“Vos callate, puto de mierda”: Ataque de homoOdio en la ciudad de Dolores


Por Gonzalo Carranza para SUDAKA TLGBI

En la madrugada del domingo, un grupo de varones agredieron a patadas a Cristian Leonardo Guevara,en una fiesta clandestina en la ciudad de Dolores, Buenos Aires. En diálogo con esta Agencia dijo al respecto: “Me podrian haber matado, no tenia como defenderme”.

El joven denunciante remarca que su agresión fue a causa del HomoOdio de sus agresores. Entre varios varones adultos lo golpearon salvajemente hasta tumbarlo en el piso, donde continuaron con su tarea al grito de “callate puto de mierda”. En ese momento, la situación era sumamente grave y Cristian temió por su vida, hasta que un grupo de ex alumnos pudieron rescatarlo del ataque.

Todo comenzó cuando Guevara fue junto a su prima a buscar a la hija de ella que se encontraba en un cumpleaños que, luego, resultó ser una fiesta clandestina de más de 150 personas. “Mi sobrina nos paso la ubicación para que la vayamos a buscar porque se sentía incómoda. Ella hacía cinco minutos que había llegado, pero se quería ir. Cuando llegamos al lugar vimos que estaba lleno de gente y que no se podía estacionar de la cantidad de autos”.

Y continúo diciendo, “Cuando me acerqué al lugar, un chico se aproxima y me dice que Ludmila, de 18 años, estaba adentro. Una vez que pasamos junto a mi prima, se acercan varias personas y nos dicen ‘ustedes no pueden entrar, esto es exclusivo’, a lo que nosotros respondimos: ‘bueno bueno, nosotros venimos a buscar a Ludmila solamente. La esperamos afuera'”.

En ese instante, Cristian comienza a sentir varios empujones de una pelea que se estaba dando, simultáneamente, en el lugar. Al ver que la situación se estaba tornando violenta atina a decir: “yo no vine a pelear”. Este gesto conciliador fue en vano, ya que le ponen la traba con los pies, se cae al piso y le dicen: “Vos callate, puto de mierda”. Luego, le empiezan a pegar patadas, una de ellas le dio en la cara y le dobló los anteojos. “Lo único que atiné a hacer es taparme con mis brazos el cuerpo mientras me golpeaban”, recuerda el agredido.

Por suerte de Cristian, un grupo de ex alumnos se acercaron a la pelea que se estaba dando en la vereda del domicilio, protagonizada principalmente por el padre del organizador del evento. Estos jóvenes logran separar a los agresores para que Cristian pudiera irse en su auto directo al hospital donde le informaron que tenía varios golpes e inflamación en la cabeza.

La denuncia fue realizada y los agresores fueron identificados por la policía. Sin embargo, la subcomisaria Fernández que atendió su demanda le ofreció a Cristian vigilancia policial en su domicilio, por posibles represalias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *