Vuelve El Deleite de los Cuerpos: arte blasfemo, desobediente y político

El Deleite de los Cuerpos es un festival cordobés escénico que dura todo el mes de noviembre y se venía haciendo todos los años desde el 2011. A pesar de cumplir una década de intervenciones artístico-políticas de la disidencia sexual y corporal, la pandemia no posibilitó el contexto de realizar la edición 2020. “Este año no llevamos adelante el festival en su formato habitual. Decidimos no realizarlo en las plataformas virtuales que el distanciamiento social obligatorio auspició, pues reconocemos la distribución diferencial de las condiciones de accesibilidad, de conectividad y de recursos técnicos adecuados para gestionar las producciones”, dijeron desde su organización en ese momento. Además, plasmaron otras estrategias de encuentro y de militancia, creando una edición impresa y digital del festival (revista) con el objetivo de difundir así las producciones de artistas, activistas, festivales y organizaciones que vienen acompañando. Este miércoles 27 de enero a las 18hs, vuelve el formato presencial en la Plaza de la Intendencia de la ciudad de Córdoba, y de la mano de Susy Shock, artivista, escritora y docente autoreconocida como “trans sudaca”. Además, contarán nuevamente con la participación de Dra Skarnia, Tarde Marika y muches artistas más que se sumarán al conversatorio y a las intervenciones artísticas. SUDAKA TLGBI habló con Noe Gall, sobre el festival y con Susy Shock sobre la importancia de mantener en movimiento la militancia LGBT en tiempos de pandemia.

Por Christian García para SUDAKA TLGBI

El Deleite de los Cuerpos es definido por sus mismes organizadores como una excusa de encuentro, compartición y disputa. Un espacio disidente sexual y corporal de difusión de arte blasfemo, desobediente y político. Actualmente, está organizado por Noe, Ema, Pame, César, Stefi, Beto y Gime. “Es un festival en el que gays, lesbianas, trans, travestis, tortas, putos, maricas, chongas, cuentan historias, sus historias, nuestras historias, de las maneras más diversas, a través del poder de la imagen, o de la ausencia de la representación, del entramado de voces, o la maraña de letras que nos narran”, enuncian. El año pasado decidieron no hacer la edición presencial de todos los años debido a la pandemia: “el encuentro se vio dificultado no solo por todas las normativas sino por las poblaciones de riesgo que nos atraviesan. Una forma de cuidarnos y de seguir estando juntes fue pensar otras formas de materializarnos, nos comenta Noe

Entre las estrategias y las maneras de poder estar en “contacto” con los cuerpos, decidieron realizar una revista impresa para poder ampliar los márgenes de Córdoba, entrevistar y compartir información de festivales LGBT de Argentina y de Latinoamérica.  Las revistas van a salir en breve. Son 6 números. Ya las hemos enviado a la imprenta y serán gratuitas o de muy bajo costo. Todavía estamos viendo cómo sostenerlo, pero la idea es que llegue a muchos territorios”, dice Noe. “Nos pareció que era una forma de encontrarnos, una forma medio vintage en la era digital volver al papel y que circule, que se pueda agarrar, tocar, leer. Nos pareció como otra manera de hacer cuerpo”, agrega. 

Para Noe, con la pandemia quedó en evidencia que el acceso a la cultura no es una actividad esencial para el Estado, ya que no estuvo a la altura de crear imaginarios para que podamos acceder a la cultura o que les gestores de la cultura puedan desplegar su trabajo. Y les espectadores tampoco pidieron mucha cultura. Fueron pocos los que pusieron en evidencia que la cultura es una actividad esencial. La cultura no es solamente entretenimiento. No es algo que consumo y ya me voy satisfecho a mi casa. La cultura es comunidad, es encuentro, es resistencia, es fiesta, es duelo. Es poder pensarnos, poder movernos. Y el Estado no estuvo a la altura de eso”, sentencia.  

Por su parte, para Susy Shock el tiempo de pandemia también significó el tiempo de todos los fracasos: No solo del capitalismo sino del cis winka hetero patriarcado”. Y cree necesario reavivar la llama de la insatisfacción porque ese mundo es lo que nos está llevando al colapso del planeta”. “Tenemos que ponernos más firmes quienes somos disidentes ya no del género o de la sexualidad, sino de un mundo que está mal preparado, mal repartido… nos están quitando el futuro”, agrega. 

Definitivamente, activar y poner en movimiento la militancia LGBT en tiempos de pandemia sigue siendo la prioridad de les artivistas que le siguen poniendo el cuerpo y la voz a la lucha: La discusión políticamente correcta de si nos hablan con E o nos ponen baños unisex nos está quedando chiquito. Es siempre necesario. Es una de las batallas que no vamos a abandonar. Pero no hay que poner todo el eje ahí porque desde el cinismo, ni siquiera desde lo políticamente correcto, desde el cinismo, nos lo dan para quitarnos todo el resto”, sentencia. 

Cada edición de El Deleite de los Cuerpos invita a través de diferentes objetos artísticos y culturales a darnos diferentes discusiones sobre diversidad funcional, corporal, no solo de diversidad sexual sino también desde la diversidad sexo-afectiva. En el festival del miércoles fundamentalmente nos vamos a encontrar. Eso es un montón. Vamos a vernos, a escucharnos, a conversar. Y con el abrazo de Susy Shock que nos trae a convidar su música y sus postas culturales que estuvo haciendo en Buenos Aires. Podemos volver a la calle de maneras que no sean peligrosas. Creo que nos vamos a encontrar con un poco de desafío y de vértigo de poder salir a la calle después de tanto tiempo de estar guardades. Les esperamos, invita Noe.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *