CUATRO AÑOS SIN DIANA

Por Toni Domínguez

El taller de Travestis, Trans y Transexuales del 30º Encuentro Nacional de las Mujeres estaba repleto. En el aula de la escuela donde se desarrollaba no cabía una travesti más. En realidad sí, faltaba una. Diana Sacayán había acordado con Lohana Berkins encontrarse en Mar del Plata, directo en el taller, porque tenía otra actividad en Capital a la que no podía faltar.

Pasó el Encuentro, las compañeras volvieron a sus casas y Diana nunca llegó. El 13 de octubre de 2015 la encuentran asesinada de 35 puñaladas en su departamento del barrio porteño de Flores. El golpe más duro para el movimiento travesti y feminista de Argentina y Latinoamérica.

Defensora de Derechos Humanos a nivel internacional, impulsora de la Ley de Cupo Laboral Travesti Trans en Argentina, sudaca, originaria, matancera. Diana tenía un megáfono en la garganta, donde llegaba su voz retumbaba con la fuerza de los tambores. Imposible de olvidar, con la fiereza de lxs que luchan contra las desigualdades porque desde sus entrañas nace el dolor que se convierte en fuego.

Diana no se fue, aún muerta siguió haciendo historia con un fallo judicial ejemplar que marcó un antes y un después en la investigación de crímenes de odio. La sentencia en junio del 2018 para el travesticida Gabriel David Marino lo condena a cadena perpetua por crimen de odio medido con violencia de género. Un fallo inédito e histórico. En este juicio fue la primera vez que la Justicia utilizó el  término “travesticidio” en los expedientes.

Mañana 12 de octubre, en el marco del 34º Encuentro Nacional de Mujeres, Lesbianas, Bisexuales, Travestis, Trans y No Binaries en La Plata, se va a realizar por primera vez la Marcha Plurinacional “Basta de Travesticidios y Transfemicidios” a las 19 hs en la Escuela Técnica “Albert Thomas” ( Av. 1 esquina 58)

Cuando yo me vaya
Poema de Diana Sacayán

Cuando yo me vaya no quiero gente de luto. Quiero muchos colores,  bebidas y  abundante comida; Esa que de niñx me hacía  falta.

Cuando yo me vaya no aceptare críticas;  mas razonable y serio seria que me las hagan en vida.
Cuando yo me vaya desearía una montaña de flores… Esa que lxs mil amores por los que he sufrido nunca supieron regalármelas

Cuando yo me vaya no quiero farsantes en mi despedida; quiero a mis travas queridas, a mi barrio lumpen a mis hermanxs de la calle, de la vida  y de la lucha.

Cuando yo me vaya se que en algunas cuantas conciencias abre dejado la humilde enseñanza de la resistencia trava, sudaca, originaria.

Cuando yo me vaya quiero una despedida sin cruces; todxs saben sobre mi atea militancia
Y sin machos fachos porque también; saben  sobre mi pertenencia  feminista.

Cuando yo me vaya; espero haber hecho un pequeño aporte a la lucha por un mundo sin desigualdad de género, ni de clase.

Cuando yo esta humilde trava se vaya; No me abre muerto… Simplemente  me iré a besarles los pies a la Pacha Mama.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *