Día de la Memoria, Verdad y Justicia.

Por Matias David Rodriguez para Agencia Sudaka TLGBINB

Como cada 24 de marzo, en Argentina se conmemora el “Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia”, con el objetivo de construir colectivamente una jornada de reflexión y análisis de la historia de nuestro país.

Sin embargo, en este reclamo en defensa de los derechos y justicia por los crímenes de lesa humanidad en la época de la última dictadura cívico esclesiástico militar se invisibiliza los crímenes contra personas TLGBINB denunciados por los colectivos de la diversidad sexual, por no ser parte de la agenda política de los distintos gobiernos democráticos, hasta la actualidad.

En 1987, Carlos Jáuregui editó su libro “La homosexualidad en Argentina”. Nueve años después, el propio Jáuregui manifestó sobre uno de los pasajes de esa publicación: “Nuestra comunidad, como toda minoría en tiempos dictatoriales fue víctima privilegiada del régimen”. El fallecido rabino Marshall Meyer, miembro integrante de la CONADEP (Comisión Nacional para la Desaparición de Personas), expresó en 1985 “que la Comisión había detectado en su nómina de diez mil personas denunciadas como desaparecidas, a 400 homosexuales”. Y agregó: “No habían desaparecido por esa condición, pero el tratamiento recibido había sido especialmente sádico y violento, como hacia los detenidos judíos”.

La cifra de 400 detenidos y desaparecidos por el régimen militar incluye a todas las identidades que no eran estrictamente heterosexuales. Como trans, travestis, lesbianas, gays y bisexuales. En esta nueva jornada por la Memoria, la Verdad y la Justicia es necesario reclamar que se incluya en la agenda emocional del país, que les desaparecides ¡son 30.400! con las personas de la diversidad sexual borradas por la influencia de la iglesia católica. No olvidar que existió un aparato represivo estatal que se asentó sobre la base de la familia y la moral heterosexual cristiana y reproductivista, que persiguió, torturo y desapareció a personas por su expresión de género, orientación sexual e identidad de género.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *