Hijos sanos del Patriarcado

Aclaración: Me niego a utilizar el lenguaje inclusivo con personas que no lo son.

Por Christian García para SUDAKA TLGBI 

Lunes 17 de agosto. Día conmemorativo para algunxs, día de reclamos para otros. Sé lo que va a significar eso en las redes sociales y por eso trato de alejarme lo más que pueda de la tecnología. Pero ya sabes lo que pasa, cuando vos te alejas, ella se acerca. Y así pasó. Me llega un mensaje de WhatsApp con una imagen que no lograba entender. Pertenecía a la marcha anti cuarentena de la Ciudad de Córdoba. Varones uniformados, una onda bastante militar, sosteniendo una bandera que rezaba: “Patriarcado Unido Argentino”. Sonrío por una milésima de segundo intentando entender el chiste, porque claro, se tiene que tratar de un meme. Pero el chiste nunca apareció. No supe qué responder y apagué la pantalla. Me quedé mirando un punto fijo en la pared. Vuelvo a bajar la mirada y prendo nuevamente la pantalla: la foto sigue ahí. Y no. No es un meme.

De inmediato busqué en Internet varias definiciones de “Patriarcado”. Evidentemente hay algo que me estoy perdiendo y no logro darme cuenta de qué es. Tiene que existir alguna definición un poco más “amigable” sobre lo que significa Patriarcado, no sé, algo que se me escapó y que no era tan monstruoso como yo pensaba. Pero no la hay. La foto sí existe. La definición que busqué para entender la imagen, no.

Las definiciones generales consideran al Patriarcado como un sistema donde prevalece la autoridad y el dominio de los Hombres en una sociedad o en un grupo social. Por lo tanto, estar a favor de ese sistema, es estar en contra de todas las personas que se nos ubicó de manera arbitraria en el lugar “de abajo”: Mujeres, disidencias sexo-genéricas e infancias. Extranjerxs también, porque OBVIO, el hombre tiene que ser local.

En esta Argentina donde una mujer muere cada 24 hs, varones a favor del Patriarcado exigieron el respeto de las instituciones, mientras ellos incumplen un Decreto Nacional. En esta Argentina donde ya hay 117 femicidios registrados, otras identidades no entran siquiera en las estadísticas oficiales, y otras miles sufren el acoso de sus parejas o ex parejas encerradas con su violento. Varones a favor del Patriarcado se manifestaron en la calle, en medio de una pandemia mundial, que paradójicamente amenaza y oprime más a quienes nos quedamos en nuestras casas que a las libertades de ellos.

Violaron (pf, lo que es la costumbre), hasta la Ley 26.485 en donde en su artículo 5 define a la violencia simbólica como “la que a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad”. Se cagaron en las Abuelas, en los femicidios, en los travesticidios. Se cagaron en las sobrevivientes de los abusos sexuales y las que no pudieron sobrevivir también. Se cagaron en las mujeres que en algún momento pidieron por un aborto y les ofrecieron agua bendita y una cruz. Se cagaron en las disidencias. En vos. Se cagaron en mí. En cada comentario, chiste o ironía que hace referencia a nuestros estilos de vida, asumiendo siempre una norma heterocentrada. Se cagaron en las infancias que todavía no reciben Educación Sexual Integral (y después terminan cargando una bandera violenta). Se burlaron, se rieron y lo compartieron bastante orgullosos en las redes sociales.

Tantas veces me habrán tratado de fanático. De defender cosas que ni siquiera entiendo. Seguramente a vos también te lo dijeron, mediante chicanas, mediante risas, mediante lecciones disciplinadoras. Y a veces pienso que quizás hay que tener un poco de paciencia, que quizás a ellos les falta lectura, les falta calle, les falta vivir y sentirse empáticos con nuestro lugar. Pero otras pienso que no. Muchos de ellos saben perfectamente lo que significa para nosotrxs y para ellos reproducir violencias y desigualdades, por más que muchas veces nos cueste la vida. Por supuesto que no quieren perder ese privilegio. Por supuesto que siempre quieren seguir siendo… los hijos sanos del Patriarcado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *