Ferni de Gyldenfeldt: una artista trans no binaria en Cosquín

Ferni de Gyldenfeldt es una artista y cantante trans y no binaria de 32 años. Se formó en música desde que tenía 12 y canta desde los 16. Estudió guitarra y canto lírico en la Universidad Nacional de las Artes y hace siete años es docente de música en el Liceo N°9, donde trabaja la Educación Sexual Integral desde la música. Ferni podría participar en la edición N°62 del Festival Nacional de Folklore de Cosquín al ser una de las finalistas del certamen Pre-Cosquín, convirtiéndose en la primera artista no binaria que lo hará visiblemente en el escenario cordobés.

SUDAKA TLGBINB pudo intercambiar diálogos con Ferni sobre cómo se está preparando para su gran debut, su pasión por el arte queer y el contexto histórico en el que las disidencias sexuales y los movimientos de mujeres van conquistando derechos que tiempo atrás eran impensados.

Ferni ganó el certamen Pre-Cosquín porteño con el mayor puntaje otorgado por el jurado. Sin embargo, se le negó su clasificación en el “Rubro Solista Vocal Femenino”, con la excusa de no haber realizado el cambio registral en el DNI, violando así lo establecido por la Ley de Identidad de Género aprobada en nuestro país. En ese momento, se le ofreció participar en el rubro masculino, oferta que rechazó y razón por la cual presentó una denuncia ante el INADI. Cuatro horas más tarde, el Festival de Cosquín anuló las categorías de “voz femenina” y “voz masculina”, unificando así ambos rubros, sin distinción de género.

De esta manera, Ferni pudo competir nuevamente en las noches del 18 y 19 de diciembre en el escenario Atahualpa Yupanqui de la Plaza Próspero Molina de Cosquín. Interpretó la Celedonia Batista, huaino de Teresa Parodi y Coplas del Valle de Lorena Carpanchay (coplera travesti de los Valles Calchaquíes) y música de su autoria; con la compañía de los guitarristas Nahuel Quipildor y José Ferrufino. Sus presentaciones la ubicaron como finalista en la categoría solista vocal.

Ferni dice sentirse muy entusiasmada, “descansando mucho. Muy expectante de todo lo que está pasando y lo que viene ocurriendo”, señaló. Haciendo referencia al cambio producido en las normas del Festival. A su vez, es consciente del creciente número de casos de coronavirus que se vienen produciendo en estos últimos días, al ser Córdoba una de las provincias más afectadas en cuanto a los contagios: “Está todo muy picado ahora, entonces hay que cuidarse. Hay que estar atentes a cómo se van resolviendo las situaciones protocolares en los eventos masivos”, expresó. Sin embargo, no pierde las esperanzas de poder tener una plaza con público: “Esperamos que la pandemia nos permita tener una plaza llena, ojalá, o con aforo, pero con público”, anhelo

Sobre el cambio de reglas y la unificación de los rubros “voz masculina” y “voz femenina”, Ferni define sentirse emocionada por esta posibilidad que van a tener todas las identidades no binarias. “La unificación no hace más que avanzar en la inclusión”, dice. Y agrega, que esta conquista es por todas aquellas personas que en otro momento no pudieron cantar, no se pudieron presentar o creyeron que el folklore no correspondía para elles.

Sobre las demandas y las necesidades del colectivo no binario, Ferni dijo que la primera es el derecho a la vida y el respeto a la identidad y en este sentido exigió que, “nos dejen de matar, que nos dejen de desaparecer. Nos seguimos preguntando dónde está Tehuel. Justicia por los compañeros y las compañeras trans que no han podido volver a sus casas”. Es tanta la felicidad y la tranquilidad que Ferni siente, que comenta que pase lo que pase en enero “ya hemos conquistado un escenario importante”. Además, agrega que las transexualidades son históricas. Que las maricas y las tortas vienen bailando desde hace años en Cosquín, “quizás algunas de forma no visible, capaz que otras sí. Acá estamos. Soy trans y canto desde este lugar, con este mensaje y con estas letras. Y canto folklore. ¿Por qué no? ¿Quién dijo que no podía? Todo esto está empezando a pasar”, sentenció.

En relación al arte, Ferni comentó que no podría vivir sin la concepción de un arte que sea disruptivo y disidente. Mencionó con cariño a varios espacios TLGBINB amigables como Casa Brandon y géneros musicales que cada vez van ganando más terreno como el tango queer, la ópera queer y la cumbia queer. “Yo creo que el arte queer está empoderándose”, comentó Ferni, y que a través de la pandemia fue buscando formas más creativas, disruptivas y más nuevas para hacerse presente. “El arte ya no va a ser igual. El arte es esa herramienta bella que tenemos para cambiar el mundo. Agradecida de estar viviendo estos cambios”, finalizó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *