El rol de la editorial en la disputa al canon bibliográfico heterocispatrarcal

Por Claudia Vásquez Haro (*)

El libro impreso, ha sido a lo largo de los siglos, un objeto cultural hegemonizado por el patriarcado. Posibilitando que se sostenga hasta nuestros días, mediante el establecimiento de quienes tenían derecho a ser considerados ciudadanos y sujetos de derecho en su rol protagónico en la esfera de lo público. Esta situación, derivo en un canon bibliográfico de tradición heterocis patriarcal, que perpetuo un orden social injusto, mediante la naturalización de las desigualdades de género, de acceso a oportunidades y derechos para las mujeres y la diversidad sexual, entre otros colectivos. 

En este sentido, las editoriales han jugado un rol protagónico en la construcción de las categorías de cultura, sexualidades, identidades, en definitiva, de lo aceptado en una sociedad en un determinado momento histórico. La emergencia de las nuevas corrientes feministas, transfeministas y literatura cuir desde el sur del continente, generaron nuevas epistemologías que aportaron a la organización colectiva de la diversidad sexual, en la lucha por la ampliación de la ciudadanía. Por ello, los sellos editoriales alternativos en el campo de la industria cultural, siguen siendo trascendentales para contrarrestar los discursos hegemónicos. Al darle voz y visibilidad a la literatura de escritores que pretenden abonar a la lucha de los activismos de la diversidad sexual en América latina.

En la actualidad, en el contexto de las nuevas tecnologías de la comunicación, escritores, académicos, activistas y militantes hacen uso de las redes sociales para visibilizar su producción de conocimiento. De esta manera, la virtualidad ha posibilitado que materiales que antes eran de difícil acceso ahora estén al alcance de todos, con sellos editoriales digitales alternativos para instalar las agendas transfeministas, interseccionales y de derechos humanos.

En este sentido, el giro lingüístico permitió contrarrestar epistemologías y el paradigma biologicista y binario de la sociedad. Sin embargo, para fortalecer la socialización y divulgación de los debates en perspectiva transfeminista e interseccional es necesario el aporte de políticas públicas que promuevan desnaturalizar las prácticas y formas de pensar que reproducen las desigualdades de género para traducirlas en condiciones de posibilidad que fortalezcan el acceso a derechos y oportunidades para todas, todes y todos. Consideramos que apostar a nuevas editoriales no solo desde el emprendedurismo sino desde el Estado, es fundamental para la transformación social en materia de educación con perspectiva de género y diversidad.

Un ejemplo, lo constituye el nuevo sello editorial Mingeneros, del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad. El cual, se establece como una herramienta indispensable en la agenda de la inclusión y ampliación de la ciudadanía. Habilitando nuevas preguntas sobre lo establecido y construcción de respuestas colectivas que nos permitan producir enunciados tendientes al reconocimiento de todas las identidades.

La producción de saberes desde los márgenes de quienes históricamente hemos sido invisibilizados, es fundamental en la pugna por el sentido al saber autorizado propiedad de las masculinidades cis heterosexuales. La difusión de múltiples y diversas miradas, con todas las voces es el camino para cuestionar lo establecido y dar las disputas en las calles, en los territorios, en las instituciones, en la búsqueda incansable de una sociedad más equitativa, diversa y multicultural.

(*) Editorial «SUDAKA en Radio» Radio Provincia AM1270 – Jueves 19 de Agosto de 2021

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *