Derechos Humanos: una prioridad en el mundo postpandemia

Como cada año, el 10 de diciembre se conmemora el “Día de los Derechos Humanos”. Este año, la fecha cobró especial relevancia en América Latina y el Caribe por la pandemia del coronavirus, la cual ha agravado las problemáticas y desigualdades estructurales en la región. Garantizar el acceso a todos los derechos, será el primer paso hacia “la nueva normalidad”. 

Por Matías David Rodríguez para SUDAKA TLGBI

En América Latina y el Caribe, la pandemia del COVID-19 ha dejado al descubierto, las falencias y falta de acceso de gran parte de la población al sistema de salud, y a derechos básicos, como el trabajo y la vivienda. Lo que repercutió de manera desmesurada sobre los sectores populares que se vieron empujados hacia actividades económicas de subsistencia. 

Según un informe de las Naciones Unidas, se estima que, en la región, la cantidad de personas en situación de pobreza aumentará hasta llegar a los 230 millones.  Además, las personas en situación de pobreza extrema, trepara a los 28 millones de personas. 

En esta línea, al aumentar las desigualdades sociales y económicas, también creció la violencia de género, el translesbohomobiodio, los crímenes de odio, el asesinato de líderes sociales, entre otros. A estas situaciones, hay que sumarles las olas de protestas desde Chile, a Colombia o Haití, las cuales fueron aplacadas a través de las fuerzas de seguridad. El COVID-19, vino a desnudar las consecuencias de políticas liberales, con la consecuente desigualdad en el acceso a los derechos básicos para la gran mayoría de la población. 

En este marco, Naciones Unidas hizo un llamamiento general en defensa de los derechos humanos, siendo los mismos una prioridad en la “nueva normalidad” post-coronavirus. Para ello, propone una serie de metas como la erradicación de cualquier tipo de discriminación, la actuación frente a las desigualdades, la participación y solidaridad de los Estados, y el impulso a un desarrollo sostenible que contribuirán a la recuperación y al fomento de sociedades más resilientes y justas.

A más de 70 años, de la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH), adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, que proclama los derechos inalienables que corresponden a toda persona como ser humano, independientemente de su raza, color, religión, sexo, idioma, opinión política, nacionalidad, posición social, económica o cualquier otra condición; es necesario redoblar los esfuerzos, para avanzar hacia sociedades donde todos sus integrantes puedan gozar de los mismos derechos y garantías, sin distinción de ningún tipo. Y también, para hacer frente a las desigualdades, la exclusión y la discriminación que se profundizaron con el coronavirus a nivel mundial. 

En este sentido, es importante reafirmar que los derechos humanos deben referenciarse en políticas concretas, para no convertirse en meras exclamaciones, en letra muerta. Una política afirmativa, desde una perspectiva de derechos humanos, transfeminista e interseccional, debe comprender los derechos civiles, económicos, políticos, sociales y culturales de toda la población. 

Deben ser pautas de acción, transversales a la política pública de todas las áreas y acciones de los Estados; poniendo en práctica los DDHH que están reconocidos en los tratados internacionales a los que suscriben cada uno de los países y que constituyen la base de un Estado de Derecho.

De esta manera, siendo los DDHH, una prioridad, se podrá garantizar una plena recuperación y reconstrucción de las sociedades latinoamericanas, hacia una nueva era. El compromiso postpandemia, debe abarcar a los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado, para de esta manera avanzar hacia la construcción de un mundo que sea mejor para las generaciones presentes y futuras. Una oportunidad para reafirmar la importancia de los derechos humanos como un horizonte común. Para la construcción de un mundo, donde estén presentes la solidaridad entre las naciones, la interconexión y humanidad, como principios fundamentales. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *