A 20 años del estallido social en Argentina apelamos a mantener  viva la memoria entre todes

Por Claudia Vásquez Haro

Este 19 y 20 de diciembre se cumplieron 20 años de los Estallidos Sociales que sacudieron a la Argentina en su conjunto. En medio de aquel clima de inestabilidad social, económica y política las protestas sociales que fueron reprimidas de manera violenta por parte del gobierno de Fernando De La Rúa, dejaron un saldo de 39 muertos y centenares de heridos. 

La manifestación y la represión fueron dos caras de la misma moneda. Un pueblo cansado de la desocupación, el hambre, la miseria económica y salarial, del vaciamiento de las fábricas, y el corralito generaron la eminente caída de un gobierno sin rumbo que mostro la peor cara del modelo neoliberal.  

Esta fecha temprana de nuestra historia, viro el rumbo de la vida social y política de nuestro país. Dando fin a las recetas neoliberales con sus políticas de ajustes que llevaron a Argentina a un clima de inestabilidad y ebullición social, signado por las problemáticas de falta de trabajo, desnutrición infantil, fuga de capitales, hiperinflación y devaluación. 

En ese marco, se sucedieron cinco presidentes en una semana, quienes ante el clima de tensión renunciaron a la investidura presidencial para posteriormente dar paso a elecciones presidenciales. Como en otros periodos de la historia, los candidatos que compitieron  representaban dos modelos antagónicos de país.

El pueblo, eligió apostar a un candidato de la Patagonia poco conocido que representaba aires de cambio, que sintetizaba un proyecto político de ampliación de la ciudadanía con una clara perspectiva de derechos humanos, abrazando causas de  sectores históricamente postergados,  como hijos de desaparecidos, la población TLGBINB, migrantes, entre otros. Cómo así también, puso el acento en una política económica que apunto a la reconstrucción de la industria nacional y la revalorización del papel de las instituciones del Estado. 

Los sucesos del 19 y 20 de diciembre,  se constituyeron en una bisagra que sentó las bases para  la llegada a la presidencia de Néstor Carlos Kirchner inaugurando un periodo de bienestar social que continuaría la ex presidenta Cristina Fernández; con la conquista de derechos como la Ley de Matrimonio Igualitario y la Ley de Identidad de Género.  Una etapa inaugural, donde el sueño de La Patria Grande de Simón Bolívar y San Martín parecía ser más que nunca una realidad y las recetas del FMI cosa del pasado. 

Pero la historia es cíclica,   la realidad nos encuentra  nuevamente negociando con acreedores internacionales responsables de las políticas de ajuste de nuestro país. El trabajo  de los medios masivos de comunicación en articulación con intereses trasnacionales lograron vencer la memoria reciente del pueblo para que Macri llegará al poder. Este periodo, se caracterizó al igual que los 90′ del vaciamiento de las arcas públicas para favorecer a grandes capitales en detrimento de las mayorías populares. 

Dejando el macrismo una deuda multimillonaria y otra vez una sociedad empobrecida.   A 20 años de una fecha que marcó nuestra historia, muchas son las similitudes pero también las diferencias. Nos encontramos con una democracia más fortalecida, una sociedad   más respetuosa de la diversidad sexual, donde el feminismo y el transfeminismo abrieron paso a la puesta en escena de situaciones que antes no eran tratadas en la familia, el colegio o los medios de comunicación. 

A pesar de los avances y retroceso, somos una sociedad que ha aprendido sobre los valores democráticos, el reconocimiento de les otres  y la clara convicción de que el ejercicio de la memoria debe ser permanente bregando en la construcción de una ciudadanía plurinacional, transfeminista, interseccional y basada en los Derechos Humanos. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *