Discursos transodiantes en el Concejo Deliberante de Santa María

Por Charo Zeballos

El pasado lunes 3 de agosto se trató el proyecto de ordenanza de Cupo Laboral Travesti Trans en el Concejo Deliberante de Santa María, Catamarca. Durante el cuarto intermedio de la sesión, diferentes concejales emitieron discursos transodiantes en oposición al proyecto y contra Mariana Chaile, activista travesti que se encontraba presenciando la votación.

La Red Provincial de Concejalas de Catamarca repudió a través de un comunicado que difundieron por la web los hechos ocurridos: “Ante este hecho de suma gravedad, las integrantes de esta Red, 24 concejalas del Frente de Todos de la provincia, solicitamos a los representantes del pueblo de Santa María que se retracten en sus dichos, y que el proyecto que pasó a la Comisión de Gobierno bajo presión, sea tratado y aprobado como cualquier otra iniciativa parlamentaria”.

Desde Sudaka TLGBI tuvimos la oportunidad de conversar con Mariana Chaile, referente de la Asociación Siempre Diversidad Catamarca (ASDA): “Hubieron muchas vejaciones de parte de los concejales porque ninguno quería aprobar la ordenanza”, nos cuenta que se leyó la ordenanza y la ley de Identidad de Género pero, con la excusa del faltante de firmas, se decidió pasar a un cuarto intermedio. “Ahí empezaron a hacer preguntas inapropiadas con respecto al colectivo (…)  Preguntaban si algunas chicas trabajan en la calle, qué porcentaje ejercía la prostitución, comenzaron a decir que tenemos que tener meritocracia para estar en un cargo público”, llevando la discusión al plano personal, desconociendo las vulneraciones sistemáticas que vive el colectivo.


“Pedimos políticas públicas inclusivas porque tenemos los mismos derechos que cualquier otro ciudadano ¿Qué nos limita a nosotras tener la misma accesibilidad que cualquier otra persona a tener aportes jubilatorios, sistema de salud? Sería importante que se trate para tener derechos igualitarios a todo”, continuó la activista.

El proyecto de ordenanza tiene como antecedente el sancionado en el departamento de Fray Mamerto Esquiú, que hace dos años se convirtió en pionero en la provincia, y que sirvió también para poner en circulación social la realidad del colectivo, temática que muchas veces resulta invisibilizada. 

Mariana aclaró que: “No queremos dejar mal al Concejo a nivel provincial, lo que queremos es que los concejales revean el punto de vista y la forma que tienen de pensar sobre el colectivo. Ahora estamos luchando por el colectivo, pero estamos pensando en el colectivo del futuro, de las chicas o los chicos que están detrás. Queremos que se retracten por la forma en que se trató refirieron dentro de la sesión y en el cuarto intermedio”.

Y en referencia a la repercusión que el proyecto tuvo, tanto en la esfera social como en los medios de comunicación, señaló: “No pensamos que esto iba a ser tan difícil, que iban a llegar tantos posteos”.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *