Denuncian violencia institucional y violación de los derechos humanos en la Unidad 8 de La Plata

En la Unidad 8 ubicada en  la ciudad de La Plata en el barrio Los Hornos, Pablo Martínez, una persona intersex junto a su pareja Flavia Rodríguez Castro, se encuentran hace semanas en huelga de hambre para denunciar diferentes violencias institucionales que sufren diariamente. Desde hace más de dos años están padeciendo pésimas condiciones habitacionales y sanitarias, son sometides a golpizas, sanciones injustificadas, violencia de género y simulacros de fusilamiento. En la siguiente nota hablamos con allegades a Pablo y Flavia que se encuentran trabajando con el caso. Por pedido de les mismes no se revelaran su nombres.

Discriminación y violencia institucional por ser intersex

El pabellón trans se encuentra en el área de “buzones”, se trata de celdas sin ventilación con un patio pequeño al cual no les dejan ir. “No tienen acceso a estudiar ni a trabajar, este pabellón esta así hace más de un año y medio” detallaron sus allegades. Por las pésimas condiciones en las que se encuentra el pabellón, Pablo Martinez sufrió una descarga eléctrica tras una fuerte tormenta que se filtró por los techos de chapa. El mismo no fue atendido inmediatamente y después de un montón de horas logró ser trasladado al hospital. Asimismo Pablo denunció que el chofer Mauricio Basset lo amenazó de muerte. “Todo esto tiene la intención de matarlos” sostuvieron sus allegades.

Pablo también contó a través de un comunicado que por estar sancionado le negaron las visitas familiares, lo que vulnera un derecho amparado por la Ley N° 24.660: “Las personas privadas de libertad tienen derecho a que se respete su dignidad, a estudiar, trabajar, comunicarse y recibir visitas”. Además esta ley establece el derecho a la vida, a la dignidad, a la integridad personal, física, psíquica y moral, a la igualdad de trato, a peticionar ante las autoridades, a la libertad de expresión, de conciencia y de religión, a la defensa, a no ser discriminadas, a la salud, al trabajo, a la educación y recreación. Es decir que el Servicio Penitenciario Bonarense (SPB) vulnera constantemente estos derechos.  

La situación en la Unidad 8 de Los Hornos es grave, frente a ello, Pablo junto a organizaciones, agrupaciones, autoconvocades y familiares realizaron una denuncia por el constante hostigamiento que sufren Pablo y Flavia y por las pésimas condiciones en las que se encuentra el pabellón trans. En la misma solicitan la relevación del cargo de la directora del penal Vanina Catureti, también de la directora de género del SPB, Angeles Maribel Helgera, Cecilia Silva y Mauricio Basset (chofer de unidad de traslado del SPB).

Además piden que no se realice un traslado a otra unidad ya que Pablo tiene su tratamiento hormonal y de cirugía allí, también exigen que se respete el derecho de inamovilidad ya que el traslado implicaría la separación de les mismes. Los otros puntos que exigen son: dar continuidad a los estudios tanto los de pablo como los de Flavia, darle fin a las sanciones arbitrarias por ser intersex y que se apersone un funcionario de la fiscalía para corroborar todas las denuncias que hay.

No es la primera denuncia, hay un montón realizadas por diferentes organizaciones, agrupaciones e individualidades pero hay una total impunidad y hacen lo que quieren, las personas que pertenecen a los DDHH no se mueven y no hacen su trabajo como lo tendrían que hacer” sostuvieron les denunciantes. Por último, proponen el arresto domiciliario si no pueden garantizar un lugar para las personas TLGBINB.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *