Emiliano Figueredo, la versatilidad de un artista.

Por Matías David Rodríguez para SUDAKA TLGBI

En el marco de las nuevas medidas anunciadas por el gobierno nacional, Sudaka TLGBI dialogó con Emiliano Figueredo, actor, performer del “Teatro Off” y de los márgenes. En esta entrevista conversamos sobre los proyectos en los que está involucrado y el desafío de hacer arte en medio de la segunda ola de COVID 19. “El panorama es incierto, les artistas trabajamos bastante a ciegas, sobre todo en un ambiente donde la pandemia está muy presente por el contacto físico de los ensayos”, aseguró.

Este sábado 18 de abril, Emiliano Figueredo reestrenaba, junto a un elenco de artistas travestis y trans, la obra “Siglo de Oro Trans”. Una adaptación y versión libre, del clásico “Don Gil de las Calzas Verdes”, considerada una de las obras más logradas del teatro barroco español.

Sin embargo, ante las medidas anunciadas por el presidente Alberto Fernández -que incluyen la restricción de circulación nocturna, entre las 20 y las 6 de la mañana, desde el día viernes 16 de abril-, la obra debió suspender su regreso a los escenarios.

Siglo de Oro trans”, de Gonzalo Demaría y dirigida por Pablo Maritano, se iba a presentar en Teatro Regio con todas las medidas de seguridad necesarias para la prevención del Covid-19. Protocolo previsto por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para el desarrollo de actividades escénicas.

El parte del Ministerio de Salud de la Nación del martes pasado, anunció que la cifra de contagios había trepado a los 27.001 casos. Fueron demasiados, para seguir esperando que la sociedad tome conciencia sobre los cuidados para prevenir la propagación del coronavirus. Los datos de las últimas semanas mostraron, además, que la mayoría de los contagios se producen en lo que se conoce como el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Aunque la situación epidemiológica amerita estas medidas, desde el teatro Emiliano Figueredo, comentó que “el panorama es incierto, les artistas trabajamos bastante a ciegas, sobre todo en un ambiente donde la pandemia está muy presente por el contacto físico de los ensayos”.

La idea del elenco de “Siglo de Oro Trans”, era volver bajo todos los protocolos, con un teatro sanitizado, con un 30 % de aforo en su capacidad, entre otras medidas para llevarla adelante. Con la idea de mantener el teatro vivo, a través de una propuesta que apuntaba a un teatro seguro, para que el público pudiese disfrutar de la puesta en escena de una obra de gran calidad escénica.

Les integrantes del elenco, estaban muy contentes de poder retomar los escenarios, se conformaron en pequeñas burbujas para los ensayos, de manera de poder trabajar. Aun así, las precauciones se tornaron insuficientes, “estoy saliendo del ensayo que retomamos hoy, porque hubo casos de COVID entre nosotres y estábamos aisaldes. Mientras estábamos en el ensayo, nos enteramos de las medidas y bajo esta situación no vamos a reestrenar. No sabemos aún cuándo ni cómo será”, explicó Figueredo a instancias de la conferencia de prensa brindada por el presidente con el anuncio de las nuevas restricciones vigentes.

El actor, ante la noticia de la suspensión recalcó: “El ámbito independiente es uno de los más afectados por las restricciones, con salas cerradas por cuestiones económicas o porque no han podido abrir con los protocolos que el gobierno de la Ciudad exige”. Y agregó: “por eso, seguimos pidiendo al gobierno de Rodriguez Larreta, que declare la emergencia cultural. Para la implementación de políticas públicas efectivas que amparen a les artistas”.

La exploración del cuerpo, el género y el deseo. Del barroco español a la modernidad.

La comedia de enredos, basada en la versión del Siglo de Oro español, es bastante fiel a la original. Sin embargo, para hacerla más dinámica se cambiaron algunos modismos y palabras antiguas, para utilizar un vocabulario que sea más entendible para les espectadores.

El papel que interpreta Emiliano, es Quintana, mucamo y lacayo de Doña Juana y Don Gil de las Calzas Verdes. ¿Su misión?, ayudar a la protagonista a llevar adelante todas sus tropelías y no menos importante, que logre recuperar el amor de Don Martin. La obra, se plantea quiénes somos, qué queremos ser y que hacemos en busca del amor; interrogando de esta manera, al género de mil modos distintos.

Esta adaptación, podríamos decir, se plantea cuál es el sexo que cada uno tiene, cuál es la elección que cada uno lleva adelante, cómo se construye uno como ser sexuado. Y como dice en un pasaje Doña Juana, llegando al final de la obra, “Yo soy mi propia creación y eso basta”.

A través de la sátira, la propuesta es una invitación a preguntarnos sobre nuestros cuerpos, el deseo y explorar los vínculos sexo afectivos de la modernidad. De esta manera, los cuestionamientos a las categorías de género, y los vínculos afectivos a través de la obra, son una demostración de cómo los mismos, siguen siendo tema de debate desde el Siglo XVII a la actualidad.

Un elenco con actores y actrices travestis y trans

Siglo de Oro trans”, se estrenó el año pasado durante el Festival Internacional de Buenos Aires (FIBA). Con la premisa, de visibilizar y llevar a actrices y actores trans consagrados, para demostrar que podían hacer un clásico de gran producción. Pero el coronavirus también, les jugó una mala pasada. Durante el 2020, debieron suspender el espectáculo, porque por aquel entonces los teatros no estaban adaptados para evitar la propagación de la pandemia. Esto, les llevó como se dice en la jerga teatral a estar un año en gateras.

Como el año pasado, en este 2021 el elenco se conformó con una fuerte presencia de actores y actrices travestis y trans. Y esta cuestión no es azarosa, estaba pensada desde un inicio. Es que “Siglo de Oro Trans”, se concibió para visibilizar el proyecto de Ley de Cupo e Inclusión Laboral Travesti y Trans.

No solo se los eligió por ser travestis y trans, aunque no quiero sonar con esto meritocrático. Sino por su vasto recorrido, trayectoria y experiencia en el campo teatral. Son todes, profesionales muy formados, que tuvieron que pasar por un periodo de audiciones muy exhaustivas. Por lo cual, merecen y se ganaron el lugar en el que están”, aclaró el coprotagonista.

Lo que da cuenta, por un lado, del reconocimiento a las trayectorias y experiencias de personas travestis y trans, para desarrollar distintas labores o actividades, en este caso la actuación. Y por el otro, da lugar en el plano de la interpretación a personas travestis y trans, porque en la mayoría de los elencos, cuando hay un papel donde se debe encarnar un personaje travesti, recae en un actor varón cis o una mujer cis.

Una de las tantas actrices travestis de este elenco, es Naty Menstrual. Escritora, performer y artista plástica argentina. “Trabajar con Naty es una fiesta”, aseguró su compañero de elenco. “La conozco hace muchos años, allá por los tempranos 2000, en las puertas de la mítica discoteca Angel’s. Nos quedábamos toda la noche en la puerta charlando y nunca entrábamos al boliche”, rememoró entre risas Figueredo.

Esta es la segunda vez que trabajo con ella. La primera, se dio cuando hacíamos un espectáculo de varieté que se llamó “No hay peruanos” durante el 2001, en el barrio de San Telmo. En aquellos años, la animé a que lea sus textos y que venga a interpretar sus personajes”, comentó el multifacético artista.

Aunque ambos, vienen desde los márgenes, hoy la labor actoral los encuentra compartiendo escenarios más afianzados. En esta oportunidad, en el marco de un espacio oficial como el Complejo Teatral de Buenos Aires (CTBA).

Más de 20 años de quehacer

Con una amplia trayectoria, Emiliano Figueredo, trabajó con figuras del teatro off como también con estrellas de la televisión. Entre los primeros aparecen los nombres de Maruja Bustamante, Pablo D’ Elía y María Mara Brodos. También compartió elenco con Juana Repetto, Federico Bal, Mónica Villa, Divina Gloria, Marcelo De Bellis, Emilio Bardi, Flavia Palmiero, Cristian Sancho, Carolina Fal, entre otros. En obras como, “Mamushka”, “Electra-Shock”, “Auténtico” y la “Jaula de las Locas”.

“Trabajé muchos años con José María Muscari, en varias de sus producciones siendo uno de sus actores fetiches”, reveló Figueredo. Actualmente el artista se encuentra ensayando también “600 Caballos de Fuerza”. Obra que se alzó con un premio Argentores, escrita y dirigida por Paola Traczuk. “Es una especie de road movie media tarantinesca. Que habla sobre el feminismo y la violencia”, detalló el actor.

Aunque el panorama sea incierto, Figueredo sigue apostando a otras creaciones. “Mi cabeza siempre está ideando un poco más allá, pensando cuál será el próximo proyecto, así trabajamos nosotros. Cuando tenemos algo hecho, siempre estamos pensando en lo que vendrá”, aseguró el coprotagonista de “Siglo de Oro Trans”.

Finalmente, el artista dijo que “esperemos que en algún momento esto termine, y de seguro el teatro, la música, la cultura en general, tendrá un gran resurgimiento. Les artistas tienen muchas ganas de subir a los escenarios y, el público, de distraerse, de disfrutar del arte. Así que soy muy positivo en este aspecto”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *