Cómo se representa la Diversidad Sexual en los Medios Masivos de Comunicación

La conmemoración del día del periodista, como cada año, nos invita a reflexionar sobre cómo llevamos adelante nuestra profesión.  En la actualidad y en el marco del COVID-19, uno de los desafíos, es redoblar la apuesta e incentivar buenas prácticas periodísticas para el tratamiento mediático responsable de la diversidad sexual. Para promover otra mirada sobre nuestro colectivo, pero también, para continuar con la batalla cultural que día a día nos muestra su peor cara en el formato de más y nuevas violencias.

Teniendo en cuenta, que estamos atravesando una crisis social, económica y sanitaria sin precedentes, es alarmante como los medios hegemónicos lejos de cambiar sus lógicas, potencian la discriminación, a través de la demonización y la estigmatización de este colectivo. Urge desde nuestra profesión generar cambios y apostar a un periodismo plural y diverso, que le otorgue la palabra a quienes siempre se les ha negado y a quienes se ha invisibilizado.

Por Matías David Rodríguez

El periodismo se encuentra en un punto de inflexión, producto de la hipermediatización. Un complejo sistema de mediaciones y de decodificaciones que intervienen en nuestro proceso de cognición y de búsqueda de sentidos. En la sociedad actual, convivimos con medios de todo tipo y los utilizamos a cada instante, corriendo el riesgo de saturarnos de información o de desinformarnos en vez de informarnos.

Otro de los factores que producen cambios en nuestras profesiones, son el tele trabajo, también llamado home office, una dinámica laboral que esta en alza, y que acumula más de 20 proyectos en el Congreso de la Nación, para regularlo. Una modalidad que, en el caso de los gremios, genera desconfianza y no sin justa razón: los riesgos de sobrecarga laboral para les trabajadores aumentan y los beneficios se multiplican para les empleadores, mediante la quita de responsabilidades en la seguridad laboral.

En este contexto, la violencia mediática y simbólica se ha recrudecido en sintonía con la violencia que se ve en la sociedad, en el formato de fake news -noticias falsas- o las que contienen sesgos y prejuicios. En la actualidad, una constante en la elaboración de notas periodísticas que abordan la diversidad sexual, es la falta de respeto por la identidad de género autopercibida de personas trans y travestis.

Otra práctica muy común, por parte de los medios de comunicación social, es la construcción de las identidades trans y travestis como malas víctimas. Para ello, utilizan relatos descarnados y morbosos que apuntan a la espectacularización y la demonización de estas identidades.

¿Otro periodismo es posible?

Sin duda, asistimos a un momento de cambio y de lucha entre dos modos antagónicos de hacer periodismo. Un periodismo amarillista, sin perspectiva de género y diversidad, que continúa sedimentando odio y discriminación contra las personas TLGBI. En general, este tipo de medios se hacen eco de estos rótulos y los utilizan para violentar y demonizar aún más a las personas travestis y trans. En lugar de visibilizar las problemáticas que el COVID-19 profundizó en esta población, como el problema de los desalojos por no poder pagar el alquiler o la necesidad de tener un trabajo formal para no vivir de la prostitución, contribuyen a que grandes sectores de la sociedad, sigan percibiendo de manera estereotipada a las personas de la diversidad sexual.

En su discurso, se las presenta a las audiencias como drogadictas, delincuentes o portadoras de enfermedades. Recordemos, como en los 90’, se instaló en la sociedad, con ayuda de estos dispositivos de control, que el HIV solo afectaba y era contagiado por personas gays y travestis. Lo que generó que miles de personas TLGBI en el mundo, fueran criminalizadas y perseguidas. Hoy, 30 años más tarde, las travestis y trans, tienen miedo que las hostiguen y persigan, porque ya hubo casos donde vecinos las culparon de ser las que trajeron el coronavirus a los barrios más carenciados.

Por el otro lado, tenemos periodistas formados en perspectiva de género y diversidad sexual, que llevan adelante sus tareas, en gran parte, en medios digitales y alternativos. Este es el caso de les periodistas que conformamos la Agencia SUDAKA TLGBI, donde trabajamos articuladamente con organizaciones de la sociedad civil. Desde este espacio de trinchera, resistencia y militancia, apostamos a una comunicación popular, democrática y transfeminista. Y también, buscamos disputarle la configuración de sentido sobre nuestras orientaciones e identidades, al discurso hegemónico, patriarcal y heteronormativo, que instalan los grandes medios de comunicación.   

Sin embargo, sin el compromiso del Estado, no se podrá cambiar las lógicas de producción periodísticas hegemónicas, las cuales operan con una fuerza arrolladora hacia lo diferente. Es necesario, para ello, una Ley de Medios que regule a diarios gráficos y digitales; que se transversalice la perspectiva de género y diversidad sexual en la currícula de todas las carreras de periodismo del país; y que se nombren más funcionaries de la comunidad TLGBI en el Estado, para que contribuya a la visibilización de nuestras capacidades.

Por otra parte, desde las empresas de medios, también se deben dar cambios, como la incorporación de periodistas mujeres y de la diversidad sexual en puestos jerárquicos, incentivar y revalorizar la figura del editor de género; y transversalizar la perspectiva de género y diversidad en todo el proceso de comunicación, en todos los temas y en todas las secciones.

 Pues, si comprendemos que la comunicación es un derecho humano y estamos convencides de ello, debemos exigir un Estado que lo salvaguarde a través de organismos públicos que lo promueva, implemente y controle. Abogamos por la educación crítica de las audiencias, por el reconocimiento de sus demandas, denuncias, y consultas; por generar las condiciones para garantizar un genuino acceso y participación de todes  y, por un horizonte más justo e igualitario, sin asimetrías entre la ciudadanía comunicacional y los medios de comunicación.

One thought on “Cómo se representa la Diversidad Sexual en los Medios Masivos de Comunicación

  1. Muy buen articulo, hay q dar batalla a los medios hegemonicos desde el lugar que le toca a cada uno ; se necesita mas periodistas con perspectiva de genero y cambiar las cabezas para ligrar una sociedad que incluya a todas y todxs.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *