Violencia, desidia y persecución. La historia de las compañeras trans y travestis que deciden escapar de Honduras.

Por Gonzalo Carranza para SUDAKA TLGBI

En esta ocasión charlamos con Rihanna Ferrera, Directora de la Asociación de Derechos Humanos Cozumel Trans, ubicada en la capital de Honduras. Actualmente con la organización han estado librando luchas  por el reconocimiento legal a la identidad de género de las personas trans y travestis. “Hemos luchado por la inclusion trans en diferentes ambitos, ya sea laboral o educativo, exigiendo espacios libres de discriminación”, explica la defensora de derechos humanos.

Más de 200 personas del colectivo lgtb decidieron escapar de Honduras en una caravana multitudinaria con destino a Estados Unidos en busca de nuevas oportunidades. Los costos son muy altos por la libertad y las ganas de progreso, pero esto no lxs detuvo. Honduras está bajo un régimen autoritario que castiga con fuerza sus orientaciones sexuales e identidades.

Sin embargo, este nuevo año trajo muchas sorpresas la más notable fue el inicio de una caravana multitudinaria desde Honduras. Desde la organización que dirige Rihana han tenido la difícil tarea de identificar y entablar comunicación con la gran cantidad de compañeras trans y travestis que decidieron escapar del país. Esto es algo inédito en el colectivo, ya que nunca tanta cantidad de personas disidentes se unieron a la caravana migratoria por la situación del país.

Rihanna Ferrera

Desde hace mucho tiempo atrás le hemos dado seguimiento a las caravanas. Hemos apoyado su recorrido hasta que llegan a destino. Sin embargo, tuvimos desgracias como el sesinato de la compañera Roxana Hernandez, la cual fue repatriada y la pudimos enterrar. Nuestro rol fundamental es también articular con organizaciones y asistencias humanitarias para que atiendan a lxs compañerxs que están de viaje”, relataba Rihana.

¿Por qué deciden emigrar las compañeras?

Es imposible decir que la problemática es por una sola causa, la violencia y persecución en Honduras es un problema estructural y multicausal.

Una de las problemáticas más grandes es la discriminacion y la estigmatización que sufrimos por nuestra orientación sexual y nuestra identidad de género. La falta de oportunidades de ingresar a un trabajo estable en el Estado o en empresas privadas son prácticamente nulas”, resaltó la entrevistada.

Otra causal es debido a que la ley de identidad de género no se reconoce en el país, entonces es muy difícil que las personas trans y travestis tengan accesos a empleos formales. Al respecto, Ferrera señaló: “Actualmente se nos informó que dentro de la caravana hay un aproximado de 200 personas lgbt. Esto para nosotros fue impresionante después de lo sucedido en Guatemala. Esto presentó un quiebre, la discriminacion y violacion que hubo por policías y militares de Guatemala lo sufrieron las personas lgtb”. 

Esto obligó a que las organizaciones sociales y las de asistencia humanitaria se movieran rápidamente a estaciones policiales para poder exigir su libertad inmediata y poder salvaguardar sus vidas para que no fueran deportadas a Honduras. A pesar de todo este esfuerzo, varias personas fueron retornadas al país, sin éxito de llegar a destino. 

Sin embargo, debemos poner en contexto la situación que viven lxs inmigrantes en Estados Unidos. El país no es un aliado de la inmigración latinoamericana, es más, hace unos años, el actual ex presidente del país, Donald Trump propuso la creación de un muro que evitara la inmigración ilegal, acompañado de grandes sanciones y hasta penas de cárcel para aquelle que violara la ley. La deportación es moneda corriente en la potencia mundial en decadencia. Esto hace aún más difíciles que las personas que ingresen al país tengan verdaderas oportunidades de progreso.

¿Cómo es la situación actual en Honduras?

La situación por la cual las compañeras trans y travestis deciden desarraigarse de su país es principalmente por la ola de violencia que predomina en Honduras. Los transfemicidios y travesticidios se volvieron algo habitual en la vida de las compañeras.

“Es una violancion constante a los derechos humanos de las personas disidentes, donde no hay una protección real como personas humanas por parte del Estado, mucho menos hay un mejoramiento a nuestras condiciones de vida. Para el mismo gobierno hondureño, nuestra vida no vale nada. Por eso estamos a la deriva, sin nuestras familias y sin acceso a nuestra identidad autopercibida”, exclamaba con rabia Rihanna Ferrera, defensora de derechos humanos.

Honduras es uno de los países que, a pesar de las recomendaciones de la Corte Iberoamericana de Derechos Humanos sobre la ley de matrimonio igualitario e identidad de género sancionadas en Costa Rica, no han hecho nada. Es muy indignante y peligrosa la situación que se vive en el caluroso país. Causas por las cuales las personas LGTB deciden arriesgarse al extremo tránsito migratorio que lo único que ocasiona, en algunos casos, es la muerte de algunas compañeras. 

En este sentido, la Asociación de Derechos Humanos Cozumel continúa con la ardua tarea de monitorear y contactar a la gran cantidad de personas disidentes que decidieron irse del país, para brindarles asistencia. El costo de desarraigarse a sus vidas en Honduras es muy alto, pero mas alto es el costo que viven por defender sus derechos en un país que, a través del nuevo Codigo Penal, pena las manifestaciones por derechos o cuestiones de exigencia, como si fuera terrorismo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *