A la violencia machista, resistencia feminista: 3 meses sin la Chicho

Por Aradia García

Aquel video en blanco y negro, donde quedó registrado el asesinato de La Chicho Chirinos, una trans de 49 años, sigue presente en la retina de muches. Hace tres días se cumplieron 3 meses del asesinato de ella por parte de Tomás Cerletti, donde la  atacó por la espalda y la apuñaló mas de 14 veces. 

Actualmente Cereletti, tiene la causa bajo la carátula de  homicidio doblemente calificado por ensañamiento y alevosía. Según el reporte policial, a Tomás lo encontraron  muy rápidamente: el mismo sábado, siguiendo los rastros de sangre hasta su casa, a la vuelta del lugar del crímen.

Asimismo, en el domicilio estaba el padre de Cerletti, un hombre de 62 años, que también fue detenido. Sin embargo, quedó en libertad. En el domicilio del allanamiento, donde viven ambos, los efectivos policiales secuestraron: una carabina calibre 22, una escopeta calibre 12 y un revólver 22, todos sin numeración, además de otra pistola, proyectiles y dos rifles de aire comprimido. 

La (in)justicia para travestis y trans

Uno de los casos más emblemáticos en relación a los travesticidios y transfemicidios, fue el de Diana Sacayán, donde por primera vez en la historia, se tomó la figura legal y sentó un fallo histórico. Amigues y compañeres de la Chicho siguen reclamando justicia, para que el caso no quede impune. Hay un movimiento feminista y disidente lo suficientemente consolidado para resistir frente a las miradas de odio, patologizantes y discriminatorias. 

En este sentido, la jueza de Garantías Marcela Garmendia avaló todo lo actuado por el fiscal Marcelo Romero aunque le agravó la calificación al acusado en el dictado de la prisión preventiva. Romero encuadró el caso como homicidio agravado por alevosía y ensañamiento. Sin embargo, Garmendia  mantuvo esas dos agravantes y le sumó la de odio al género u orientación sexual,  teniendo en cuenta el fallo Sacayán, para encuadrar el hecho como homicidio triplemente agravado, delito que acepta como pena única la de prisión perpetua.

Según la investigación, la causal de muerte fue por un shock hipovolémico secundario a lesión pulmonar por arma blanca.  Asimismo, en el reporte médico adjuntado a la causa, indica que las heridas cortantes observadas en su mano derecha corresponden con un mecanismo de defensa, y que el resto de las lesiones observadas son superficiales y no penetrantes a cavidades, no teniendo injerencia directa sobre el causal de muerte.

Hechos como estos, obligan al feminismo la enorme tarea de visibilizar y problematizar estas problemáticas. Donde lo interpelan desde una consigna colectiva que va de la mano de un reclamo histórico del movimiento travesti/trans en Argentina: ni unx trans, ni una travesti menos. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *