Criminalización y violencia institucional en Córdoba. Comunicado de la FFyH.

Por Julio Villafañe para Agencia Sudaka

El comunicado emitido por la Facultad de Filosofía y Humanidades, de la Universidad Nacional de Córdoba, repudia el accionar de la policía contra Ivanna Aguilera, funcionaria de la unidad académica y reconocida militante y defensora de los Derechos Humanos de las personas travestis, trans y no binaries.

Ivanna fue detenida por la policía de la provincia de Córdoba en un acto de clara discriminación, violencia de género y violación de sus derechos.
La detención fue realizada por el personal policial en el puente Maipú, una de las salidas del centro de la ciudad, mientras Ivanna se conducía hacia su domicilio a bordo de un taxi. Los efectivos de la policía indicaron que debían demorarla por una orden de captura con su nombre, que data del año 1988. Aún sin tener en cuenta la prescripción de la misma (la orden se emitió hace 33 años exactamente), la policía cordobesa tampoco tuvo la capacidad de advertir que esa orden estaba sustentada en un artículo del ya extinto Código de Contravenciones. El artículo 19 de tal reglamentación le permitía a las fuerzas policiales detener a las personas por no utilizar ropa acorde al género, una de las herramientas legales y jurídicas que las fuerzas represivas utilizaron durante décadas para perseguir, criminalizar y torturar a las personas travestis y trans en el país. Ivanna fue protagonista de la organización y movilización del colectivo para exigir la derogación de ese artículo que facultaba a los policías para perseguir y detener a las travestis en cualquier hora del día sea la actividad que sea que estén realizando. La derogación se logró en el año 1994, en parte por la gesta colectiva de la Asociación Contra la Discriminación Homosexual, agrupación dela que la misma Ivanna formaba parte. 

Treinta y tres años después de emitida la orden, la policía de Córdoba la detiene por el mismo artículo que logró derogar junto a compañeres hace veintisiete años.

El comunicado de la Facultad de Filosofía continúa relatando una continuidad de violaciones a los Derechos Humanos cometidos por la policía y el sistema judicial cordobés, denunciando que es una práctica sistemática contra las personas travestis y trans para las cuales no hay seguridad ni garantías para su libre circulación. Ivanna fue liberada luego de estar horas demorada en la vía pública sin explicación alguna y, después de ser trasladada a la unidad judicial 1, en el centro de la ciudad, debió encargarse ella misma de solicitar que se actualicen los datos para que ese pedido de captura deje de figurar como vigente de manera que esta situación no se vuelva a repetir tal como se lo advirtieron los mismos efectivos.


Parte del comunicado: “Esta gravísima situación está lejos de ser un «error del sistema» y es una clara y humillante violación a los derechos humanos que deben atender las autoridades provinciales, tanto ejecutivas como judiciales. ¿Con qué formación la policía de Córdoba demora a alguien por una orden judicial del año 1988 basada en una norma derogada 25 años atrás? ¿Qué cientificidad y tecnología en la tan alegada persecución del delito y la protección de garantías constitucionales tienen los sistemas de la policía de Córdoba que permiten semejante abuso? ¿Qué actores judiciales tiene Córdoba que ponen obligación a la ciudadana a que por sí misma se encargue de un trabajo que es producto de un error judicial, poniéndola al frente en un proceso de violación a sus derechos humanos? ¿Qué clase de formación en materia de género tienen las fuerzas policiales y el poder judicial de la provincia de Córdoba? ¿Con qué garantías puede circular la población trans y travesti en nuestra provincia existiendo episodios de este tipo?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *