Alejandra Malem: “es importante una ley de comunicación audiovisual con perspectiva feminista y transfeminista”

Por Gonzalo Carranza para SUDAKA TLGBI

Esta semana en Sudaka en Radio tuvimos la oportunidad de entrevistar a la reconocida periodista Alejandra Malem. Como todos los jueves de 20 a 21 por Radio Provincia, conversamos con distintas personalidades y referentes del colectivo travesti y trans para reflexionar en conjunto sobre nuestra situación actual. Para esta ocasión reflexionamos sobre el rol de los medios de comunicación y la participación de travestis y trans tanto en la construcción de la agenda mediática, como en la discusión de políticas públicas.

Alejandra Malem hace ya varios años que se destaca como periodista en radio y televisión. Actualmente se encuentra como Jefa del Área de Diversidad y Géneros de la Defensoría del Pueblo de la Nación. También se destaca en su columna semanal en el canal de noticias C5N, donde ha entrevistado a Evo Morales y Pepe Mujica, entre otres. Alejandra es Comunicadora Social y a través de su identidad travesti y mucho esfuerzo se ha hecho un lugar en los medios de comunicación.

La periodista junto a otres referentes travestis y trans han sido convocades por la Defensoría del Público a cargo de Miriam Lewin a un debate en torno a la necesidad de generar una “Actualización de Recomendaciones sobre Violencia de Género y Diversidad Sexual en los Medios de Comunicación”. Al aire, Alejandra nos contó un poco al respecto de su intervención en la convocatoria donde hizo especial énfasis en la poca y casi nula participación de las travestis y trans en el diseño y discusión de las políticas públicas. “Es muy importante la decisión de habernos convocado, porque somos nosotres, las disidencias sexuales, quienes somos noticia todo el tiempo, pero a través de otras personas y otras voces. Es importante lo que podemos aportar al respecto desde nuestras vivencias personales y profesionales; incluso académicas”, señaló.

Es super valorable el gesto político, que no es menor y, creo, que es lo más importante de todo esto. Hace muy poquito tiempo atrás, cuatro o cinco años, todavía nos seguían persiguiendo y matando”, relató la periodista que es oriunda de Monte Maíz, localidad del sureste de la provincia de Córdoba, en el departamento Unión.

Alejandra se destaca en los medios por su fuerte presencia y hace sentir su incomodidad feroz entre tanto binarismo cis heterosexual. Es por ello que no pierde oportunidad de repudiar la construcción simbólica que han hecho los medios de comunicación con el colectivo travesti y trans durante décadas. En el desarrollo de la entrevista a Malem le pareció oportuno retomar a una de las referentas más reconocidas del colectivo, Lohana Berkins, respecto a la manipulación que ha hecho el periodismo sobre las identidades trans como “identidades cloacalizadas”. La columnista televisiva responsabiliza directamente a los medios de comunicación por la construcción simbólica que han hecho alrededor del colectivo travesti trans, que “ha sido desde la marginalidad”, relacionando a las compañeras con las drogas y la delincuencia.

Si bien destaca que se está viviendo un cambio grande respecto a esta problemática, pero que falta mucho para que la transformación sea concreta, ya que, en los medios de comunicación, en especial los medios de comunicación privados no hay una fuerte presencia de disidencias sexuales, mucho menos personas del colectivo trans y travesti. En especial, para poder imponer una agenda feminista y transfeminista que visibilice las multiples violencias y vivencias. “No es una cuestión fácil y conlleva muchas angustias. En mi caso, conlleva muchos días de estar angustiada porque no podes darle voz a lo que crees que es importante para nuestra agenda y para lo que es importante realmente. Como comunicadoras sociales entendemos lo importante que es visibilizar”, afirmó.

En este sentido Alejandra Malem, incansable luchadora por los derechos travestis y trans, afirmó que es necesaria una formación en género desde les periodistas que están frente a los micrófonos y que tienen la oportunidad de comunicar, hasta los productores que son la máquina invisible de los medio, ya que son los que deciden qué temas tienen importancia o no. Pero ella redobló la apuesta y sostuvo que hasta los gerentes y dueños de los grandes medios de comunicación deben capacitarse porque son ellos “el motor de la noticia, son quienes bajan el pulgar a darle trascendencia o no a una noticia”.

Alejandra creció en una familia muy pobre y sus primeros pasos de adulta fueron en una Fundación presidida por Mónica Carranza en Mataderos, donde asistían a miles de niñes que estaban en situaciones de pobreza extremas. Ese contacto con la realidad le hizo entender que las travas tienen una posición de empatía enorme y, por eso, son un poco hijas de las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo. La situación precaria y de extrema vulnerabilidad de las travestis y trans en Argentina es comparable con les niñes que asistían a ese comedor.

Gracias al decreto 721/2020 de cupo laboral travesti y trans varias compañeras han podido acceder al trabajo en la esfera estatal para poder dar solución a varias problemáticas. No obstante, Malem cree que con un cupo no se logra nada. “Es importante, sí claro, porque sino no entraríamos a ningún lado y, creo que todo lo que pueda sumar, es bienvenido. Pero más que un cupo o una empresa, un medio de comunicación, una oficina o cualquiera que se cuelgue el cartelito “cumplo con el cupo” creo que es importante la paridad”.

El camino para llegar a un canal de televisión privado fue tormentoso, Alejandra ocultó su expresión de género por muchos años mientras ejercía como periodista en medios más chicos por miedo a que la despidieran. Hasta que en 2005 se decidió a pasar por Recursos Humanos y le aconsejaron buscarse otro trabajo. En pocas palabras, la despidieron. En ese momento, según contó en una entrevista a Página 12, comenzó a mandar cartas hasta que logró comunicarse con Juliana Di Tullio, diputada del Frente de Todos, en ese entonces, quien le abrió las puertas en la Superintendencia de la Nación. Tiempo más tarde le propusieron una oferta laboral en C5N, la cual aceptó con una única condición: “no esperen que sea el payaso”.

Desde su lugar como periodista, Malem sostiene que en los medios de comunicación faltan muchísimas voces. “Hay un montón de compañeras y compañeres que producen contenido, ya sea comunicativo, científico y de las más diversas profesiones. Todo eso se encuentra invisibilizado y es responsabilidad de los medios. Es por eso que resulta de suma importancia una nueva ley de comunicación audiovisual con perspectiva feminista y transfeminista”, concluyó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *