional. La diferencia entre un gobierno y el otro, es abismal”.

En referencia, al decreto 721/2020, mediante el cual, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, estableció el Cupo Laboral Travesti Trans en el sector público, que garantiza un mínimo del 1% de la totalidad de cargos y contratos para personas travestis, transexuales y transgénero, Ishikawa, comento que, a través del registro de aspirante, en muy poco tiempo se recibieron “cerca de 3000 inscripciones”.

No obstante, también afirmó que el registro no debería ser la única vía para que las personas travestis y trans puedan acceder a un trabajo en el Estado. “Si bien, estar en el registro de aspirantes no es obligatorio, sigue siendo un desafío que los funcionaries lo lleven adelante y lo apliquen”, explicó el responsable de Diversidad Sexual. “Por eso, queremos acompañar este proceso, para que, de una vez por todas, se cumpla con la norma. Porque el derecho al trabajo de la comunidad travesti y trans en el país es urgente y es un tema postergado de manera histórica”,añadió.

En esta línea, el sindicalista explicó el desafío que implicará la permanencia en los puestos de trabajo de las personas de la comunidad travesti trans, y el trabajo que desarrollan al respecto desde el sindicato. “Si bien nos enfrentamos al efectivo cumplimiento del decreto de ingreso de las personas travestis y trans al Estado, también estamos pensando en el acompañamiento que las mismas deberán tener para la permanencia en los puestos. Las características de un trabajo contractual con sus horarios, el desarrollo de la misma junto a colegas cis que nunca compartieron espacio con una persona trans y que puedan desenvolverse laboralmente, son algunas de las cuestiones a las que queremos dar respuestas. Para que no haya situaciones de violencia laboral o por cuestiones de identidad de género”, destacó Ishikawa.

Durante la entrevista sostuvo que todo lo que hace el Estado, en materia de ampliación de derechos marca un rumbo. Ejemplo de ello, para Santiago fue lo que sucedió con la ley de Matrimonio Igualitario o la de Identidad de Género. “Aunque haya rechazos desde ciertos sectores a las mismas, el cambio que esto produce en el sentido común de la gente, es innegable”, afirmó.

De allí que, para el referente del Área de Diversidad Sexual ATE Capital, el decreto por el cupo laboral travesti trans, también marcará un cambio de paradigma en el seno de la sociedad. “Cuando las compañeras ingresen a trabajar al Estado, podremos apreciar el cambio que esto implica para ellas, para los organismos del Estado y la sociedad en su conjunto. Es prioritario que esto se cumpla, ellas siempre estuvieron marginadas y expuestas a la patologización de sus identidades”. Y agregó,“El cupo e inclusión laboral, implica a su vez, que el Estado y la sociedad dejen de ser indiferentes a esta situación”.

El balance

Hace un año, en el auditorio de ATE, ubicado en Carlos Calvo al 1300 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se lanzaba el Área de Diversidad Sexual. En aquel entonces, el Secretario General, Daniel Catalano admitió que “el lanzamiento era un desafío que había que plantearse”. Entre las propuestas que se proclamaron llevar adelante, estaban la de dar curso al cupo e inclusión laboral travesti-trans, la formación, y la gestión de licencias por violencias por identidad sexual y de género o por tratamientos hormonales y de modificación del cuerpo.

A un año de la apertura de nuestra área, atravesada por la pandemia y virtualidad, ha sido un buen año en términos de trabajo. Tuvimos encuentros virtuales con compañeres y referentes para distintas fechas conmemorativas, como el de las infancias libres o el de les adultes mayores”. En esta última, participó Norma Beatriz Gilardi, una travesti de 66 años de La Matanza. Su participación en este encuentro resulta muy importante para el entrevistado, porque tiene la potencia de contar, en primera persona, cuáles son los atravesamientos que una persona trans adulta mayor experimenta a diario. Experiencias que, como destaca Ishikawa, “no son iguales a las de las personas heterocis, ni a las de gays o lesbianas; quienes, si bien han sufrido discriminación y dificultades en el camino, sus experiencias de vida no tienen comparación”, especificó.

A un año de la creación del Área, su referente celebró haber cumplido el objetivo inicial propuesto: “Que cada junta interna y cuerpo de delegados, tenga una persona encargada de los temas de diversidad sexual”, afirmó.

De igual modo, el responsable gremial, destacó que “hacia el futuro, la idea es establecer una gran red de putos, tortas, lesbianas y travestis estatales, que están accediendo al sindicalismo a través de nuestra propuesta. Que no es ni mas ni menos, lo que siempre hemos hecho, luchar por nuestros derechos y visibilizar nuestros recorridos en los espacios de laburo. Para seguir ampliando derechos de manera colectiva”.

Para finalizar, sostuvo que el balance es más que positivo, “veníamos trabajando desde antes, por eso no se puede hacer un recorte del ultimo año. Crear el área implico un salto, ¡sí!, pero teniendo en cuenta que estamos atravesando una pandemia y desarrollando las tareas desde la virtualidad, lo que se avanzó ha sido impensado”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *