Alegrate Cafayate!


Por Casandra Sandoval

“Una chica de campo” canta sus coplas y bagualas con orgullo originario, ancestral y disidente.

Lorena Carpanchay, la coplera trans salteña (quizás una de las primeras trans cantora, argentina, que se apropia y potencia desde y con sus raíces culturales) fue noticia en estas últimas semanas. 

Es que va desatando poco a poco pequeñas revoluciones desde el mundo de la música folclórica autóctona y ancestral. Y para quienes gustan del folclore argentino y latinoamericano les resulta raro o al menos llamativo que una mujer trans, “una chica de campo” (como a ella misma le gusta definirse) aparezca tímidamente poco a poco en los escenarios más importantes del norte argentino. La Carpanchay, como le dicen en Cafayate,  cantará sus coplas y bagualas este próximo sábado 22 de febrero a las 21:30 hs., en  la Serenata que le canta a su pueblo y al mundo. Nada más y nada menos. 

Lorena repasa una a una las preguntas de la entrevista que le hicimos. Se ríe, un poco nerviosa, y rápidamente, mirada pícara y atenta, elije comenzar sus respuestas desde sus recuerdos de infancia.  “Desde muy chiquita comencé a cantar, siempre llevé la música en el alma, cantando con mi familia, en cualquier momento; la música siempre estuvo presente. Cuando viajaba a las grandes ciudades, encerrada entre cuatro paredes me ponía a tararear coplas y ahora que lo pienso nunca me imaginé llegar a tan lejos con la música”, dice la coplera trans. “En enero de este año el intendente de Cafayate (Fernando Almeda) un día me llamó para invitarme a cantar en la Serenata, y la noticia estalló porque es algo único, porque jamás en la historia de esta Serenata se presentó una trans a cantar en el escenario cafayateño.  Así que estoy ensayando y trabajando en nuevas coplas con el fin de hacer una buena presentación. Algunas coplas son de la diversidad de nuestro colectivo”, nos cuenta.


-Y en tus tiempos libres, a qué te dedicás? 

“A cuidar mi casa, mis animales, mis chanchos y mis caballos, y también produzco artesanías en lana y hago dulces. Lo que no quiere decir que deje la música de lado. Mí vida en el campo se ensambla con mí pasión por la música. Antes salía más al cerro, amo y me dedico al campo, me gusta mucho ir a las marcadas, ayudar a juntar “la hacienda”. 

La Serenata a Cafayate es el festival folklórico más importante de la Provincia de Salta y uno de los más destacados de la Argentina. Se realiza hace más de 40 años a mediados del mes de febrero en la ciudad de Cafayate, en el corazón de los Valles Calchaquíes. El escenario de este festival se llama Payo Solá y está ubicado en la “Bodega Encantada”, en el centro de Cafayate. 

“Se que a muchos varones y mujeres no les guste mi presencia y forma de cantar. Pero yo soy así, soy Lorena, una simple campesina que siempre baja a vender tunas e higos, y la gente aquí me conoce así, la gente del valle. Yo me defino como una chica trans,  de campo, y lo que hago no es solamente para mi, sino también para las que vendrán y para las que se fueron. Quiero dejar una memoria, ser parte de la historia que estamos escribiendo las personas trans travestis”, dice convencida, la cantora trans cafayateña. 

Cuentan les cafayateñes (es casi una leyenda) que  cuando llega febrero la bodega “pone en libertad los duendes de la guitarrería, las dormidas esencias de la canción que se esparcen por todo el Valle como la convidadora señal del tiempo de la Serenata”. Pero lo que nunca se imaginaron es que en ese despertar de duendes y de música la Pacha convoca, también, a lxs de “dobles espíritus” de la Nación Diaguita Calchaquí (etnia a la que pertenece Lorena) protegida (quién sabe) por  “Chuqui Chinchay, divinidad protectora y guarda de los indios hermafroditas y de dos naturas”, al decir de Amaranta Gómez Regalado en su Informe de Situación de Derechos Humanos de las Personas LGBTI y Diversidades Ancestrales en el contexto de los Pueblos Indígenas en Abya Yala. 


Es que Lorena Carpanchay, es cantora de coplas y bagualas, un género musical originario en el noroeste argentino que se difundió (nos explican las diferentes bibliotecas digitales),  principalmente entre la población indígena de esa región. La baguala recibe en su territorio los nombres de vidala, vidala coya, vidalita, tonada, tono, copla, joi-joi y también baguala. La de los valles bajos (no puneños) es lenta, a diferencia del alto noroeste argentino (Jujuy y Salta andinos) en que la influencia del cancionero pentatónico es muy fuerte. Y la Carpanchay canta sus coplas y bagualas con orgullo originario, ancestral y disidente. 

“Ser una cantora trans, una cantora del campo, de coplas y bagualas, es algo nunca visto. Mi familia no se lo imaginó. Para ellos es un mundo nuevo, la palabra trans recién la están conociendo por mí, por cómo yo me nombro. Pero para mí es algo magnífico poder mostrarme al mundo así como me siento”, dice ella.  “Algunas coplas son mías, y muchas otras son de mis ancestros. Las coplas transmiten tristeza, amores, pena… es que una canta de pena o dolor”, expresa pensativa. 

En la actualidad la fiesta es promovida por lxs habitantes y bodeguerxs, como un homenaje a la laboriosidad del pueblo y del valle, un regalo de los lugareños y que recoge la tradición serenatera. Durante esos tres días Cafayate se viste de fiesta, de alegría, de canto y de carnaval; y cuando llega la noche todos esperan el grito convocante “¡Alegrate Cafayate!” porque esa es la señal de que la fiesta ha comenzado.

“Para mí todo es nuevo. Incursionar en eventos musicales de trascendencia en la provincia y en el país es algo único e irrepetible”, afirma la coplera a Sudaka TLGBI. 

-cuáles son tus referentes musicales?

“Mis abuelos, mis bisabuelos, mis tíos o los amigos que a veces van al cerro, a una “marcada”, a una “señalada”; en esos momentos mayormente se cantan coplas y bagualas, ellos son mis referentes. Ahora estoy escuchando a Mariana Carrizo, que es una referente indiscutible para mí, la veo y la escucho cantar y me enorgullece, además es de San Carlos, aquí cerca nomás. Pero voy haciendo camino, tonada de la mano, con mí amiga Susy Shock. Vengo participando de varias actividades desde hace un par de años con ella y otras referentas del país y me emociona y me llena de orgullo. Con ella estaremos cantando juntas muy pronto, ya conocerán los detalles“, dice Lorena, sonriente. 

El 2020 es un año importante para la cantora trans. En Enero estuvo participando de actividades culturales en el Teatro Provincial de Salta y se presentó en la 35º Edición de la Fiesta Provincial de la Vendimia Salteña en la Localidad de Animaná. Este próximo fin de semana, más exactamente los dias 20, 21 y 22 de Febrero en la bodega encantada de la localidad cafayateña seremos testigxs de un acto de empoderamiento y visibilidad de la comunidad trans travesti del interior salteño, nunca imaginado en una provincia patriarcal y machista. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *